martes, 26 de mayo de 2015

El 24-mayo bajo prismáticos




Los prismáticos se usan para obtener una amplia dimensión de un objeto o un paisaje; jamás he visto a nadie que se coloque al revés tal instrumento para disminuir la imagen que se desea observar. Todos los análisis usados -prismáticos- para analizar las pasadas elecciones se están realizando observando el ombligo del PP y no su cuerpo electoral; sí, ya sé que de lo que se trata es de hacer volar la derecha política de este país desde fuera de ella y en, numerosas ocasiones, desde dentro de la misma formación. Y tal vez no le falten razones a los primeros por los numerosos y escandalosos casos de corrupción que se han dado en su seno y por los recortes realizados durante su mandato que, por cierto, todavía no ha terminado.

         La irrupción de “Podemos” y “Ciudadanos” en la esfera política nacional, vírgenes ambos partidos de lo bueno y lo malo por no haber ejercido el poder hasta el momento, ha hecho tambalearse el llamado “régimen del 78”, el que alumbró, y también ennegreció en parte la España de 2015.

         Se dice que el PP ha ganado las elecciones visionando el resultado con los prismáticos bien colocados; y es cierto. Y también lo es que ello ha sido debido a que “Podemos” y “Ciudadanos”, sin estructura organizativa en todos y cada uno de los pueblos de España no ha podido presentarse en la totalidad del territorio nacional, aunque algunas veces, especialmente, “Podemos” lo ha hecho de forma enmascarada con una sopa de letras que hoy, según resultados obtenidos, son miembros de los “círculos” de Pablo Iglesias o unos desheredados que han ido por su cuenta.

         Cuando se observan con imparcialidad los resultados de Madrid o Barcelona, los auténticos bastiones de la ciudadanía nacional, se ve que el candidato del PSOE a la alcaldía del “chotis” ocupa el tercer lugar, o sea, un descalabro en toda regla; y en Barcelona, tanto el PP como el PSC se han convertido en fuerzas políticas residuales, dicho sea de paso que esto ya hacía tiempo que le ocurría al PP, pero no al PSOE, por lo que el batacazo socialista en la ciudad de Messi ha sido de aúpa.

         Lógicamente -aunque por desgracia para mí, porque lo mío son los endecasílabos- este tema electoral dará para numerosos “copos”, pero hoy tan sólo me detengo en el siguiente aspecto: ¿Pactará “Podemos”, que aún no sé muy bien identificarlos, con la “casta” del PSOE para sentar en las poltronas del poder a sus “afiliados”? y ¿se dejará fagocitar  el PSOE por “Podemos” por el único deseo de dinamitar al PP?

         En cuestión de unos días sabremos si Pablo Iglesias pactará con los de las “puertas giratorias” y si Albert Rivera, el político que prometió subir el pan y la leche, eso sí que es la “leche”, se pasará por el forro de la hipocresía a la democracia para sentar a los suyos a la vera del poderío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario