miércoles, 2 de septiembre de 2015

El septiembre político catalán



Hasta el 27 de septiembre, día de las elecciones al Parlament de Catalunya, pasando por el 11 del mismo mes, fecha de la Diada, estamos condenados o salvados, según el cristal con el que se mire, a hablar sobre Cataluña, y eso sin mencionar al Barça de Messi.

         De momento y para dar carnaza a tertulianos de las diferentes cadenas de televisión, columnistas de prestigio, escribidores de todos los signos, bebedores de ginebra y güisqui, políticos de todo el arco parlamentario y de los que están fuera por ahora, casos de “Podemos” y “Ciudadanos”, el grupo parlamentario del Partido Popular ha presentado unas letras en forma de Proposición de Ley para reformar, por vía de urgencia, algunos aspectos de la ley que desarrolla la normativa del Tribunal Constitucional para que sus decisiones sean más efectivas en tiempo y lugar; no es que nuestra Constitución no tenga los mecanismos suficientes para colocar un stop a la pretensión ilegal del emperador Artur de proclamar la República Catalana desde la mítica balconada, sino de dotar al alto Tribunal de más eficacia a la hora de que los señalados por el dedo de la Justicia reparen los daños de su obcecación por saltarse a piola la legalidad vigente.

         Pero hay que decir que ese cambio normativo en el Tribunal Constitucional previsto por el PP se ha hecho tarde y mal, tarde, pues aunque pudiera conseguir una medalla olímpica por su rapidez, ha gozado de todo el tiempo que ha durado la legislatura para poder realizarlo, y mal porque el señor Albiol, candidato del PP a presidir la Generalitat, no es miembro del Grupo Parlamentario Popular y por tanto sobraba en el acto de presentación de la citada reforma, pudiéndose tomar, y de hecho ha sido así, como un acto de propaganda electoral, más aún cuando ha soltado eso de: “que se acabó la broma”.

         La “broma” a que se refiere el ex alcalde de Badalona no sé si es achacable a Artur y compañía o a la laxitud con la que el Gobierno de España se ha tomado el farol del presidente Mas; pero sea por lo que sea lo cierto es que la medida tomada infla el globo victimista de la lista vaticana que cierra don Pep Guardiola, al tiempo que es cuna de nuevos soberanistas catalanes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario