domingo, 21 de junio de 2015

Semana de cambios



Ignoro si los cambios producidos en la política española durante esta semana producirán efecto en las próximas elecciones generales; la verdad es que tengo mi teoría respecto a los mismos y puede ser que, sin darme cuenta, vaya hablando de ellos en el desarrollo de este “copo”.

         Siempre he creído que el partido de Unión Democrática del señor Durán i Lleida era una especie de jarrón de adorno dentro de CiU y que el que repartía el “bacalao” era Artur Mas con su Convergencia, lo que no impide que reconozca que Durán ha sido la cara visible y educada de los convergentes en el Congreso de los Diputados; la ruptura de la coalición puede mermar en algo los votos del “emperador” y, con total seguridad, afirmo que Mas jamás encontrará un portavoz como Durán en la Carrera de San Jerónimo. Esperemos a las elecciones generales para ver mi grado de acierto y comprobaremos si los posibles diputados de Unión, democristianos por cierto, o sea, derecha pura, podrían ser compañeros de viaje del PP, claro que antes está la “cuneta” de las elecciones plebiscitarias en la que se amontonarán cadáveres políticos; entre ellos la popular Alicia que ha sido descabalgada de la amistad de don Mariano.

         Otro cambio ha sido la incorporación de segundos espadas al coso taurino-político del Partido Popular; no es lo que se esperaba, pero pudiera  valer ese cuarteto de nuevas caras para fajarse con “podemistas” y “socialistas”, aunque inexplicable lo del joven democristiano de la época del nacimiento de la “casta”, me refiero al eterno Javier Arenas -su inicio empieza en la juventudes de UCD allá por 1977- poseedor, quiero creer, de una hemeroteca muy peligrosa para determinados intereses, pues no de otra forma se entiende tanta y continuada confianza en el siempre perdedor, hasta ganando en una ocasión.

         Aunque no ha sido un cambio, sino una decisión, es de agradecer que Albert tras ver que su órdago, apoyado por pudientes “desconocidos”, ha tenido resultado haya deshojado la margarita para decidir presentarse a las elecciones que tienen por destino el Palacete de la Moncloa que, si no lo ocupa, puede servir de muleta en la que apoyarse el Registrador de la Propiedad en comisión de servicios.

         Y por último, y para no cansar, Pedro Sánchez que, acompañado de su esposa y abrazado a una gran bandera de España optará, sin muchas posibilidades si no cuenta con “Podemos, a ser Presidente de España, lo de las posibilidades lo enuncio por les escasos apoyos obtenidos especialmente en Madrid y Barcelona.

         El del tic-tac, con dejarse llevar por las “mareas” y los sobeos del PSOE, tiene bastante para dar la sorpresa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario