sábado, 21 de noviembre de 2015

El parchís nacional




Da la sensación, al menos es la que tengo personalmente, que la gran cantidad de problemas que convergen en la sociedad española, me refiero a todo lo relacionado con la crisis económica y sus derivadas, recortes, casos de corrupción, paro, bienestar social, ha pasado a un segundo término ante dos hechos puntuales: el sueño independentista de Cataluña y los ataques terroristas a Francia y Mali.

         Desde aquel viernes trece parisino se podría afirmar que ha desaparecido del mapa mediático (prensa, tertulias de televisión y radio) todo lo concerniente al 3% catalán, EREs andaluces, Gürtel, Ratomanía y que en su lugar se ha instalado una única palabra: guerra.

         Voy percibiendo en los foros de discusión política unos confusos debates sobre la posibilidad de que España tenga que asistir a un cuerpo a cuerpo o no con el autollamado Estado Islámico, al tiempo que parece desenterrase nuevamente la matanza de Atocha y la gestión del PP en tan lamentable suceso.

         Todos los partidos de ámbito estatal -los nacionalistas vascos y catalanes viven en sus respectivos paraíso- andan enfrascados en su incorporación o no al pacto antiyihadista que firmaron en su día Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, mientras Carmena, la alcaldesa de Madrid, habla consigo misma sobre la empatía que habría que establecerse con el mundo yihadista al tiempo que Abert Rivera toca el timbre de la puerta de dicho pacto para incorporarse a él, y Pablo Iglesias opta por la creación de un Consejo de Paz y la celebración de un referéndum nacional para que sea la ciudadanía la que diga sí o no a la entrada de nuestra nación en un posible conflicto bélico, pero ello no es óbice para que el “podemista” aplauda la política de Rajoy y su visión de Estado en este apartado.

         Los cuatro líderes, es un decir lo del liderazgo, andan jugando una entretenida partida de parchís a la espera de que alguno de ellos tenga un mal momento al tirar los dados y retroceda electoramente en su deseo de llegar a la meta deseada el próximo 20-D.

         Ya comienzan los primeros escarceos entre Podemos y Ciudadanos, y no menos importante ha sido el aviso que Sánchez ha lanzado a Rajoy sobre la posibilidad de que España brindase a Francia su ayuda para coordinar parte del tinglado logístico de África. Uf, poco más y ya estarían en las calles de todo nuestro páramo las guardadas pancartas del No a la Guerra cuando aquello de la foto de Las Azores que, lo que son las cosas, vuelve de nuevo al primer plano de la política nacional.

         Mientras tanto el Registrador gallego, que sabe lo que se juega, va actuando con la parsimonia debida con sus  fichas del parchís.





No hay comentarios:

Publicar un comentario