sábado, 25 de abril de 2015

Paco de la Torre




Con la profusión de partidos políticos y amalgamas de ciudadanos que se van a presentar a las próximas elecciones municipales es difícil, pero que muy difícil, que alguno de esos conglomerados se alce con la mayoría absoluta, a no ser que permanezca en la ciudadanía que fulanito de tal haya realizado una labor ingente por la ciudad que lo haga acreedor a tal alta distinción y responsabilidad.

         Aunque no son muy positivas las relaciones personales que mantengo con el actual alcalde de esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, Francisco de la Torre Prados, tampoco negativas sino simplemente que no existen, no tengo más remedio que afirmar que, salvando algunos errores que haya podido cometer -y quién no- en su labor como edil mayor de la Plaza, ha sabido dar a Málaga una proyección nacional e internacional en diferentes sectores de los que carecía antes de su advenimiento a la silla mayor de la Casona del Parque.

         Cierto es, como se dice, que en “la municipales” se vota más a la persona que a las siglas del partido político al cual pertenece el candidato o la candidata; por eso no es de extrañar que desde distintas plataformas culturales y políticas, sabedores de ese fenómeno, estén empeñadas en atacar a la persona “Paco de la Torre” en lugar de al Partido Popular, lo que lógicamente podría tildarse de propaganda “ad hominem” propia del mas puro estilo nazi, estilo que consiste en destrozado al hombre puede quedar hecho añicos lo que representa políticamente.

         No es la primera vez que se intenta deslegitimar a Paco de la Torre por su pasado al frente de la Diputación de Málaga en tiempos del franquismo y sus últimos coletazos, cierto es, pero tan cierto como que el sector más duro de dicho sistema se encargó de finiquitarlo y triste es, al mismo tiempo, que no se reconozca la gran labor que realizó al frente de dicho órgano supramunicipal.

         Paco de la Torre encarna la figura del hombre nacido para la gestión pública; es un caso parecido al mítico Paco Fernández Ordóñez con sus ronroneos franquistas en el INI, los ministerios de Justicia y Hacienda con UCD y, por último, con el de Asuntos Exteriores en el PSOE.

         No deja de ser curioso que ambos “Paco” fuesen, en aquellos tiempos de albor de la democracia, fundadores del Partido Social Demócrata, uno en el ámbito nacional y nuestro actual alcalde en el andaluz.

         Así son las cosas por más que pese a algunos.


           

No hay comentarios:

Publicar un comentario