martes, 10 de noviembre de 2015

Las cosas de Pablo Iglesias





 Pablo Iglesias, en el foro de ABC, ha querido ser original con el problema que tenemos sobre la mesa en Cataluña, a saber, la quiebra de España a través de la República Catalana.

         Este buen señor que ve como su deseado “asalto al cielo”, aunque haya citado fichado al piloto de caza Julio, antiguo Jefe del Estado Mayor de la Defensa, parece que terminará en un aterrizaje forzoso si las cosas siguen como van.

         Por ello ha hecho pública la conversación que la Vicepresidenta del Gobierno de España sostuvo con él, por lo que me atrevo a pensar que Pablo no es de fiar en todo lo concerniente a guardar el secreto de confesión en asuntos de Estado.

         En su afán por ser original con respecto al tema de la envoltura de la corrupción del 3% en una estelada de enormes dimensiones y de la carrera sin meta del hijo político de Jordi Pujol, ha lamentado que la miopía política del presidente Rajoy le haya llevado a encerrarse en un búnker acompañado de los también miopes Pedro Sánchez y Albert Rivera –me imagino que el llamado búnker es, para él, el conocido “candado del 78”, o sea, la Constitución Española que por cierto los catalanes votaron sí con un 90% de los votos; vamos que nos vamos.

         Tras el vapuleo recibido por “Podemos” en las elecciones catalanas por su indefinición, intenta ahora dar una vuelta de rosca al disparate de su opción y propone que el Gobierno de España convoque un referéndum soberanista en Cataluña para que su ciudadanía acepte o rechace la República Catalana; visión de Estado que tiene el chaval que rasga la guitarra de manera simpática.

         Debe saber Pablo Iglesias que si lo que propone se realizara caería el mismísimo gobierno de España en un delito de sedición porque la soberanía nacional, según el “candado del 78”, que desean romper unos pocos y algunos más, reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado, artº 1º de la Constitución.

         Dicho de otra forma, que somos todos y cada uno de los españoles los valedores de la unidad de España, incluido Pablo, Carolina, Pepe, Curro, Ana de Manuel, etc.

         Pues nada, que no se les mete en la cabeza que nosotros, el pueblo, somos el Estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario