jueves, 10 de septiembre de 2015

El C.I.S sobre Cataluña





Aunque la esperpéntica noticia de hoy es que el “pequeño Nicolás” amaga con presentarse al Senado por libre para cargarse el Senado desde dentro al estilo del caballo de Troya, no hay más remedio que escribir sobre los resultados del CIS ante las elecciones al Parlamento de Cataluña por lo que tiene de morbo y expectación de un Nuevo Mesías, el muy honorable señor Artur Mas.

         Resulta que ese batiburrillo de “Juntos por el sí” que abarca desde el señor Romeva hasta Pep Guardiola, pasando por Artur y su presunto 3% a la bolsa, obtendría, según el citado Centro de Investigaciones Sociales la nada despreciable cantidad de 60 o 61 parlamentarios que, sumados a los 8 que el CIS les otorga a las CUP, llegaría a la mayoría parlamentaria que está cifrada en 68 escaños sobre un total de 135 de los mismos; sin embargo la suma de los votos se aleja bastante de la mayoría de los votantes, no digamos de los que tienen derecho al voto.

         La suma de los votantes de Ciudadanos + Podemos + Partido Socialista Catalán + PP, sí daría la mayoría absoluta, pero la fragmentación de ir, lógicamente, cada uno a su bola para mantener la pureza ideológica, concedería a las cuatro formaciones una muy difícil suma para contrarrestar la unión de los purasangres.

         Creo que ha llegado el momento de dejarse de pamplinas y decir a lo claro que estos comicios del próximo 28 de septiembre son unas elecciones para elegir un Parlamento Autonómico y que, por tanto, toda posible salida de tono de raras proclamaciones será declarada fuera de la ley y, por ello, sancionada judicialmente.

         O el gobierno de la Nación española convoca un referéndum para que el pueblo español se defina sobre Cataluña o esto es una locura rebuscada que no tiene más sentido que liar la marimorena.

         Hace poco, pero que muy poco el señor Txipras convocó al pueblo heleno para que se definiese sobre las medidas a tomar con Europa, hace algo más que en Escocia hubo otra consulta nacional para saber el destino del pueblo escocés, anterior a ambas en Canadá se preguntó a la ciudadanía sobre la emancipación de Quebec y allá por los principios de los años ochenta del siglo pasado el pueblo andaluz fue llamado por el Gobierno de UCD para que se definiese sobre el artículo 151 de la Constitución Española.

         A todas esas consultas había que contestar con un SÍ o un NO, igual que cuando Felipe González convocó a los españoles para decidir si nos uníamos o no a la OTAN.

         Quiero decir, por si no me explico bien, que estas elecciones catalanas están convocadas para elegir a las fuerzas políticas que concurren para gobernar Cataluña; desde luego que no, pues salta a la vista, para deshojar la margarita visionaria, sí, no, sí, del muy honorable, o no tanto, señor Mas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario