viernes, 21 de agosto de 2015

Temblores de piernas en "Podemos"


         Y es cierto que las piernas tiemblan en momentos de pavor, al menos eso me pasó a mí en determinadas ocasiones.

         El sector más radical del partido griego de Syriza se ha apartado del oficialista y se presentará a las elecciones convocadas por Tsipras, el modelo de IU y Podemos, para intentar solucionar la desbandada de syrizianos que han volado del “salvador” heleno; y ello a pesar de conseguir un tercer rescate de Europa para aliviar las penurias del corralito de marras.

         Tsipras ganó las elecciones y con el regalo de treinta diputados que concede la ley electoral griega a la lista más votada, consiguió una mayoría absoluta para hacer de su capa un sayo, o sea: lo que le viniese en ganas. Fue por ello que consultó a referéndum a su pueblo para saber de él, del pueblo, qué tenía que hacer para cambiar el rumbo que llevaba a la ruina a los descendientes de Aristóteles, Sócrates y Platón; y los biznietos de ese trío de sabios vinieron a decir al nacido el mismo día que, pero en distinto año, Mozart, Paul Newman y el menda, hiciera lo que le saliera de los cataplines, o sea, ganó el plebiscito, y cayó en la cuenta que su gozo se escanció directamente en el pozo de la discordia, que dicho de otra forma podría expresarse que “no todo el campo es orégano”; y ahí tenemos al amiguete de Iglesias y Garzón convocando nuevas elecciones que vienen, tras el préstamo que los españoles le hemos hecho, a jodernos la marrana ya que si le sumamos a esta nueva gilipollez política, la desestabilidad económica desatada en China con ramificaciones en los EEUU, podría ocurrir que este pequeño repunte económico que afirman tiene España se puede ir al garete, por no decirlo a lo claro que sería entendido por todo el mundo.

         Ante tamaña insolvencia helena, a la líder andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, y compañera sentimental del Kichi, alcalde de Cádiz, le preocupa el temblor de piernas que corre por las filas del partido circular de Pablo Iglesias al ver o no ver que no todo era tan facilón como parecía, y que Tere ha comentado en los Cursos de Verano de Izquierda Anticapitalista, formación radica a la que pertenecía, pregonando que hay que conseguir la Unidad Popular y dejarse de mandangas de intersección de círculos morados y de ser de los de arriba y abajo, algo así como los antiguos bartolitos con los que jugábamos los chavalines de mi generación, la del hambre.

         ¡Cómo echo de menos aquellos aros, no círculos, con los que dábamos la vuelta a la manzana de enfrente!.



No hay comentarios:

Publicar un comentario