lunes, 28 de diciembre de 2015

Las inocentadas políticas




También anda perdiéndose aquella sana costumbre de dar sonadas “inocentadas” a familiares y amigos, aunque pudiera ser que ya no se lleven a cabo porque ya no existan inocentes que no crean nada o porque la cosa pública, llámese política, se lleva el palmito en esto de reírse del personal cívico.

         Díganme si no cómo puede ser que el resultado de la/las CUP haya sido el de mil quinientos quince votos a favor de investir al señor Mas como Presidente para forjar la República Catalana, y la mismísima cantidad de votantes en contra de investirlo para semejante aberración constitucional; los expertos matemáticos -hay gente “pa to” como dijera el Guerra, torero- tras hacer las diferentes variaciones, combinaciones y permutaciones con el número de votantes han llegado a la conclusión que solamente existía un 0,003% de que se diese esa probabilidad, no me negaran que ya es casualidad. Por todo ello, será el próximo día 2 de enero cuando los gerifaltes de tal agrupación política se reúnan para otorgar el “nihil obstat” a tal proclamación o enviar al presidente Artur al más abyecto de los destinos, o sea, al reino de la nada.

         Por otra parte, los obispos del PSOE se reúnen hoy en concilio para ver qué hacen con el deseo de su jefe de filas, el señor Pedro Sánchez, de intentar formar el Gobierno de España con las llamadas “izquierdas” españolas, a saber “Podemos y sus diferentes marcas” (mareas, compromís y el personal de Ada Colau) y toda una ristra de partidos que va desde Bildu al PNV pasando por el canario que trina y trina más Izquierda Unida, Esquerra Republicana y, tal vez, los hombres y mujeres de Mas; todo parece indicar que los llamados barones y los miembros del Comité Federal del herido PSOE van a conceder al señor Sánchez esa posibilidad siempre que “Podemos” entone públicamente que no va a convocar un referéndum sobre la cuestión catalana.

         Un servidor, que es de fiar, no se fiaría lo más mínimo de Iglesias y sus “marcas” pues hasta ahora han ejercido un travestismo plural en todos los sentidos, columpiándose desde el comunismo de Txipras el “griego” a la social democracia de los países nórdicos, acabando con la lucha de clases y jugando con el famoso muñeco Bartolito, el de arriba y abajo, como el nuevo icono del “progresismo”.

         Y para finalizar, pues ya está bien por hoy, tango a bien comunicar a mis lectores que he escrito unas líneas a Pablo Iglesias ofreciéndome como ese Presidente del gobierno español independiente que propone porque creo que en mí se da esa virtud, hecho del que pueden dar testimonio mis compañeros de la Asociación Colegial de Escritores de Andalucía cuando yo ejercía como tal y otorgaba estipendios, libertad y justicia de la mejor forma posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario