lunes, 20 de abril de 2015

De un español a Rajoy





         Excmo. Señor Presidente del Gobierno de España: Permítame, con el máximo respeto, estas líneas que no tienen más finalidad que rogar a VE que modifique con su mayoría absoluta, más la suma de aquellos diputados y grupos parlamentarios que lo deseen, uno de los errores que cometimos aquellos diputados constituyentes que, en aras de prestar un servicio a España, fuimos culpables de algo que todavía tiene solución si así lo desea y estima oportuno.

         La Constitución en su disposición transitoria cuarta prevé que Navarra pueda incorporarse al régimen autonómico vasco y que dicha iniciativa corresponde al Órgano Foral -Parlamento-, el cual adoptará su decisión por mayoría de los miembros que lo componen; sigue diciendo la Constitución que para que dicha iniciativa sea válida será preciso, además, que la decisión del Órgano Foral sea ratificada por referéndum expresamente convocado al efecto, y aprobado por la mayoría de los votos emitidos. Esta disposición transitoria, refrendada más tarde, en el Estatuto de Garnica llevó al diputado de UCD, Pedro Pegenaute, a abandonar las filas del partido centrista en 1978.

         Pedro, buen amigo de aquellos tiempos en que procurábamos prestar un servicio a España con la redacción de la Constitución del 78, fue uno de los adelantados al problema que de aquí a un mes puede convertirse tristemente en una clamorosa e injusta realidad.

         Nadie previó en aquellos tiempos que Navarra podría dejar de ser española para convertirse en un apéndice más de Euskadi, así como tampoco fuimos capaces de prever que Bildu -una especie de franquicia de la histórica ETA- se convirtiese en una fuerza política legal y que, a causa de la crisis económica que padecemos, irrumpiera con fuerza el partido “Podemos” con posibilidad de hacerse con buena parte de la tarta del pastel del poder; pero los hechos futuros nunca son predecibles y menos este que le comento, a saber que un posible pacto en Navarra entre Podemos, Bildu y alguna fuerza política más nos lleve a una situación nada deseable para el conjunto de España.

         Siendo importante obtener una sólida mayoría absoluta como la que tiene el partido que usted comanda, lo es más el saber usar de ella para beneficio de la Nación; estando a punto de cerrar esta legislatura sin haber sido VE capaz de reformar, por ejemplo, la Ley Electoral y previsiblemente dejarnos algunas instituciones ingobernables, está todavía a tiempo para suprimir o modificar la aludida disposición transitoria cuarta de la Constitución en beneficio de la unidad de España por un lado y de la insaciable sed de expansionismo de fuerzas políticas soberanistas, populistas e independentistas.

         Todavía puede arreglar ese desaguisado político que cometimos otros, por lo que le estaría agradecido como español.

No hay comentarios:

Publicar un comentario