miércoles, 15 de abril de 2015

El ex interventor señor Gómez



Y mira que hay noticias para todos los gustos en el mundo mediático de hoy, por ayer. Que si Rato no es aquello que parecía, que si existen algunos diputados del PP díscolos con la mínima reforma a la Ley del aborto, que si Pedro Sánchez votó por error que sí a la reforma de la Ley anteriormente señalada, que si el presidente de Venezuela, Maduro el del pajarito, casi nos declara la guerra, que si Pablo Iglesias le ha regalado al Rey Felipe VI unps DVDs sobre “Juego de tronos” y ha conseguido la foto del año, etc.

         Pero de todas, la más sabrosa para el menda, es la petición del que fuese Interventor General de la Junta de Andalucía solicitando al Tribunal Supremo poder declarar para decir algo, y creo que tendrá mucho que largar, sobre las declaraciones de Griñán y Chaves, contradictorias en demasía. Al no ser un imputado especial, quiero decir aforado por cualquiera de las Cámaras que componen Las Cortes Generales, no sé si el Magistrado que lleva el caso de los expresidentes, virrey y dos diputados, dará el visto bueno a su presencia en el Supremo.

         Desde que numerosas instituciones, especialmente municipios y comunidades autónomas, introdujeron a los Secretarios e Interventores de carrera y oposición con los parámetros de mérito, capacidad y publicidad en unos despachos para hacer crucigramas y sudokus la corrupción comenzó a tomar cuerpo; y es que un funcionario, en el ejercicio de su responsabilidad, difícilmente baila al son de la jodida martingala.

         Cuando el expresidente Griñán realizó una de las estaciones del Vía Crucis que le queda al enfrentarse por ver primera con el magistrado señor Barreiro, comentó con la prensa, quiero recordar, que había existido un gran fraude en el asunto de los EREs andaluces fraudulentos, y más tarde, al recorrer su estación de penitencia el expresidente Chaves argumentó que él no sabía si había existido un pequeño o gran fraude y que eso, en todo caso, correspondería decirlo a la Justicia.

         Así las cosas, el que fuese Interventor General de la Junta, imputado ordinario por la juez Alaya, que había presentado hasta cinco informes a los citados presidentes dando cuenta de irregularidades en la tramitación de los tristemente famosos EREs, ha solicitado del magistrado Barreiro su presencia como decía anteriormente.

         Testigo clave en todo este fiasco, el que fuese Interventor ha clamado que renegará de ser andaluz si no se le concede lo que en justicia cree un derecho.

         Por favor, señor Barreiro, acceda a tal petición no sea que vayamos perdiendo buena parte de nuestra ciudadanía.




No hay comentarios:

Publicar un comentario