martes, 19 de mayo de 2015

Mujeres a la "greña"




En Andalucía, según publicaciones mediáticas, se está librando una gran batalla entre mujeres, a saber la presidenta en funciones Susana Díaz y la juez Alaya; al igual que la gran batalla sobre la investidura como presidenta de la Junta de la primera, esta, la batalla, se resolverá a partir del ya famoso 24 de mayo, día de las victorias y frustraciones.

         De todos es sabido que la famosa juez ha subido de escalafón y tiene que dejar su empapelado juzgado para pasar a más altas instancias, dejando en ese trasvase todo el asunto de los presuntos fraudes en EREs, Cursos de Formación y cantidad de “pequeñas” aportaciones abonadas por magnates de la Junta para puras bagatelas.

         Ella, la juez, ha solicitado una Comisión de Servicios de seis meses para seguir con el “martillo del dale que te dale” para dejarlo todo arreglado y en condiciones de enchiquerar a algún que otro desaprensivo; pero Susana, oh Susana, ha cogido el toro por los cuernos y esta, según leo asombrado, está manteniendo una serie de conversaciones normales para que no se produzca la comisión citada, y en el peor de los casos, o sea, que se le conceda solamente pueda “meterle mano” a los EREs de marrras.

         Parece ser, y según ha manifestado la misma Susana, entre sus interlocutores se encuentra el mismísimo Presidente del TSJ, señor Lesmes, lo que no es moco de pavo ni pura casualidad. En fin veremos en qué termina este desaguisado.

         Por otro lado y en otra dimensión, el Nuncio de Su Santidad el Papa Francisco, ha llamado a capítulo a la monja Sor Lucía, colaboradora de Jesús Cintora y azote del Gobierno de España y del partido que lo sustenta, y luchadora de los pobres y hambrientos que, en contra de lo que dice el Evangelio y hace Caritas, se dedica a contar a los cuatro vientos todo lo que hace desde un centro de acogida de Barcelona.

         La verdad dicha sea de paso es que desde la salida de Cintora de Las Mañanas de la Cuatro a la monjita con su toca, así como al “repartidor de anchoas”, al que por cierto ya le han hecho la campaña, se le ven poco entre las bambalinas de la tele.

         No sé en qué quedará lo de Sor Lucía que, dicho sea de buena manera, me caía bien, aunque mejor me hubiese caído sin la toca y el hábito.


No hay comentarios:

Publicar un comentario