jueves, 22 de enero de 2015

Susana, oh Susana





         Si alguien de ustedes ha leído algún “copo” en el que hago mención a Susana Díaz, Presidenta de la Junta de Andalucía, habrán comprobado que tras su nombre siempre escribo la exclamación “oh, Susana”.

Esa manía mía viene a cuento porque el evangelista San Lucas narra en el versículo 8:1-3 el siguiente texto: “Después de esto, Jesús anduvo por muchos pueblos y aldeas, anunciando la buena noticia del reino de Dios. Los doce apóstoles lo acompañaban, como también algunas mujeres que él había curado de espíritus malignos y enfermedades.  Entre ellas iba María, la llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios; también Juana, esposa de Cuza, el que era administrador de Herodes; y Susana; y muchas otras que los ayudaban con lo que tenían.” 

Si de Juana clarifica algo al decir que era esposa de Cuza, de la tal Susana nada dice; dicho nombre que significa Lirio no vuelve a leerse más en el Nuevo Testamento, del que fui asiduo lector, y pregunté a teólogos amigos quién podía ser dicha mujer. Nadie fue capaz de contestarme, aunque el evangelista al definirla tan sólo por su nombre da la sensación de que debía ser alguien muy cercana y conocida por el nacido en Belén; tanta curiosidad me produjo este descubrimiento que en más de una ocasión he intentado escribir una novela corta de pura ficción sobre el caso, pero siempre me quedé en el intento.

Pues no crean ustedes que de nuestra Susana Díaz, de casta fontanera según ella, sabemos mucho, aparte, claro es, de que es la primera dama de Andalucía, que siempre anduvo por las cortinas del PSOE, que está embarazada de tres meses, que nunca se presentó a comicios como candidata a la Presidencia de la Junta y que es un rato lista.

No es aventurado y profético asegurar que la próxima semana va a convocar elecciones autonómicas en esta tierra que baña el Atlántico y el Mediterráneo, y donde Sierra Nevada se casa con el Valle del Azahar, las Alpujarras y el Guadalquivir conformando un territorio único donde sol y playa atraen a millones de visitantes.

Los más tontos en política creen que la causa de tal adelanto es porque Izquierda Unida le está haciendo la cama; los listos del sistema afirman que lo hace porque los aforados Chaves, Griñán y tres más van a ser llamados a declarar por el Tribunal Supremo por el sumario de la juez Alaya; los medianos piensan que es porque teme que “Podemos” se consolide en Andalucía; y los hay que auguran que es para dar el salto a nivel nacional y encaramarse a La Moncloa.

Un servidor, al igual que san Lucas, cree que la única razón que llevará a convocarla es porque es Susana, oh Susana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada