lunes, 19 de enero de 2015

El embarazo de Susana



La noticia nacional de hoy es que Susana, oh Susana, está embarazada de tres meses, que ha visitado una escuela infantil y que un tierno parvulito le ha preguntado si es verdad que va a ser mamá.

         Estos detalles son los que me enternecen y consiguen que me sienta más humano, sensible y llorón; ay Dios que alegría más grande se ha aposentado en todo mi ser hasta que llegue julio y ojalá tenga un hijo o hija en perfectas condiciones.

         Un servidor que ha amanecido en el día de hoy con una desastrosa lumbalgia he pedido, a través de Fb, consejo a mis amigos y amigas virtuales -que para eso los tengo- para ver la forma de que este dolor que me embarga se suavice y poder bajar al Gran Vía para ver si, por casualidad, Antonio, amigo real, tenga algún menjunje que me alivie.

         Y yo, preocupado por el estado de gracia de Susana, oh Susana, rogaría a los quisquillosos asambleistas de Izquierda Unida se dejen de referéndum y cosas por el estilo para dejar, o no, el gobierno de la Junta de Andalucía, y permitan que el proceso de los nueve meses finalice como Dios y la Madre naturaleza mandan.

         Y Pedro “el perdido” también anda preocupadillo con el tema porque las malas lenguas -y mira que las hay- andan diciendo que Susana puede presentarse, además de las elecciones andaluzas, a las elecciones generales y quitarle el puesto de salida.

         Toda España, incluida Cataluña, a excepción de Pablo Iglesias, están con ella, la que seguía los caminos del Señor (?) y le acompañaba de milagro en milagro; porque milagroso sería que Susana, pom pom pom, ganara en el estado en que se encuentra cualquier elección por difícil que sea ya que ha apostado por la más difícil: ser madre y dejarse de tonterías.

         Y ahora, este fin de semana, sin venir a cuento, o precisamente por ello, por el cuento, aterriza el de “Podemos” en “la ciudad que se basta a sí misma, Sevilla” y le mete un zurriagazo a nuestra Susana del alma llamándole “jefa” y practicante de la censura; venga tío, esas cosas no se hacen con una mujer en cinta; respeto y mucho cariño es lo que necesita.

         En resumen: una mujer, Susana de nombre, anuncia su embarazo y España se echa a temblar y rezar.

         Besos, suerte y feliz alumbramiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada