domingo, 30 de noviembre de 2014

Con los suyos




Rajoy, acompañado de buena parte de su plana mayor, ha realizado una presencia en Cataluña para decir que ésta forma parte indivisible de una nación que se conoce en el “mundo mundial” como parte de España; ello ha sido suficiente para que desde la izquierda a la derecha, pasando por el centro derecha catalán se le fustigue acusándole que ha venido a la ciudad donde el día del libro se acompaña con una rosa, oh las rosas, para acusarle de que esa presencia la ha realizado con y para los suyos, o sea: quiero creer y creo que para todos aquellos que consideran a Cataluña parte indivisible de España entre los cuales, dicho sea de paso, se encuentro un servidor de ustedes y de verdad en la que creo.

            No veo yo a Sánchez, Pedro, Secretario General del PSOE, dando una conferencia mitin en Cataluña en la sede de CiU o de Esquerra Republicana o de las llamadas CUP; al igual que tampoco contemplo la posibilidad de que el señor Artur Mas comparezca ante la cúspide de los “peperos” largando una proclama sobre la independencia catalana, y para qué hablar de Esquerra Republicana en el sentido de largar una soflama independentista en la ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia.

            De manera que, a primera vista y sin necesidad de estudiar lo que fue el Reino de Aragón en tiempos de “maría castaña” me parece muy requetebién que el Registrador, acompañado de los suyos, hablase para los suyos, quiero decir para todos aquellos que pensaron -pensamos- que España era una nación indivisible que procura que toda su ciudadanía tenga los mismos deberes sin olvidar, y ello es lo importante, que se beneficien de los mismos derechos.

            Y es que ocurre que después de alimentar mis conocimientos sobre lo que piensan los líderes nacionales, españoles quiero decir, sobre la unidad de España me encuentro, según mis orejeras de hace unas pocas horas, que el “guapo” de Sánchez, léase PSOE, desea reformar nuestra Constitución para otorgar un cierto privilegio a Cataluña diferente a los herederos, pongamos por caso, de los nacidos en la histórica comunidad de Castilla-León o en la milenaria Andalucía, pueblo éste que irradiaba cultura para toda Europa cuando por Barcelona se quitaban los piojillos con los dátiles de las manos.

            Si se ponen así de pesado, y no me gusta nada decirlo, tendré que afirmar que Rajoy hablaba también para mí, o sea, para todos aquellos que creemos que la igualdad no es cuestión de territorios sino de las personas que los habitan, y en ese aspecto todos somos iguales.

sábado, 29 de noviembre de 2014

Trío de damas




Tres vicios hago diariamente: beber, fumar y escribir. Y con más o menos fuerza puedo tirar de la mochila de la existencia, aunque mi vida se va deteriorando.

            Pues bien, ayer escribí un “copo”, pero he aquí que cuando voy a enviárselo al jefe superior inmediato caigo en la cuenta que, tal vez por eso de copiar y pegar, no había texto alguno y tan sólo el nombre atribuido al artículo.

            Ya se pueden imaginar el cabreo; comencé la búsqueda y ni huella del mismo. A todo esto éramos acuciados mi “pastora” y un servidor de la verdad para irnos al lugar donde el valle del azahar se adelgaza, conocido por Alhaurín de la Torre, para cenar algo y echar un rato de póquer que ni es póker ni nada que se le parezca, pues ya ven que el máximo que se puede enviar es la ridícula cantidad de tres euros.

            En fin, que como Manolo y Ani avisaron que en media hora venían a recogernos para ir a casa de Valentín y Maribel para darle consistencia al sistema del fin de semana, me dije: bueno, cuando regrese escribiré la dichosa columna, y ahora, antes de que llegue la pareja me encandilo con un par de JB. Y así fue.

            Llegamos al lugar antes citado y todo estaba preparado con esmero; Maribel para ello es única. Dimos buena cuenta de la manduca y Ani, que le gusta una partida de poquercillo más que a mí, que ya es decir, nos acuciaba para que termináramos rápido y, ea, a empezar con el vicio.

            A Manolo y Vale no les gusta el póquer, sino que asisten para, ya decía, no romper el sistema del candado social; de manera que a la media hora se levantan y se van al salón para ver la caca esa de la tele, y me dejan a mí frente a tres mujeres a las que engaño, incluidas trampas, con relativa facilidad; anoche no las hice porque tenía la mente en la dichosa columna volatizada que trataba sobre Andorra, Sevilla y Rivas y sus casillos de corrupción que no pienso repetir por pesado.

            Ustedes no se pueden imaginar lo que es jugar al póquer con tres mujeres y no tener la cuarta a mano para hacer un auténtico póquer de damas; comienzan con los nietos y terminan comentando el uso de ropa interior como si tal, mientras ellos, los amigos, siguen viendo tontadas en la tele.

            En fin, pegué tres largas cambiadas y me embolsé setenta pavos de verdad que, por cierto, no creo sea economía sumergida.

            El día está resuelto gracias al sistema, pero no son ellas las culpables, ellas nunca jamás, sino aquellos que las dejaron en manos, nunca mejor dicho de un tahúr de fama reconocida.



jueves, 27 de noviembre de 2014

Sobre corrupción




Si esperaba Rajoy, lógicamente, una confrontación en el debatillo que sobre corrupción se ha celebrado en el Congreso, pues para eso está la oposición: para oponerse a casi todo o a todo, lo del casi lo he colocado porque el PP, cuando era oposición, se alió con el PSOE para sacar la reforma constitucional del artículo 135 propuesta por Zapatero, pero ahora, cuando los hombres y mujeres de Pedro Sánchez han pasado a la bancada del cabreo volvieron a poner las cosas en su sitio, quiero decir, que votaron en contra de su propia reforma, o sea, la rehostia.

            Decía que esperaba Mariano una “peleílla” de poca monta, cuando he aquí que veinticuatro horas antes del debate el juez Ruz decide sacar a la luz unos papelillos de nada en la que escribe que la ministra, ya ex, Mato (mal apellido para quien fuese ministra de sanidad) se benefició por ignorancia de los desmadres “gürtelos” de su ex marido, en forma de jaguar-viajes-cumpleaños etc.; mira que la casualidad tan puñetera, dicen algunos y algunas señorías del PP, de dar a la luz pública semejante legado en vísperas del debate; exactamente comentan algunas de las señorías del PSOE sobre la juez Alaya que arma un revuelo de imputados en fechas importantes para el socialismo andaluz.

            Pero este desmadre lo arregló con sus cachazas Rajoy solicitando a Mato que dejase lo de Sanidad y, correcta y educadamente, felicitando al juez Ruz por su comportamiento.

            De manera que hablar sobre corrupción, después de dimitir a Mato por ignorar de donde procedía el famoso Jaguar, era cosa muy difícil en el debate. La yugular del Registrador se vio herida por todos y cada uno de los grupos parlamentarios, pero este gallego tiene aguante y, pom pom pom, de repente de ensañó con el bueno de Sánchez para echarle en cara que nada más veía corrupción de Despeñaperros para el Norte ya que no miraba hacia el Sur para ver a los “pocos” imputados que existían por el Califato de Susana, oh Susana.

            Cayo pidió la dimisión de MR, al tiempo que olvidaba este asuntillo de Tania, la compañera de Iglesias, con perdón, y la mordaza que IU de Andalucía tiene con respecto al silencio de los EREs y las “clases particulares” de formación en pro de de los parados.

            En fin, nadie habló de los Pujol, del embargo de la sede del partido de CiU, en esta tarde en que la lluvia se desliza por “la ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia”, sirva de ejemplo el curso de Errejón, uno de los cerebros de “Podemos”.

            En fin, mañana será otro día que éste ya pasó.


miércoles, 26 de noviembre de 2014

La "pedrada" y la "sonrisa"




Se ha debatido hace un par de días en el Congreso de los Diputados un asunto sumamente importante, a saber: la toma en consideración de una proposición no de ley presentada por Izquierda Plural para derogar el  artº 135 de la Constitución.

            La mayoría absoluta del PP ha impedido que la citada proposición no haya pasado a la Comisión Constitucional para su posterior debate en Comisión y vuelta al Pleno sin saber realmente en qué hubiese quedado esta propuesta ciertamente rocambolesca.

            En tiempos de Zapatero, año 2011, éste recibió varias llamadas de calado del Fondo Monetario Internacional, Banco Europeo y hasta del mismísimo Obama para que el citado artículo constitucional fuese reformado, pues de lo contrario España quedaría abocada a un rescate financiero y se verían cortadas todas las ayudas internacionales para aliviar la deuda externa de nuestro país.

            El líder de la oposición en aquellos tiempos, Mariano Rajoy, fue requerido por ZP para cambiar el artículo original 135 de la Constitución que, en resumen, trata de “estabilizar el déficit presupuestario”, para entendernos, que no se gaste más de lo que se ingresa, y adecuar todas las instituciones del Estado a tal fin.

            Como para dicho cambio es necesario contar con los 2/3 de los diputados, o sea, 232 señorías, el PP accedió al requerimiento del entonces Presidente del Gobierno, y entre ambas formaciones sumaron el número  suficiente de diputados, y el ya famoso artículo fue cambiado de la noche a la mañana con los votos afirmativos de ambas formaciones; en el PSOE, como diputado, se encontraba el actual Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, que no sólo votó a favor del cambio sino que fue uno de los que redactaron el actual artº 135.

            Pues bien, Pedro Sánchez, tal vez agobiado por el síndrome “Podemos” ha votado sí a la propuesta de Izquierda Plural desdiciéndose de lo que votó hace tres años a requerimiento de Zapatero, o sea, que ha lanzado una auténtica “pedrada” a su anterior jefe que, al recibirla en plena frente, ha tenido la ironía de, a preguntas de la prensa, en vez de comentar la gran o pequeña traición contestar diciendo: “permítanme una sonrisa”.

            Nadie podrá negar a Zapatero el amor que siente a su partido y la delicadeza en el trato a Pedro Sánchez.


           

lunes, 24 de noviembre de 2014

Tierra de rastrojos




No importa que no expliquen cómo van a conseguir hacer realidad su retahíla de difíciles propósitos; es lo mismo que engañen o digan la verdad; se han inventado tres o cuatro palabras como “casta”, “puertas giratorias”, “corazones viejos” y “proceso constituyente” y no hay quien los pare.

            Hay demasiados indignados, cabreados, corruptos, bancos, pobres, desigualdades, niños con pellizquillos en el estómago, nacionalidades, banderas, varas de medir, curas pedófilos y sectarismos para que una gran mayoría de la ciudadanía se agarre a un clavo ardiendo aunque pueda salir chamuscada.

            El riesgo de lo nuevo le puede a la seguridad de la miseria compartida, una incierta esperanza de que sea verdad lo que proclaman vence al rancio discurso del continuismo, lo joven gana a lo viejo, y “Podemos”, guste o no, sea criticado o bendecido, avanza en las encuestas arrollando la ancianidad de ideas.

            Cada vez queda menos tiempo para que parte de la ciudadanía introduzca su voluntad política en forma de candidatura en una urna, y ellos, el personal de “Podemos” avanza de norte a sur y de este a oeste; presiento que el ciudadano, digamos que normal, no va a votar a los que andan a la gresca por todo menos por él; con ello no afirmo que los de Pablo Iglesias lo vayan a hacer, pero y si suena la flauta de la casualidad.

            Lo cierto es que hoy me he desayunado con una encuesta de Sigma-2 -sus sondeos tienen un buen índice de eficacia- que afirma que “Podemos” se convertiría en la primera fuerza política si hoy se celebraran elecciones, seguida de PP, a mayor distancia PSOE, y tras ellos IU y UPyD serían formaciones caminando a la deriva.

            Presiento que no es la formación “Podemos”, puramente en sí, la causante de que este sondeo pueda convertirse en realidad, sino el atasco de las fuerzas políticas consolidadas y su chalaneo entre ellas mismas la que puede hacer que el cambio político en España sea total.

            Tampoco se trata de ir con una lupa detrás de Errejón para saber de su corruptela o enchufismo (pecata minuta desde los tiempos del franquismo) o de intentar elaborar un grueso dossier sobre ciertos dineros de origen iraní y/o venezolano que ayudaron en su día al grupo que se mueve alrededor de Pablo Iglesias; no, no es nada de eso, pudiera ser que el pueblo español haya entendido que el país se ha convertido en una tierra de rastrojos que hay que quemar para que una nueva semilla germine, aunque algunos que no tenemos nada que ver purguemos también nuestra omisión con la justicia y la dignidad que toda persona merece.



           

domingo, 23 de noviembre de 2014

Disposición transitoria cuarta




Por aquello de los pactos para que el PNV votase sí a la Constitución Española, se incorporó  a la misma la “disposición transitoria cuarta”, que en su apartado 1) dice así:En el caso de Navarra, y a efectos de su incorporación al Consejo General Vasco o al régimen Autonómico vasco que le sustituya, en lugar de lo que establece el artículo 143 de la Constitución, la iniciativa corresponde al Órgano Foral competente, el cual adoptará su decisión por mayoría de los miembros que lo componen. Para la validez de dicha iniciativa será preciso, además, que la decisión del Órgano Foral competente sea ratificada por referéndum expresamente convocado al efecto, y aprobado por mayoría de los votos válidos emitidos”; pero no por ello el PNV votó sí a la Constitución.
            Mediante esta Disposición 4ª, Navarra puede ser incorporada a régimen autonómico de Euskadi si así lo aprobase el gobierno navarro y el mismo pueblo en referéndum obtuviese una mayoría simple. Vamos, que los navarros, privilegiados con su régimen foral económico, podrían pasar a ser vascos en un santiamén según la correlación de fuerzas políticas que existan en su gobierno autonómico y el soplo del viento nacionalista que en esos momentos corra por el pueblo navarro.
            El último sondeo realizado sobre intención de voto en Navarra ha dado el siguiente resultado: “Podemos”, sin saber el nombre del candidato, se convertiría en la primera fuerza política con 19 parlamentarios; en segundo lugar se situaría Bildu con 11 escaños, seguido de la formación nacionalista Gaeroa-Bai con 4 de ellos. Unión del Pueblo Navarro (UPN) bajaría a 8 parlamentarios, seguido del Partido Socialista Navarro con 5 escaños y tras ellos una rociada de minipartidos con muy escasa representación, entre ellos el PP. Solamente con los votos de las dos primeras fuerzas, “Podemos y Bildu”, por mayoría simple se podría convocar un referéndum para anexionar o no Navarra a Euskadi.
            Por Navarra son todos conocidos en sus señas de identidad, a saber, los hay que desean seguir siendo navarros (UPN, PP y PSN) y los que prefieren ser vascos (Bildu y Gaeroa-Bai); lo que no se sabe es lo que piensa el colectivo de “Podemos” respecto a su apuesta autonómica, por lo que en el supuesto que dicho sondeo se convierta en realidad, mucho me temo que, dadas ciertas simpatías de Pablo Iglesias hacia formaciones abertzales, Navarra podría convertirse en la cuarta provincia de Euskadi.

            Creo que dado el deseo del PSOE por reformar la Constitución, se debía comenzar dicho proceso reformando o aboliendo la citada disposición transitoria cuarta, hecho al que se sumaría el PP de inmediato; y santas pascuas.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Pablo Iglesias se raja




Ya saben, me supongo, que Telecinco emite en la noche de los sábados “Un Tiempo Nuevo”, un nuevo programa de análisis de la actualidad y en el que se entrevista a un personaje político; por su plató han pasado Montoro, Ministro de Hacienda, Pedro Sánchez, Secretario General del PSOE, Albert Rivera,  líder de Ciudadanos y Monagos, Presidente de la Comunidad de Extremadura, éste último dio la cara en un momento complicado de su vida política.

            Pues bien para este sábado estaba programada y cerrada una entrevista al líder de “Podemos”, Pablo Iglesias, que dado lo mediático del personaje había despertado una cierta expectación.

            El tema esta cerrado desde hacía un par de meses y se había acordado que el político sería entrevistado en el plató por los periodistas Luis Herrero  y Pepa Bueno, hasta ahí la “cosa” marchaba bien, pero he aquí que en Telecinco recibieron una llamada desde “Podemos” en la que se comunicaba que la entrevista se realizaría desde la sede del propio partido, mediante plasma, y que nada más se admitiría una sola pregunta que ellos proponían y que sería pronunciada por Susana Barneda,
           
La pregunta en sí venía a ser algo parecido a “¿cómo va la elaboración del programa de Podemos?”, tema al que respondería Pablo sin admitir pregunta alguna por parte de los periodistas anteriormente citados; también comentaron con Mediaset que dicha postura no había sido tomada por Iglesias, sino por el comité o círculo central del “Podemos”; ante esta “bajada de pantalones” de Pablo Iglesias, Telecinco se negó a la propuesta.

Hace poco Pablo Iglesias sostuvo en La Sexta, lugar donde se mueve con cierto cariño, una entrevista con Ana Pastor en la que, en determinados momentos, se sintió incómodo y algo desnudo de ideas ante las preguntas, especialmente las referidas a temas de economía; ya anteriormente fue entrevistado en La Cuatro por Jesús Cintora, lugar y entrevistador donde todo es amor del bueno a su persona y se mueve como pez en el agua; puede ser que de la “charla” que mantuvo con Ana P. saliese como gato escaldado que del agua fría huye y haya pensado que a él no lo trincan más en pelotas, menos aún con el caso Errejón fresquito.

Sea por lo que sea, lo cierto es que Pablo Iglesias no es tan fiero como lo pintan, tan demócrata como dicen que es sus aduladores y que “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

¡Ay Jesús…!


jueves, 20 de noviembre de 2014

Cayetana




Son pocas, me atrevería a decir que ninguna, las personas que puedan tener el privilegio o mal gusto, vaya usted a saber, de tener dieciocho nombres, pero ella, la duquesa de Alba, los tenía; de entre todos prefirió ser conocida por Cayetana, nombre un poco fuera de lo vulgar. Pues bien, Cayetana ha muerto a la edad de 88 años, bueno dígitos, tendremos que reconocer, para una buena necrológica.

            Esto de la Casa de Alba de Tormes data del siglo XIV; intento mirar hacia atrás y me pierdo en el pasado, quiero decir que forma parte de la historia de España, guste o no a algunos, siendo la principal estirpe de la llamada nobleza muy por encima de los Borbones, incluido S.M. el Rey Felipe VI.

            Nació en una habitación del Palacio de Liria en el año 1926, y en la tarde que vino al mundo se encontraba en una reunión con su padre este trío de ases, a saber: Ramón Pérez de Ayala, Gregorio Marañón y José Ortega y Gasset, lo que viene a avalar el tronío de la familia; por cierto que en otro de sus palacios, el “de las Dueñas”, nació el poeta Antonio Machado porque su padre, que vivía en dicha “casa”, era administrador.

            Esta señora, Cayetana, era cinco veces duquesa, dieciocho veces marquesa, hasta veinte condesa y Grande de España, catorce. Vamos que no hay en todo el mundo quien supere tal “titulaje”, pero era persona y, como tal, ha fallecido.

            Quiero creer que fue por 2006 cuando el Presidente de la Junta de Andalucía Manuel Chaves le otorgó el título de “Hija Predilecta de Andalucía” y que el antiguo Sindicato de Obreros del Campo (SOC) se manifestó en contra de dicho nombramiento por considerarlo inoportuno e injusto. Tuvo Cayetana palabras ofensivas contra los sindicalistas y, tras una serie de juicios, fue condenada a pagar 6.000 euros al sindicato citado.

            Si en el pasado referéndum sobre la independencia de Escocia hubiese ganado el sí y los de la falda a cuadros hubiesen optado por una Monarquía, Cayetana, descendiente de la dinastía de los Estuardo, hubiese podido ser candidata al trono.

            No era sevillana de nacimiento pero sí de condición, y por ello fue nombrada Hija Adoptiva de “la ciudad que de basta a sí misma” y, como tal, ejerció durante toda su vida.

            Todo esto, quiero decir lo que tiene de historia de España lo respeto al máximo, a pesar de que el líder del PCE, Excmo. José Luis Centella, ha declarado, tras dar el pésame a la familia, que esto “representa lo más rancio y caduco de la historia de España”.

Así nos va.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

El candado de la Constitución




Con anterioridad al cesto de manzanas podridas, al que dedicaremos “un copo nuestro de cada día”, Pablo Iglesias el de “Podemos” -no confundir con el auténtico- ha inventado la teoría de comparar la Constitución de 1978 con un candado que él se va a dedicar a abrir; nos quiere decir el joven profesor, ya eurodiputado, que la Carta Magna española está acorazada y que no hay forma de ser cambiada.

            En parte lleva algo de razón porque los parlamentarios constituyentes, o sea, la casta, colocamos en su “cerradura” algunas claves públicas que hacen difícil un cambio en profundidad o su derogación; realmente ha sido cambiada en dos ocasiones, la primera de ella para que los ciudadanos extranjeros con residencia por este territorio pudiesen votar y la segunda de forma sibilina con un voto “secreto” entre PP y PSOE cuando aquello de Zapatero y sus recortes; mal hecho en mi opinión.

            Pero según mis cortas luces, aunque no lo discuto, pueda ser necesario un cambio constitucional, pero nunca el de convertir una Monarquía Parlamentaria en una República que es lo que realmente pretende el amigo del dócil Monedero, este que trató a los constituyentes de “tipos”.

            Preguntado al respecto sobre la posibilidad de la celebración de un referéndum Monarquía o República, el buen demagogo, porque es bueno en ese sentido, ha anunciado que él jamás convocaría dicho refrendo sino el de “mayoría o minoría de edad” de la ciudadanía española, a saber, si el pueblo español desea a alguien de sangre “azul” como Jefe de Estado o a un ciudadano de sangre roja (neoplasmo al canto del “profe”) para Presidente de la III República.

            Ese es el primer quid de la cuestión. No tengo experiencia republicana -tan solo seis cortos meses de vida-, pero algo he leído sobre las dos que han existido en España y, nos guste o no, creo que sus respectivas gestiones no fueron lo que merecían haber sido, pues hasta el mismísimo Ortega y Gasset pronunció, refiriéndose a la II República, la famosa frase: “No, no era esto”.

            Lógicamente el golpe de Estado del 18 de julio de 1936, que llevó a la guerra civil española, no fue la solución; la única que yo conozco es ese “candado”, con el que Pablo Iglesias reconoce a nuestra Constitución.

            ¿Mejorarla?, pues claro. ¿Abolirla?, creo que no.

martes, 18 de noviembre de 2014

Viejo corazón




Pablo Iglesias hace del desprecio a los demás una de sus armas políticas, sea hacia la “casta” o los “viejos de corazón”, cita de el editorial de El País del pasado lunes; y no le falta razón al anónimo editorialista que ese es uno de los tratos del que se pavonea el líder de “Podemos” y los que le rodean: desprecio absoluto hacia todo aquello que huela a la I Legislatura o la llamada Constitucional que abarcó los años 1977 y 1978.

            Sí es cierto que los corazones envejecen, que las arterias se endurecen, que son muchos los que dejaron de latir y que pertenecían a aquella época que él desea convertir en maldita y cómplice de la corrupción que asola a nuestro país, pero un servidor, uno de los que apretaba el botón que fue aprobando uno a uno todos los artículos de la actual Constitución desde la bancada de UCD, aunque viejo y debilitado por la edad no permite que uno de los beneficiados del “candado” (algún día escribiremos sobre ese nuevo invento demagógico del profesor universitario) se mofe e insulte a los que tuvimos la inmensa suerte, hoy convertida en pecado mortal por tal mequetrefe de la política, de haber sido protagonistas directos y responsables del cambio de la Dictadura a la Democracia, por muy deteriorada que hoy esté y que ellos, extrema izquierda camuflada, junto a la extrema derecha, que existe entre bambalinas, desean que vaya a peor para de ese drama obtener pingües beneficios.

            No sé lo que pensarán mis antiguos compañeros políticos que pertenecen, pertenecemos, a la Orden del Mérito Constitucional por nombramiento de Su Majestad El Rey, de esta amalgama de insultos con los que día tras día la mayoría de los tertulianos de La Cuatro y La Sexta somos calumniados, pero yo, aunque viejo en edad mi corazón y joven, muy joven en dignidad, no tolero que esos mercachifles del honor se ceben en aquellos que dimos, junto al pueblo español, un régimen de garantías y libertades que concede a estos tipos que juegan a la demagogia de acusar con el dedo a hombres y mujeres como responsables de los males que asolan al pueblo español.

            Sé que la libertad de expresión, la que conseguimos los del “viejo corazón”, les permite decir calumnias que, edulcoradas en la generalización, escupen cuando les viene en ganas; esa misma libertad es la que a mí me hace decir lo anterior y lo que venga, pues no me voy a quedar con los brazos cruzados y la mente en blanco mientras el tic-tac, con arritmia o sin ella, siga funcionando.

            Que ya está bien, demagogos de nuevo cuño.



lunes, 17 de noviembre de 2014

El disco rayado de Pablo Iglesias


El eurodiputado Pablo Iglesias, que también viaja con dinero público al igual que los de la “casta” y cobra más que ellos, ya es Secretario General de “Podemos”, esa formación política que pretende, y es normal, asumir el poder total en España; para ello cuenta con una especie de Comité Nacional de su cuerda, y ya ha apartado del “círculo de oro” a algún que otro díscolo que pudiera hacerle algo de sombra: hechos propios de los de siempre.

            Conozco a cuatro mujeres que llevan por primer apellido Pastor: un auténtico póquer de damas: la Pastor ministra que, aunque sea de la casta, nadie ha podido jamás lanzarle el más mínimo chinorro; la Pastor periodista, que inquiere a los entrevistados a una velocidad supersónica que da vértigo; la Pastor de Fb de la que últimamente sé poco, hoy la llamaré para saber algo de ella; y la Pastor-a, esa buena mujer que me soporta y con la que cometía incesto porque era y sigue siendo amante, esposa, madre e hija.

            Ayer, la segunda Pastor, la periodista, intentó mediante una entrevista televisiva intentó desmontar el mensaje repetitivo y telemático que puede pasaportar a Pablo Iglesias a La Moncloa; en parte lo consiguió, pero un buen sector del disco que repite una y otra vez con soltura quedó intacto y puro como una patena.

            El señor Iglesias se ha aprendido de memoria el rollo que está bien adornado de cierta poesía realista, sensible a los sentidos y demagógica en ocasiones; y lo lanza una y otra vez, ya saben: la casta, las puertas giratorias, el cesto de manzana, el miedo y la sonrisa, la jubilación a los sesenta años de edad, la nevera llena de alimentos básicos, la posible expropiación de viviendas vacías con algunas variantes, la centralidad de su programa (?), el referéndum sobre la mayoría o minoría de edad del ciudadano, ya saben: que si la sangre azul o roja, o sea: monarquía o república, salida de la OTAN, cierre de las bases de Morón y Rota, salida del euro y el impago de parte de la deuda.

            Este es en resumen su programa, su tostón, su disco que, por repetitivo, se ha convertido en rayado. Como profesor que es, sabe muy bien lo que es pedagogía política que, entre otras cosas, es repetir hasta la extenuación lo que numerosos españoles desean escuchar; pero qué quieren ustedes que les diga, pues que mejor lo dulce que lo empalagoso y más gratificante un beso que un pesado sobeo.

            Ahora, metido ya en la arena política, don Pablo tiene que explicarse para que lo comprendamos, pero claro es que esto de la política puede ser todo menos claro.


domingo, 16 de noviembre de 2014

El dilema




Como no hay bastante con la que está cayendo, en esta tarde gris en todos los sentidos he visto una soberbia película de título “El dilema”, dirigida por Robert Redford, que trata sobre un hecho real de corrupción  sobre ciertos programas de televisión acaecido en los EEUU; el film, aparte de recrearme en lo que es el buen cine, ha conseguido que no diera la cabezada de rigor que hoy, para más inri, me era totalmente necesaria.

            Sé que un columnista no debe decir que hay días en que esto de escribir se convierte en un auténtico tormento; por razones que tan sólo a mí incumben no tenía previsto situarme delante de este viejo Sony para noticiar lo que todos saben: que España va mal y que puede ir peor.

            Así que recogidos mis ojos con sumo cuidado, los he vuelto hacia mi interior y, durante un buen tiempo he intentado no mirar lo exterior sino buscarme dentro de mí: uf, el resultado ha sido espantoso.

            Viejo, achacoso, las piernas y pies sin obedecer en condiciones las órdenes del cerebro, sin musculatura alguna, buscando algunos órganos de mi cuerpo que desaparecieron tras intervenciones quirúrgicas, fumando sin parar con ganas y sin ganas, abúlico, con agudos dolores que solamente pueden ser aliviados con parches de morfina que no uso (el alcohol me alivia bastante) y casi solo; (acabo de recibir un mensaje de una amiga de Fb, María Flores, que anda preocupada por mi tenue silencio o mi débil escritura, gracias te sean dadas).

            De cuello para abajo estoy inservible; hacia arriba, exceptuando una buena sordera, estoy fenomenal. Y eso es lo malo, algunos dicen que es buenísimo, que me encuentro en condiciones: las viejas neuronas funcionan a la perfección y sin ser un superdotado podría afirmar que mi inteligencia marcha normalmente. Lo recuerdo todo, no existe nada, a excepción de Dios, que haya desaparecido desde mi infancia.

            Esta anomalía de seguir pensando y memorizando, de saber lo que se acerca y se aleja no creo sea envidiable por nadie; y ello porque uno, por esa jodida forma de ser, tiende a ver casi todo de color gris plomo.

            Lo que sucedió tiene el mismo remedio que lo que va a suceder, o sea, ninguno; y ya tan sólo queda el presente, y aunque exista el famosísimo “carpe diem”, comienza ya a no servir de consuelo.

            Muy de tarde en tarde, una sonrisa brota y consigue dulcificar mi existencia.

            Ustedes perdonen el llanto, pero lo descrito es mi dilema de hoy, además de intentar buscar al Dios perdido.


viernes, 14 de noviembre de 2014

El golpe andaluz




El Tribunal Supremo de Justicia ha decidido investigar, a través del juez Alberto Jorge Barreiro, dicen que de corte progresista, a los cinco parlamentarios nacionales afectados por el sumario de la juez sevillana Alaya, ya que el TSJ ve en el mismo posibilidades provisionales de estar “pringados” en el caso de los EREs fraudulentos andaluces.

            De manera que el posible tembleque y la ingestión de algún que otro tranquilizante caerá sobre los “privilegiados” aforados señores Viera, Zarrías, Griñán y Chaves, al tiempo que sobre la dama de las tres “M”, a saber María del Mar Moreno.

            El golpe, tenga el resultado que tenga, recibido por la estructura del PSOE ha sido mayor que aquel que Paul Newman y Robert Redford le endiñaron al malvado Robert Shaw en la famosa película que lleva por título “El golpe” y que si no la han visto disfruten de ella cuando puedan, al igual que de éste que comentamos porque el final creo no será cruento y, al igual que en el film, es posible que todo quede en un morrocotudo susto para el malo de la película.

            Nunca hay que perder el horizonte de la importancia de los personajes que van a ser investigados, especialmente los señores Chaves y Griñán, los dos ex Presidentes de la Junta de Andalucía y ambos ex Presidentes del PSOE, no es pues moco de pavo la lupa que tendrá que usar el juez Barreiro a la hora de hurgar en los miles y miles de folios de la imperturbable juez Alaya de la que media España está enamorada y la otra media la odia en cantidad; para qué hablar del frotar de manos del PP y “Podemos”, y del afilar de “navajas” en el seno del socialismo.

            Las declaraciones anteriores al “golpe” del TSJ realizadas por Susana Díaz, oh Susana, y Sánchez, secretario general del PSOE, ya no pueden ser borradas de ninguna manera, de forma tal que si a través de la lupa del magistrado se viera nítidamente que algo huele a chamusquina y fuesen imputados, que no condenados, los resultados serían de escándalo.

            No llego a comprender el deseo y las prisas de sus señorías por ir a declarar cuanto antes y de forma voluntaria, pues declarar lo tienen que hacer y habrá que dejar al juez, piensa un servidor, un cierto reposo para que le dé tiempo a leer buena parte del sumario.

            Parecen tener las mismas prisas que cuando Griñán dejó la Presidencia de la Junta de Andalucía en manos de la santa catequista de Triana e hizo que un senador socialista andaluz dimitiera de la Cámara Alta y él, Griñán, por votación del Parlamento andaluz, se las pirara para esperar “aforadamente” en el Senado el fatal “golpe”.



           

jueves, 13 de noviembre de 2014

Tres días después



Tres días después de la ilegal charanga política que la Generalitat que comanda Artur Mas, y que todavía continúa, el Presidente del Gobierno de España Mariano Rajoy ha comparecido ante los representantes de los medios de comunicación para explicarles lo que, según él, ha realizado en el ejercicio que le corresponde como responsable de esta nación, al tiempo que se ha sometido a una serie de preguntas, por ciertos todas similares o idénticas, que los colegas le han espetado con gran educación (se ve que al gallego en el tú a tú le tienen cierto respeto) sobre lo acontecido por aquellas tierras de veguerías y más.

            Un servidor ha pasado un día y sus consecuencias con personajes tan singulares, aunque algo desconocidos para el inmenso cuerpo de humanos, como el poeta Antonio Enrique y el bético Manuel Martín por tierras de espárragos y otras especies más sólidas a las que, dicha sea la verdad, hemos pegado alguna que otra mordida bien rociada con el caldo de Baco; es por ello que no he llegado a enterarme de cómo la “canallesca” ha tratado al gallego que ejerce como tal y fuma puros cuando lee el Marca, cosas, dicho sea de paso, a las que tiene derecho.

            Pues bien, mi sorpresa ha sido mayúscula cuando he leído lo escrito por aquellos dóciles discípulos que fueron a La Moncloa y que se convierten en rebeldes es sus platós de televisión, emisoras de radio y prensa escrita o digital, pues la mayoría de ellos lo han puesto a parir al asegurar que no ha dicho nada de esta España, “discutida y discutible” para algunos, mas no para él.

            No piensen que me estoy convirtiendo al “marianismo”, pero es ciertamente preocupante que les parezca a los colegas poca cosa que un Presidente de Gobierno afirme que mientras él sea el responsable de esta nación, España, ésta será indisoluble ante los que desean trocearla, aunque para ello se salten la ley a la torera, cuando mira lo que son la cosas prohibieron el “arte de Cúchares”.

            Como tenemos, guste o no a los que zurran a los de la “casta”, la Constitución más garantista del “mundo mundial”, lo que falta ahora es que después de que el gobierno de la nación recurriese la consulta separatista y la posterior farsa consultiva, sea el poder judicial el que actúe si ve delito en la pasada de la Ley por el “arco del triunfo” de Artur y compañía.

            Me conformo con lo que ha dicho y hecho Mariano Rajoy, y ello porque no soy de los que desean que cuarteen a esta nación milenaria y también porque no me hubiese gustado nada, pero nada, que alguna pistola hubiese “ladrado” durante ese 9 de noviembre.

            Y por favor, si hay algún comentario, no me hablen de diálogo entre sordos y besugos.



miércoles, 12 de noviembre de 2014

Monedero y siete tipos



Hace un par de días, la mano izquierda de Pablo Iglesias, de nombre Monedero tuvo una intervención en La Cuatro de Jesús Cintora que produjo en mí un cierto malestar y, que tras sosegarme más de veinticuatro horas, paso hoy, antes de ir a Heutor-Tájar a uno de los recitales que organiza Fundación Unicaja, a comentar sin que se me haya pasado el cabreo producido por tal demagogo que engaña al pueblo.

Vino a decir el que desea ser futuro alcalde de Madrid que no era necesario cumplir la “Constitución que habían construido siete tipos” y se quedó tan pancho y no hubo tertuliano alguno que le contestase, incluido Cintora, que las más de las veces, parece ser uno más de “Podemos”.

Bien, habrá que contestarle a tan insigne político que desea gobernarnos como si fuésemos bebés, que en el año 1977 hubo unas elecciones democráticas a las que se presentaron partidos que abarcaban desde la extrema derecha a la extrema izquierda y que el pueblo, en uso de su libertad y sin pistolas por medio, dejó reducido a AP, UCD, PSOE, PCE y las minorías nacionalistas del momento; en total, fueron elegidos 350 diputados.

Los diputados, por ahora que yo sepa, no sé cuando gobierne “Podemos”, se agrupan en Comisiones de treinta y cinco miembros, y en Ponencias de siete diputados; estas ponencias son las encargadas de prefabricar las leyes que pasarán a aprobarse en Comisión y, por fin, llegarán al Pleno para su debate y aprobación final.

La Ponencia Constitucional estuvo formada por siete diputados extraídos de las urnas, a saber: Pérez Llorca, Gabriel Cisneros, Miguel H. y Rodríguez de Miñón, Peces Barba, Jordi Solé Tura, Miguel Roca y Manuel Fraga que representaban a UCD, PSOE, PCE, Minoría Catalana y AP; el texto pasó a una comisión, la llamada Constitucional, formada por 35 miembros (17 de UCD, no tenía pues mayoría absoluta el partido centrista), el texto, ya reformado, pasó al Pleno para su discusión, reforma y aprobación. Tras ello, y después de pasar por el Senado, se le entregó al pueblo español que lo aprobó en Referéndum y, más tarde, fue sancionado por SM el Rey.

Este fue el proceso que el imbécil de Monedero resume en que “siete tipos” la hicieron.

Si usted representa a “Podemos”, esta formación representa a la mentira, y por ser tan mentirosos no vaya a ocurrir que si llegan al poder la cambien un “par de tipos” como Monedero y su primo hermano.

Diga usted la verdad, señor Monedero, y no se amilanen los tertulianos ante la mentira pronunciada y que ridiculiza a todo un pueblo protagonista de un hecho histórico.

Si esas son las clases que Monedero da en la Universidad, pobre  y peligrosa generación es la que se puede hacer con las riendas de este país.

lunes, 10 de noviembre de 2014

Juan y la Ley




Escribía Cicerón: “Seamos esclavos de la ley para poder ser libres” y en otra ocasión, aseguró: “En medio de las armas, las leyes enmudecen”; dos máximas, a mí entender, que se pueden considerar verdaderas en estos momentos de confusión por lo acontecido en Cataluña el pasado día 9.

            Existen interpretaciones y valoraciones para todos los gustos, por ejemplo hay quien piensa que Artur Mas se ha convertido en el vencedor de la trifulca; otros creen que Rajoy ha estado demasiado “gallego”; los de “Podemos” hasta ahora no se han mojado como si la cosa les importara un pepino; el PSOE se cree obligado a cambiar la Constitución para mejorar, entre otras cosas, el régimen fiscal de Cataluña mediante un federalismo asimétrico, o sea, desigual; los hay que estiman que las autoridades catalanes se han burlado del Tribunal Constitucional, de la Fiscalía y del Gobierno legítimo de la nación española; se encuentran los que piensan que debían haber intervenido las Fuerzas de Seguridad para impedir esta burla a las leyes; otros creemos que han hecho muy bien en estarse quietecitas para que no existan excusas de que el verdadero orden vencerá a los agitadores del desorden constitucional; hay por el extranjero quien aconseja no invertir económicamente en España; y Rosa Díez, a través de UPyD, va a intentar llevar a los tribunales al Presidente de la Generalitat, para ver si ha cometido algún o algunos delitos de desobediencia civil a la autoridad.

            Y también existe mi amigo Juan, un hombre como tantos otros, sensato a carta cabal, trabajador cuyo sustento pende de un hilo, no sometido a las desestabilizaciones de izquierdas o derechas, que paga sus pocos impuestos porque es pecata minuta  lo que ingresa por su trabajo, padre de dos hijos a los que no les ve mucho porvenir y una esposa que realiza auténticos milagros con el dinero que, a la antigua usanza, le entrega semanalmente el bueno de Juan.

            Esto no quiere decir que Juan sea apolítico, lo que le ocurre es que acepta las reglas de juego que nos hemos dado y que hay momentos en que piensa que se tienen que mejorar mediante el diálogo, diálogo que no es una yuxtaposición de monólogos sino un con-versar con el otro para que la luz de la verdad y la igualdad resplandezca sobre las distintas cavernas mediáticas y políticas que buscan oscurecer la sensatez y la tolerancia.

            Juan es el pueblo, o sea, el que piensa por sí; el resto es la masa, o sea, el pueblo manipulado.

            Esto de Cataluña tan sólo lo puede arreglar el pueblo, el capacitado para pensar.

            En fin, ya veremos en qué queda esta maldición de querer ser lo no se es, y de aparentar una falsa democracia que se salta la ley a la torera.


domingo, 9 de noviembre de 2014

La papeleta del poeta


Viene el poeta desde el sepultado silencio de su trabajo con la papeleta del poema en su mano; viene del lugar donde los viñedos y las aulagas conjugan con las cenizas de la gran cultura masacrada una música de violines azules que derrama sus lamentos en el corazón de las tahonas.

            Vivido un tiempo de aislamiento, el poeta llega al asfalto sin alma de la ciudad, al tortuoso camino de los seres que deambulan su anonimato entre las sombras de los verticales cementos con una papeleta con inservible para construir otra efímera frontera.

            Pero el poeta ha llegado con el alma de la madre Naturaleza, con el tacto prensado en sus manos del tomillo y el romero, con la cósmica visión de las hogueras reales y con el borde de su poesía afilado en las entrañas de la postguerra incivil.

            El poeta es un río paseando por la ciudad, y a su paso, la ciudad, desde el Tabor de su pluma va a ser transfigurada para que las papeletas se conviertan en poemas; todo va a tomar belleza, latido e impulso. Sus versos, no sometidos a políticos y escaramuzas, van a hacer realidad que la Tierra sea el Paraíso perdido que tanto soñaron los que hicieron de ella un infierno de insolidaridad.

            Por las calles de la ciudad donde se amontonan cajas de cartón para que los ciudadanos depositen su voluntad adulterada, por esas calles el poeta, que ha fotocopiado mil veces su poema, va arrojando su poema que cae como hoja de otoño que los ciudadanos pisan y que ninguno de ellos se para a leer porque están ofuscados en un no sé qué de ser independientes.

            En cada poema que realiza su vaivén de caída libre están escritas palabras como amor, libertad y universalidad; y es que el auténtico poeta es un ser extraño, y por extraño también es sospechoso, y por sospechoso, aunque no se lo digan, es un terrorista del trasnochado sistema que intenta, y lo consigue, que los llamados líderes conviertan a las personas en ciegos y obedientes borregos.

            Y es que el poeta había escrito en su original papeleta lo siguiente: “Venid al río, largo o corto de mi vida, pero extenso como un suspiro de palmera en la noche del desierto. En él tendrán acogida los cantos gregorianos de las místicas clausuras, la supuración dolorosa de las putas, los ojos del pobre niño pobre y la putrefacta carcoma del poder.”