domingo, 30 de agosto de 2015

Vuelve Miguel Briones




         Tras la jubilación del paisano Jorge Hernández Mollar -vecino de un servidor en calle Teniente Megías del Barrio Obrero de Melilla- como subdelegado del Gobierno de Mariano Rajoy en esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, parece con toda seguridad que don Miguel Briones ocupará ese puesto de responsabilidad gracias al consejo del citado vecino y a D. Elías Bendodo, Presidente de la Diputación, que fuertemente han apostado por él.

         El señor Briones, que de aquí a poco seré excelentísimo señor, ocupó la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Málaga durante el cuatrienio comprendido entre 2007 y 2011, si la memoria no me hace una jugarreta por cuestión de edad, dejando una imborrable huella a su paso en dicho menester.

         Circulaba por aquellos tiempos por Málaga, con ramificaciones lectoras en otras ciudades, una colección de poesía del Ayuntamiento que llevaba el nombre de Ancha del Carmen, una de las calles históricas de la ciudad, tanto por su ubicación en el barrio del Perchel como por el empedrado de su calzada; en ella publicaron, bajo la dirección del que escribe este “copo”, autores como Rosa Díaz, Juanma González, Domingo F. Faílde, Morales Lomas, Antonio J. Quesada o Paloma Fernández Gomá, entre otros.

         Pues bien, un servidor que introduce la pata en ocasiones, pues lógicamente el hecho de escribir “copos” a diario puede llevar, y de hecho lleva, a criticar determinadas políticas, la metió hasta el corvejón cuando escribió algo, ya ni lo recuerdo, sobre el nuevo edil de Cultura y próximo subdelegado del Gobierno en la Plaza Mayor de la autovía de la Costa del Sol; en fin, que recibí una carta u oficio enviada por su segundo de a bordo agradeciéndome los servicios prestados y aplicando la guillotina a “Ancha del Carmen”; por cierto que en los últimos cuatro números presentados de la citada colección ni una sola vez apareció por dichos actos culturales.

         Aquello no terminó allí, sino que con lo pesado que soy conseguí que tal determinación unilateral fuese llevada al Pleno del Ayuntamiento donde se debatió el tema y el PP, creo que por primera vez en la historia mundial, aprobó cercenar la ya mencionada colección de Poesía; cuestión de disciplina de voto y no de endecasílabos sáficos.

         Mis amigos de Papel Literario y, lógicamente, el menda, creamos la famosa “Plataforma Pro-Ancha del Carmen” a la que se unieron mil personas vinculadas con la Cultura y solicitando la resurrección de la ya fenecida colección, a excepción del poeta Jesús Aguado que escribió una columna en un diario local en la que aplaudiendo la acción del señor Briones, argumentaba, entre otras falacias “… el interés económico-político de quien la dirige…”, ay Dios, digo yo.

         Ojalá que el señor Briones desde el puesto que parece desempeñará no la emprenda con la poesía, y deje que el verso fructifique por estas veredas; seguro que lo hará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario