miércoles, 14 de enero de 2015

Asuntos pendientes a recordar



Esto, España y sus cosas, va a una velocidad tan supersónica que hay que hacer un resumen para ponerse al día, ya que a poco que te descuides te ganan los acontecimientos; es por ello que no es malo recordar algunos de ellos para que ustedes, no es mi caso, se vayan situando ante la inminentes urnas que nos asolarán durante este año con terminación de “niña bonita”, o sea, en el quince.

         La primera es no olvidar que Monedero, el hombre duro de “Podemos” y que se comió un roscón de reyes con la señora Lomana, fue interventor del PSOE cuando aquello del referéndum sobre la OTAN para vigilar los síes, incluido el suyo, para que España formara parte de ella.

         Y no es que la tenga tomada con Pablo Iglesias y los suyos, pero es bueno seguir recordando que su Secretaria General en Sevilla, y posible alcaldable a gobernar la “ciudad que se basta a sí misma”, ha prometido, y después se ha rajado, de un posible referéndum ciudadano para saber si el sevillano o la sevillana quieren o no que la Macarena o la Trianera paseen por las calles de Sevilla, olvidando la chica lo que ocurrió en la ciudad en 1931 cuando algunos descerebrados fueron a quemar El Cachorro de Triana.

         Hay que seguir recordando  de mayor a menor o de menor a mayor que existen posibles corruptos en la Gürtel del PP, en los EREs del PSOE, en los pujolazos de Convergencia, el perraje de Bildu y Sortru, en el hermano de Tania de IU que con el voto de ella, la compañera del amigo del griego, se forró y en todo que huela a política.

         Tampoco debemos dejar como si tal que en el País Vasco y Navarra, por aquello de los derechos históricos, sus habitantes viven económicamente de forma más desahogada que el resto de España, y que el “jefe” de Sortru, ya saben, acaba de decir que es hora de dar “jaque mate” a la Guardia Civil.

         Hay que intentar olvidar pocas cosas, pero existe una sobre todas: reconocer que somos humanos y que, aunque no queramos, estamos obligados a amar al otro, en mi caso, perdonen el atrevimiento, a la otra; y que sobre ese amor, ahora ya en serio, está cimentada la vida, pues si no esto, la sociedad, sería una jauría de lobos hambrientos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada