jueves, 26 de noviembre de 2015

Mariano y Pedro en el plató




Ya sabemos que las entrevistas de Bertín Osborne son descafeinadas y en ellas se busca más saber algo íntimo y personal del invitado o invitada que de su profesión; por ello, para Pedro Sánchez, la amistosa charla de sofá fue apacible, serena, amistosa y durante ella no se tocó ningún tema de los que pudieran saltar alguna chispa que asombrase al espectador.

         Buen hijo, lloró con la muerte de su abuelo, se casó enamorado y quiere cantidad  a sus hijas. Hizo algún que otro pinito en la adolescencia, le gusta Mallorca, tiene un apartamento en Mojácar, se enchufó en Bruselas, Trini Jiménez fue su madrina política y ejerció de concejal con ella en el Ayuntamiento de Madrid. Jugó a baloncesto en el Estudiantes pero no dio la talla aunque mida 1,90 metros. Sabe reír sin ganas, lo que hace suponer que es un buen actor y si a eso se le añade que es guapera podríamos decir que puede caer bien al personal de derecha más que al de izquierda y ahora, cansado de currar, busca ser Presidente del Gobierno de España; y poco más, como tantos otros hombres que han estudiado, jugado, amado, casado y con hijos; eso sí, con ambición sana de salvador. Pasó el examen de Bertín con un progresa adecuadamente, pero poca cosa más.

         A Mariano Rajoy, tal vez para contrarrestar a Pedro, o no, le buscaron un plató radiofónico deportivo: “el partido de las doce” de Paco González, Manolo Lamas, el “taruguito”, etc., para comentar los partidos de la Champión League del Real Madrid, Atlético de Cholo y “mi” Sevilla de Emery.

         De economía no sé si está empollado, pero de fútbol se las sabe todas y le gusta cantidad el mismo pues confesó que semanalmente procura ver dos partidos de fútbol; aunque es abonado al R. Madrid es del Pontevedra y del Deportivo de la Coruña como buen gallego. Se sabe muchas alineaciones de carretilla y llegó a preocuparse cuando a los “merengues” les colaron tres goles en un santiamén.

         Tiene retranca, mucha retranca y buen sentido del humor adornado con gran ironía, que es la sal del humor. Aunque de apariencia lánguida las coge al vuelo; yo pensaba votarlo por aquello de que con él parece que tengo asegurada la pensión, pero la jodió al no hablar de mi Sevilla y cuando lo hizo fue para decir que era un equipo que vendía mucho; pues claro, señor Rajoy, el Sevilla FC es de clase media y para sobrevivir a los ricos ha tenido que deshacerse de muchos y buenos jugadores.

         En fin pasé un rato agradable y, dicho sea de paso, más entretenido que con el sieso de Sánchez; eso sí, lo dicho, no le perdono que no comentara nada sobre “Chocoplancha”, una verdadera estrella del fútbol internacional.


No hay comentarios:

Publicar un comentario