jueves, 12 de marzo de 2015

Lío servido en el PSOE





         Está claro que las relaciones políticas entre Pedro Sánchez, Secretario General de PSOE, y Susana Díaz, Presidenta de la Junta de Andalucía, se encuentran en pleno deterioro.

         Todos los sondeos dan por seguro que Susana, oh Susana, no alcanzará la mayoría absoluta el próximo día 22 de marzo; si esto ocurriese, que está por ver, sería un gran fracaso para la actual Presidenta que rompió el pacto con la sufrida y sufriente Izquierda Unida y convocó elecciones antes de que “Podemos” calara en la Andalucía profunda, a saber: el interior, coto privado electoral y mayoritario del PSOE-A.

         Ante tal hecho, virtual por ahora, Susana se ha adelantado a todos y ha avanzado, unilateralmente, que en caso de no obtener la ansiada mayoría absoluta no pactará con el PP y “Podemos”, lo que hace suponer que sí lo haría con “Ciudadanos” de Albert Rivera en caso de que la suma de los resultados electorales de ambas fuerzas alcanzasen el codiciado rodillo.

         Pedro Sánchez, el minusvalorado Secretario por Susana, ha salido al quite y ha avanzado que será el Comité Federal de los socialistas el que dirija la política de pactos, política que en ningún caso pasará por el “abrazo del oso” con Podemos, abrazo que llevaría en el futuro a la casi total herida de muerte del socialismo español.

         Los barones socialistas y su máximo escribidor, señor Bono, el que pidió al cantante Julio Iglesias que arreglase el deterioro de la política internacional de EEUU y España, según explica en su último bodrio escrito como ministro de Defensa, apuestan, en lo concerniente a pactos electorales, que la mejor política es la de pactos puntuales o tácitos con el Partido Popular, y dejar de una vez para siempre esa dispersión de pactar en Galicia con los radicales independentistas, en Cataluña con Esquerra Republicana, en Baleares con todo bichillo viviente, en tierras del “caloré” de Rita con Compromís del País Valenciá o en el País Vasco con el PNV.

         La actual fuerza política de Susana en las entrañas del PSOE nacional puede verse seriamente deteriorada si no alcanzase la mayoría absoluta; ella lo sabe y está jugando con fuego de tal forma que Pedro Sánchez solamente bajara una vez a Andalucía para hacer campaña y ella, Susana, le ha buscado para tal fin un pueblo de la provincia de Almería no permitiendo su entrada en el sagrado velódromo socialista de Dos Hermanas (Sevilla), lugar donde Pablo Iglesias cerrará la campaña andaluza e intentará cubrir las 20.000 plazas de aforo.

         Así andan las cosas por aquí abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario