lunes, 23 de marzo de 2015

Elecciones andaluzas 2015: La corrupción (I)




Si algo ha quedado claro en las Elecciones al Parlamento de Andalucía es que la corrupción parece no haber influido en el resultado electoral; lo digo, con todo el temor a equivocarme, porque todos esos miles de folios de la juez Alaya con los presuntos EREs fraudulentos, el caso de Mercasevilla, la trincalina de los fantasmagóricos Cursos de Formación para parados, la supuesta huida del e-presidente Griñán al Senado, anterior a la marcha del otro ex presidente Chaves, imputados ambos por el Tribunal Supremo de Justicia por ser aforados, etc., han influido poco, por no decir nada, en el llamado triunfo del PSOE-A en esta tierra de María Santísima.

         Esto que parece una mala noticia particularmente para el PP y esencialmente para la democracia, por el arte del birlibirloque, que ignoro qué arte pueda ser, se puede convertir en una bendición de la política para el ejército de Mariano Rajoy en los casos de Bárcenas, Gürtel, Púnica y todo el tinglado que ha existido presuntamente en Madrid y Valencia. Y por la misma razón puede venirle muy requetebién a CiU por el caso de la familia Puyol y allegados a la misma.

         Y no hay por qué preocuparse pues por estos lugares malagueños se sabe desde hace un montón de años, o sea: cuando don Jesús Gil revalidaba sus mayorías absolutas en las elecciones municipales de Marbella donde era bien conocido, y él mismo lo decía, que se había metido en política para ganar dinero y no para perder el tiempo.

         Cosa bien distinta es que la corrupción la hagan sobre uno mismo, o sea, que la Administración, en este caso la andaluza, legalmente, pero con mala uva, se lleve el 25% de la casita que pueda dejar en herencia a mi hija, que la pobre, si la Ley de Sucesión de Andalucía no cambia, tendrá que abjurar de la herencia ante la posible ruina que se le viene encima.

         Ahora bien, si la corrupción es sobre dinero público no pasa nada de nada, pues como dijera la “economista” y ministra socialista Carmencita Calvo: “el dinero público no es de nadie”.

         Y así nos va.


No hay comentarios:

Publicar un comentario