viernes, 16 de enero de 2015

La cercana Teresa Porras





         En “esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia”, cercana a los seiscientos mil habitantes, los partidos políticos preparan su “armamento” para ganar las próximas elecciones municipales.

         El alcalde Francisco de la Torre Prados, Partido Popular, anda pensando en conformar una candidatura capacitada para sacar mayoría absoluta, única forma posible que contemplan los populares para seguir gobernando;  todo en la vida es posible hacerlo mejor, pero es cierto que el actual alcalde está llevando a la ciudad a unos parámetros aceptables de convivencia.

         Además del actual Presidente de la Diputación y del PP malacitano, Elías Bendodo, parece que Paco de la Torre apuesta firmemente por algunos y algunas personas para que le acompañen en la próxima legislatura y aunque existe más de una “x”, queda claro, según la voz del pueblo, que la actual concejala Teresa Porras, responsable del distrito Cruz de Humilladero, Servicios Operativos y Fiestas lleva todas las papeletas para ocupar un puesto de salida.

         En uso de la libertad expresión, hace unos días leí un artículo de prensa en el que se le atizaba por todas partes a la citada concejala por no sé muy bien qué detalle ni me importa en demasía.

         No es que este “copo” pretenda ser una defensa de Teresa Porras, si lo fuese tampoco me importaría, pero con seguridad lo que intento al escribir estas líneas es hacer ver a los políticos de la importancia que tiene el no ser un desconocido, sino alguien cercano con quien se pueda hablar, discutir y solicitar gestiones, y si es posible hasta pedirle un favor que no vaya en contra del bien común.

         Pues bien, Teresa, por su particular forma de ser y por su polifacético trabajo en la ciudad, es, sin duda alguna, la concejala más cercana al ciudadano que tiene esta plaza mayor de la Costa del Sol que es Málaga.

         Se podrá estar a favor o en contra de su manera de ser, pero lo que es indiscutible es que es accesible al hombre o mujer de la calle, y que no está instalada en el “Olimpo de los Dioses Concejales”; por ello, y aunque personalmente la conozco de rebote, sé que atiende al personal y que igual te da su teléfono con facilidad o un pellizco, o sea: que no es una pija.

         En fin, que si yo fuese Paco de la Torre, que lógicamente no lo soy ni por asomo, la ficharía sin duda alguna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario