miércoles, 7 de enero de 2015

Fe y Razón





         Que sí, les ruego no me lo recuerden, que sé que los españoles colonizamos y/o conquistamos el llamado Nuevo Mundo y que, según algunos historiadores, hicimos alguna que otra escabechina entre los sorprendidos habitantes.

         Que sí, les ruego que no me lo recuerden, que sé que nosotros los españoles, con suizos y alemanes y más personal intolerante, aplicamos aquella falacia que se llamó la Santa Inquisición que llevó a las hogueras y grilletes a los que no pasaban por el tubo de nuestros-vuestros dogmas católicos.

         Que sí, les ruego que no me lo recuerden, que hubo tiempos, siglos a toda pastilla, en que la por creer con fe ciega en no sé qué “limpiamos” de la faz de la tierra a personas que se adelantaron a lo signos de los tiempos y entendieron que el Planeta Tierra era un microcosmo que se movía alrededor del sol.

         Que sí, que sé todas esas locuras producto de una fe que se comía a la razón y que el personal, indigente o sabio, creyó que existían el infierno y el cielo y el purgatorio y el limbo; que todo eso me lo sé de carrerilla, pues lo sé desde hace un montón de años.

         Que sé todo eso, querido y odiado amigo o enemigo, pero también sé que en esta sociedad occidental, hipócrita y rastrera al por mayor, la Razón se impuso a la Fe y que, mejor o peor, conviven ambas en un cierta ámbito de tolerancia aunque un servidor, y perdonen el protagonismo, antepone el AMOR a todas esas sandeces.

         Que sé que algunas religiones, la musulmana entre ellas, siguen viviendo una especie de Edad Media que muchos de ustedes no se atreven a denunciar o admitir, ni siquiera los conversos que se enrolan en el llamado Estado Islámico y que deja buenos dividendos entre los conversos adeptos.

         Y sé, aunque me pudiese costar un disgusto, que lo ocurrido en París, el asesinato indiscriminado de doce seres humanos, huele a barbarie, matanza, sinrazón y crimen en toda regla, a pesar de lo que diga Villy Toledo.

         Y ya está, corto y espero, porque sé que estas palabras escritas no serán aplaudidas; pero así soy, así seré y así me parió mi santa madre.

         Ustedes a lo suyo, a decir banalidades, colgar fotos y copiar frases de otros… y a vivir o beber.

No hay comentarios:

Publicar un comentario