jueves, 5 de febrero de 2015

Tania




         No sé por qué parece prohibido comentar que Tania Sánchez es la compañera sentimental de Pablo Iglesias; pues si lo son qué importa que se diga, a no ser que por formar parte de la “casta” política sea innombrable tal estado, y sin embargo a la vuelta de la primera esquina del bloque de piso en que dormito existen comidillas de todo tipo sobre casos y cosas del vecindario sin que nadie se rasgue las vestiduras por tal motivo.

         Tampoco sé si alguna vez han hecho el amor, pero si parece que, según voy leyendo sobre el embrollo de Izquierda Unida en la comunidad de Madrid, todo indica lo que predice un maléfico dicho que he escuchado en infinidad de ocasiones: “dos que duermen en un mismo colchón se hacen de la misma condición”, sin que ello indique que la citada condición sea mala.

         Televisivamente a mí me cae muy bien Tania en todos los aspectos: es atractiva, tiene desparpajo, goza de buena oratoria, parece tranquila y es parlamentaria por la Asamblea madrileña; por todo ello, tiene la enorme suerte de no pasar desapercibida -hecho que en política es altamente positivo- y por ello, por no ser un trasto cualquiera, es amada y odiada.

         Ya ven que hasta hace una semana, lunes más, lunes menos, era la candidata a presidir la Comunidad de Madrid por su victoria en las primarias que la formación que coordina Cayo Lara convocó a tal efecto, y además por goleada.

         No sé si Tania sabía, antes de presentar la citada candidatura, que pensaba pedir la baja de IU y crear un nuevo partido; todo se puede inferir que sí, pues ha sido ganar las primarias y largarse con viento fresco, dejando a la formación en la que militaba, fracturada y casi liquidada, dejando al malagueño Garzón, candidato a la Presidencia del Gobierno de España, bastante noqueado si es que por ser candidato a presidir lo imposible, va a dejar de presentarse como diputado por Málaga para hacerlo por Madrid.

         No es merecedora IU de lo que Susana le ha hecho en Andalucía y menos de la “mordida” que Tania le ha endiñado en Madrid; sin embargo ella, la de Rivas, por el contrario ha sentido la cálida mano que Pablo Iglesias le ha tendido prestándole todo su apoyo para que se incorpore a “Podemos”.

         Eso, lo del colchón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario