viernes, 31 de octubre de 2014

Día del Corrupto




Desde siempre, que yo recuerde, se han exaltado efemérides dedicándole un Día especial; de ellas, la que más ha cambiado de nombre aunque algunos pertenecen en el imaginario colectivo es el 12 de octubre que ha sido conocido como día de la Raza, de la Hispanidad, del Pilar, de la Guardia Civil… hasta que llego el ministro Bono y lo rebautizó como Día de la Fiesta Nacional, con lo que los amantes del arte de Cúchares se llevaron una gran alegría al confundir las churras con las merinas.

            Los que fuimos maestros de escuelas en los tiempos del franquismo estábamos obligados a escribir todos los días en la negra pizarra -en aquellos tiempos eran negras, hasta que llegaron las verdes actuales- una máxima que los alumnos estaban obligados a copiar en sus cuadernos, y que en el llamado “cuaderno de rotación” -cuaderno en el que cada día escribía un alumno y que era el que al señor Inspector le servía para observar la marcha del trabajo diario- se escribía con perfecta caligrafía y las consabidas grecas.

            Todavía circulan entre mis cuatro neuronas algunos días que el Régimen Franquista celebraba y que tenían que quedar recogidos en el consabido cuaderno; ejemplo de ellos podríamos citar “Día del estudiante caído” (9 de febrero en conmemoración de Matías Montero), “Día de la Fe” (Discurso Fundacional de la Falange) o “Día del Dolor” (Fusilamiento de J.A. Primo de Rivera), etc.; ahora tenemos dos seguidos: Día de todos los Santos y el de los Difuntos, aunque la Iglesia celebra muchísimos más que no voy a relacionar.

            La democracia que disfrutan algunos y padecen otros tienen también los suyos propios, de entre los que hay que resaltar el Día de la Constitución (6-D) que como caiga en sábado o domingo conforma con el Día de la Inmaculada (8-D) un puente festivo que viene de puta madre al turismo nacional. Las libertades nos han traído toda clase de efemérides a celebrar,  desde el “Día del orgullo gay” hasta “el de la Mujer trabajadora” que, junto al “Día del trabajo” o “1º de Mayo” va quedando  en nada por el número de parados que existen en la actualidad.

            Creo llegado el momento de crear “El día del corrupto”, como fiesta de precepto y todo para el perdón de los pecados y un firme propósito de la enmienda; es ya tan larga la ristra de chorizos que envuelve a España que el corrupto se ha ganado su día a pulso, lo que tengo en duda es si debe ser laica o religiosa.

lunes, 27 de octubre de 2014

Operación "Púnica"




Cuando creía que iba a disfrutar de una hermosa resaca tras conseguir el Sevilla F.C. el coliderato con el vapuleado Barça, me encuentro con la operación “Púnica” que la Audiencia ha iniciado por diversos feudos de Madrid, Castilla-León, Murcia, Alicante y Valencia llevándose por delante a unos pocos de corruptos políticos posiblemente al trullo y a otros pocos de corruptores o conseguidores; los hay de todos los colores aunque abunda el fuerte celestón del PP, un alcalde socialista del PSOE y algún independiente que se ha colado de rondón. Creo que es medio centenar de golfetes en una sola tacada lo que se ha llevado por delante esta primera guerra púnica; al tiempo que el señor Alcalde de Barcelona Xavier Trías, otro honorable, se ha visto sacudido por una investigación sobre unos doce milloncetes de euros que, presuntamente, parece tener en esa larga avenida que se conoce por Andorra.

            Esto huele mal; esto es España y un buen puñado de políticos que desprenden un fétido olor que impregna las pituitarias de la ciudadanía pobre, normal y decente.

            A mí, después de ti, lo que más me agrada es oler bien; es por ello que siempre llevo en mis bolsillos unos pulverizadores de plástico llenitos de colonia económica, especialmente Heno de Pravia, con la que rocío unos pequeños pañuelos blancos que, disimuladamente, me acerco a la nariz cuando diviso un par de ejemplares políticos a corta distancia de mí o cuando paso, aunque siempre procuro desviar mi ruta, por sedes de partidos que huelen mal, muy mal.

            La atmósfera se está haciendo enrareciendo, y eso que la jueza Alaya, con sus cachazas, sigue con su eterno encaje de bolillos respecto a los tristemente famosos EREs andaluces y cursos de formación, en los que estos últimos, después de que la susodicha magistrada solicitase hace unos días las actas de los consejillos de la Junta de Andalucía que, en caso de que se encontrasen presuntas irregularidades, podrían rozar a las más altas instancias de la actual Junta. Y esto sin hablar del minero y sindicalista de Asturias de la UGT que, de repente, ha cambiado el carbón por el verdoso billete.

            Así las cosas, no me extraña que Pablo Iglesias que, exceptuando su quinteto en el europarlamento, está limpio como una patena no quiera presentarse a las elecciones municipales no sea que sus alcaldes se pringuen, lo pringuen y le tuerzan ese camino que PSOE y PP, no mencionemos hoy a los Pujol, le están alfombrando para llegar a La Moncloa.

            Hasta yo, hombre de orden y desorden, estoy pensando si votarlo o no. ¡Toma ya!


domingo, 26 de octubre de 2014

La centralidad de "Podemos"




“Podemos” desea gobernar España. No sé los sondeos reales que los distintos partidos políticos tengan en sus manos con un buen tanto por ciento de fiabilidad, pero lo que sí está claro es que el cuadro de mandos de “Podemos” anda suavizando en buen parte su discurso para atraerse a ese elector moderado de centro derecha, pues al de izquierda, sea de la “casta” o no, casi lo tiene en el bote.

            Sería una pena que por cierta pelusa no atendiéramos debidamente al cambio dialéctico que se está produciendo en el seno de la formación que lidera provisionalmente Pablo Iglesias y que en un mes lo hará definitivamente a la más antigua de las usanzas, ya saben: o yo o el caos.

            De momento, “Podemos” comienza a pregonar que no es un movimiento o formación de izquierda y/o derecha, pues su electorado proviene de ambos sectores de la población; somos ciudadanos, dicen a boca llena, y no les falta razón. Inciden en la teoría de que la izquierda o la derecha fue producto de las bancadas de la Revolución Francesa donde el pueblo se sentó a la izquierda y el personal que ostentaba y defendía ciertos privilegios se situaba a la derecha; con el tiempo, aquello fue difiriendo a las distintas teorías que hoy intentan convencernos de dos sociedades ideológicas diferentes, aunque en dichas sociedades convivan revueltos ricos, menos ricos y pobres.

            Por ello la nueva apuesta política de “Podemos” es, en lugar del binomio izquierda-derecha, el arriba-abajo, o sea, los que se encuentran en lo alto del poder y machacan a los de abajo; es por ello que no reclaman el centro como punto equidistante entre dos opciones políticas sino la centralidad como un espacio de intersección de conjuntos cuyo bloque común es la inmensa generalidad de la ciudadanía.

            De momento desean quitarse de sus filas todo aquello que huela al partido Izquierda Anticapitalista, y aunque digan que es por ese rollo de la prohibición de una doble militancia lo harán porque no desean “rojos” declarados, de ahí que al alcalde de Marinaleda, que se ha ofrecido para formar parte de “Podemos”, le hayan dado una larga cambiada para que arregle sus diferencias con Izquierda Unida y batalle por el subproletariado andaluz, el mundo de los jornaleros.

            Por último ha declarado estar en contra de Monedero, su lugarteniente, que ha afirmado que en España hace falta un nuevo Robespierre.

            Vamos, que se está “moderando” para introducir en el talego votos de todas las “castas”.


sábado, 25 de octubre de 2014

Castañas




La visión de las hojas columpiándose en el salitre flotante de esta ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia hasta besar el asfalto es una de las imágenes más bellas del otoño, y lo es por ese balanceo entre caer o alzar con las que dichas hojas juegan ante nuestra vista, pero no es menos cierto que la belleza de la tristeza inunda nuestro ser si no somos algo más que un simple cartón de piedra.

            Cuando bajo por calle Libertad del perchel malagueño -donde bajo la hermosa palabra que da nombre a la triste callejuela se lee la pintada ¿dónde está?­- para adentrarme en el centro de la urbe atravesando el Puente de los Alemanes, diviso la blanca humareda que desprende el asador de castañas de Nieves, la gitana que cree en Dios más que todos los cofrades que miden su fe por el oro y la plata que soportan sus tronos, y me embarga un aroma rancio y familiar de las pilongas castañas que, introducidas en el viejo perol, me traen humos de infancia perdida y vivida por las aceras que rodean el Parque Hernández de Melilla.

            Queriendo la ciudad, a Málaga me refiero, ser una ciudad pionera en el saber, la telemática y los museos, incluido el Picasso, lo es más por la permanencia del cartucho repleto y caliente de castañas que Florencio, el hijo de Nieves, me entrega por unos módicos euros y calienta mis arrugadas manos que bendicen la tradición de mis mayores.

            Las volutas de humo, al pie de la llamada Tribuna de los Pobres, penetran, a modo de incienso de siglos, calle Compañía y se introducen en la capilla del Santo  Cristo donde los creyentes adoran al Santísimo al tiempo que entonan un Tantum Ergo con sabor a pura naturaleza.

            Son los milagros que se nos escapan si nuestro corazón no late al mismo ritmo de los pequeños detalles con los que nos encontramos a diario.

            www.josegarciaperez.es

viernes, 24 de octubre de 2014

Igualdad sin límites



Estimo que este ejercicio de llegar a la igualdad de géneros hasta límites insospechados está llegando a una ridiculez extrema; sé que la anterior afirmación puede llevarme a un buen tirón de orejas por parte de alguien perteneciente al antiguo llamado género débil, ya remontada tal barbaridad por el Diccionario de la Real Academia Española, aunque aún queda por poner en su debido lugar al neutro, que también existe.

            A falta de otras tareas más efectivas, el Consejo Audiovisual de la Comunidad de Andalucía, un órgano de extracción parlamentaria y que goza de un presupuesto de 4,5 millones de euros que no es moco de pavo, se ha dedicado durante un cierto tiempo a estudiar las cuotas de los dos primeros géneros en las noticias de la tele andaluza, y ha llegado a varias conclusiones que se las habrán hecho llegar al los parlamentarios y me imagino que al equipo de gobierno de Susana, oh Susana.

            En el informe se recoge que de cada cien personajes deportivos que se enrollan con nosotros y vosotras en dichas cuestiones, tan sólo dos de ellas son mujeres por lo que se propone que se estire el género femenino y se acorte el masculino para llegar a una relación más proporcional.

            En lo concerniente a entrevistas relacionadas con el sector económico, los hombre ocupan un total del 71% de la parrilla por un 297% de ellas; por todo ello se insta a las autoridades que a la hora de atragantarnos la comida o la cena vaya igualándose la proporción de ambos géneros, aunque se sigue haciendo mutis por el neutro del que nadie habla.

            Sobre el sector político no existe mención alguna tal vez porque ella, Susana, oh Susana, acapara la tira del minutero mientras que Juanma o Bonilla o Moreno, tres nombres del “líder” andaluz del PP pues sus militantes no se han puesto de acuerdo en cómo se debe llamar para ser conocido, alcanza un lugar obsoleto de presencia mística tal vez, ya decía, por la difuminación sensorial de su nombre y apellidos.

            Cuando los euros se los gastan en estas memeces, con perdón, en la copla, ay la copla, barren las mujeres de lo que me alegro tela marinera, mientras que el neutro va avanzando paulatinamente.

            Bueno, y qué, me pregunto; pues nada, escribo lo anterior para tenerles informados.

jueves, 23 de octubre de 2014

Los Dalton cabalgan




No me refiero a los músicos, sino a los verdaderos Dalton, a saber: Bob, Emmet, Ben y Gary, unos forajidos que al estilo de los James y los Younger asolaron el viejo oeste asaltando trenes y bancos, no deja de estar mal lo de los bancos dadas las cosas como están, y dejando en su caminar de ladronzuelos algún que otro fiambre por el camino, por cierto que los nuevos Dalton han dejado a más de un preferentista medio carcomido por la avaricia de unos pocos.

            Padecemos una nueva cabalgada de los hermanos Dalton por los páramos donde usted y yo, o tú y yo, escribimos poesía y, de vez en cuando, con cierto soplo de locura nos salimos de lo sensiblemente cotidiano para degustar algo más de lo puramente normal, póngase por ejemplo un sencillo arroz a la cubana.

            De este andar pobretón por el mundo se nos escapa en el día de hoy el ex-honorable Jordi que ha pasado a jubilado, y a partir de mañana cobra la pensión máxima consistente en dos mil quinientos y pico de euros (comprenderán ustedes que en estos momentos ando sujetándome la bartola a fin de que el bajo vientre no se descompense).

            Los Pujol, que quede claro que no son los Dalton, llevan cabalgando, presuntamente, por la muy ilustre y honorable Cataluña “asaltando” con algo superior al ya famoso 3% hasta que la novia del mayor de los hermanos, señor Oleguer, comenzó a soltar lastre, y jueces y fiscales, por fin, se pusieron a trabajar para poner una miaja de orden en este trasvase de euros de ida y vuelta a paraísos fiscales desde que Maragall dijese en el Parlament algo sobre ese tanto por ciento y el resto de partidos sin excepción alguna, CiU, PSOE, PP, Esquerra, etc. asintieran con la cabeza y permanecieran mudos.

            Mientras este fregado parece no importar en demasía, llegan los Rato, Blesa, V. Zapatero, PSOE, IU, UGT, CCOO a chupar del bote de las famosas tarjetas, mientras Nicolás (20 años tiene la criatura) consigue que el Rey Felipe VI se cuadre ante él o viceversa, y se cachondee de todas las medidas de seguridad de la Casa Real.

            Y de repente, el pepero de Acebes, para más inri, parece, también presuntamente, haber untado con más de medio millón de euros al azote de todos y todas, don Federico Jiménez de los Santos, para una pequeña compra de voluntades. A todo esto la juez Alaya, mientras imputa a Pastrana y Fdez Sevilla, antiguos capos de la UGT de Andalucía, tiene que nombrar testigo protegido, al mejor estilo de las películas sobre la mafia, a un señor cuyo nombre omito para que pueda escapar de un posible ajuste de cuentas.

            Y sin embargo, todavía existen algunos que les sorprenda que Pablo Iglesias pueda ganar las próximas elecciones con el permiso de Echenique, su compañero de “círculo”.

miércoles, 22 de octubre de 2014

El toque de Susana a Pedro



Susana, oh Susana, Presidenta de la Junta de Andalucía ha dado un pequeño toque de atención a Pedro, Secretario General del PSOE, su niño preferido y al que aupó a llevar las riendas del Parido centenario, aunque contando en buena parte con ella.

            Susana, que por cierto aún no ha ganado ninguna elección ya que su asunción a los cielos de la Tierra de María Santísima se debe a la escapada de Griñán al paraíso del Senado, es la que manda y ordena en el PSOE porque la organización andaluza es multitudinaria y obediente a la princesa de Triana.

            Susana, bética y catequista que fuera, le ha dado un pequeño tirón de orejas a Pedro por algunas de las barbaridades que este ha largado en esos momentos de sopor que todos, unos más  otros menos, alcanzamos cuando deseamos superarnos a nosotros mismos sin tener en cuenta que estamos constreñidos por nuestra particular forma de ser.

            Una de las actuaciones de Pedro que no ha gustado a Susana fue su intervención, a salto de mata y voto, en el programa Sálvame y así se lo ha hecho saber; la segunda metedura de pata de Pedro fue la de prometer funerales de Estado para las víctimas de la violencia de género por parte del machismo más ordinario; y ya la tercera, la que parece ser que ha enfurecido a la madrina de Pedro es cuando éste a pregunta de un periodista, ha asegurado que él, en caso de llegar a gobernar España, suprimiría el Ministerio de Defensa, pensando, quiero creer, que con los policías municipales tenemos suficientes argumentos para defendernos de un posible ataque del exterior.

            Pero en el fondo lo que más molesta a Susana de las cosas de Pedro es su ambigüedad con el “caso” catalán y su ya pesada promesa de reformar la Constitución sin decir por qué, para qué y cómo, a no ser, piensa Susana, que para endulzar el sueño de una Cataluña con más privilegios que el resto de las demás Comunidades, incluida Andalucía.

            Por todo ello ya se habla de que Susana, oh Susana y su misterio absoluto, está preparando su desvío hacia la política nacional para alcanzar por las buenas ese cielo que “Podemos” desea conseguir por asalto.

domingo, 19 de octubre de 2014

De versos por Bailén



No soy muy amante de poner adjetivos a los sustantivos, hasta llego a creer que restan fuerza y sentido al mismo; de tal forma que si dijese que “ella” es una “mujer estaría casi todo dicho, aunque se pueda añadir que es bella, hermosa, inteligente y con estilo.

            Exactamente igual me pasa con los poetas, pues estimo que si afirmo que Antonio Hernández es un poeta, ya está todo pronunciado; pero claro que ya hubiese terminado este “copo” medio poético y medio humano, mas no caeré en la tentación de introducirlo o asignarlo a una determinada generación de vates, menos todavía a una corriente de las muchas y variadas que se dieron, se dan o seguirán dándose por determinados y empollones críticos literarios, a saber: novísimos, nueva sentimentalidad, diferencia, social, etc., porque entonces pasaría a formar parte de un grupo, a veces, montón de poetas.

            Por escribir algo sobre él en relación con su poesía, aparte de la ristra de Premios que tiene, entre los que destaco el de la Crítica Nacional en dos ocasiones (él y Caballero Bonald son los únicos que han hecho bis), el reciente de Poesía Nacional o el “Elio Antonio de Nebrija” de las Letras Andaluzas”, por escribir algo, decía, me atrevería a afirmar que el poeta Antonio Hernández ha entendido a la perfección que la Poesía es música, además de un mundo completo de realidades, artificios, sentimientos y creación, pero vuelvo a repetir, y lo seguiré repitiendo mientras siga tecleando el tiempo que me quede, poesía es musicalidad que entra por los sentidos y se instala y desparrama sensorialmente en el alma del lector o lectora.

            Antonio tiene sus preferidos, pero él es una isla aparte, un poeta único que vive su soledad acompañada con su particular fábrica de crear milagros, porque me olvidé decir, creo, que la poesía, además de música, es también milagro.

            Aunque renqueando de este pie izquierdo que medio arrastro me voy a apoyar en él, a modo de bastón, para pasar un buen día y noche de felonías de poetas porque como escribió él un día en una breve introducción de un cuadernillo de versos que publiqué: “… El vino y la mujer, dos venenosos licores incapaces de apagar la sed de ponzoña y luz que devora al poeta. Al de verdad, naturalmente, al que apostó por el demonio. El otro, como se sabe, es el abstemio bobón que en cuanto puede se pasa al bando de los ángeles”.


sábado, 18 de octubre de 2014

Buena noticia




No es que desee imitar a mi buen amigo y periodista Manolo Montes, aunque otro gallo me cantaría si así lo hiciese, que semanalmente publica una columna que tiene por nombre “La buena noticia” y con ella alumbra con un rayito de sol, la más de las veces con una vivencia personal, esta sociedad de tinieblas en la que nos movemos, no es por eso, que quede claro, sino porque entre hoy y mañana se podría anunciar que Teresa, la auxiliar de enfermería que voluntariamente atendió a los dos misioneros fallecidos por el maldito Ébola y quedó ella infectada por su virus, ha superado la cercanía a la muerte y anda columpiándose camino de la vida; si a ello le añadimos que los cuatros ciudadanos que estaban bajo vigilancia por el mismo “bicho” han dado clínicamente negativo, podríamos inferir que nos encontramos ante una buena y gran noticia.

            La sociedad española, en mayor o menor medida que otras colmenas humanas, estará cuarteada entre los que atribuyan tan magnífico anuncio a las oraciones de los creyentes, a la potra del gobierno de España, al propio tesón de Teresa por salir adelante o a la gran labor del equipo médico que ha asistido a la amita del sacrificado Excálibur.

            Parece ser, según me cuentan, que ahora es el momento en que el principal partido de la oposición, el PSOE de Pedro Sánchez, va a pedir que la ministra de Sanidad Ana Mato dimita o sea cesada por el Presidente Rajoy, al tiempo que se supone que no hará falta petición alguna para que el Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, el que dijo, quiero creer si no recuerdo mal, que Teresa había mentido, debe coger las de Villadiego e irse a vivir con lo que tiene, ya que dijo que tenía la vida resuelta.

            Como no soy partidario ni partidista, y por ello creo no ser sectario, no me parece mal ni bien, sino todo lo contrario (vamos, que me da igual), que la Mato se vaya a su casa conduciendo el famoso Jaguar; y al tiempo que afirmo lo anterior, no se me caen los anillos por decir que la labor de Soraya, “la vicetodo” del Gobierno, creo que ha sido magnífica.

            Dicho lo anterior, creo, si todo lo anterior se convierte en una bendita realidad, que podamos alzar una copa brindando por la vida; me adelanto con un chin-chin de esperanza.

viernes, 17 de octubre de 2014

Payá



Payá, no confundir con Pérez Payá, fue jugador del Sevilla F.C durante las temporadas 1955-56, 56-57 y 57-58; más tarde fichó por el Levante en el que en un partido de Copa con el Gijón, temporada 1959-60, tuvo una gravísima lesión con fractura de tibia y peroné en un encontronazo con el portero adversario que le retiró de los campos de fútbol en los que se había iniciado como internacional juvenil con la selección española, aunque antes, con la edad de 12 años, era conocido en el patio de recreos del Colegio de La Salle de Melilla por las reglamentarias botas de fútbol que se deslizaban por el duro asfalto de cemento del citado centro escolar.

            Payá, Ismael de nombre, era primo hermano de “la Pastora”, mi esposa, Payá de segundo apellido, y compañero mío del Colegio Ntra. Sra. del Carmen de la ciudad española del Norte de África antes citada.

            Payá fue el que me hizo sevillista, porque un servidor, maestro de escuela de los de antes -sin desmerecer a los de ahora-, no podía gastarse ni una jodida pela en cosas de fútbolería y él, como buena persona que era, me pasaba de gorra al Sánchez Pizjuán y ya me hice sevillista hasta la muerte.

            Una vez retirado del fútbol, Payá se dedicó a lo que se dedicaba buena parte de los nacidos en Ibi (Alicante), a la heladería, mientras el resto lo hacía a la juguetería. No existe casa en España donde un chavalín no haya pasado el tiempo con un cacharrillo de Ibi ni localidad española en la que no hubiese una heladería llamada La Ibense, una de esas la instaló él, Payá, con sus ahorros futboleros en la calle Mármoles de Málaga.

            Buena persona, honrado por todos los poros de su cuerpo, amable y sencillo, le gustaba hablar de los tiempos en que Helenio Herrera fue entrenador del Sevilla F.C., y jugaba con Ruiz Sosa, Achúcarro, etc.

            Últimamente nos veíamos los sábados con un grupo de amigos para echar una partida de póker normal, o sea, sin jugarse muchos cuartos, pero con una buena merienda de por medio.

            Hoy se nos ha ido este buen hombre y amigo. Ha descansado de sus últimos meses de grave enfermedad. Una sencilla corona, además de la familiar, acompañaba su cadáver: “De tus amigos de póker”.

            No iba yo a escribir hoy de Blesa o Rato, cuando Ismael Payá, ciudadano libre y normal, ha llenado este día mi corazón de paz, no exenta de cierta tristeza.


             

jueves, 16 de octubre de 2014

Por escribir



Llegado ya el tiempo que uno se fija más en las necrológicas que antaño, y que cuando no es un día es al otro que se nos va un amigo o amiga, un familiar, vecino o alguien simplemente conocido, se para a pensar por qué esta manía de escribir todos los días y perder tiempo, aunque se gane coco.

            Por dinero desde luego que no, pues si fuera por el vil metal que tanto agrada a la panda de las famosas tarjetas estaría ya forrado, y suponiendo que lo estuviese de qué puñetas sirve cuando la parca se ve como algo próximo y agradable si no viene a mala leche, con sufrimiento quiero decir.

            Si tampoco sirve para crear opinión pues los pobres aumentan en número al igual que los ricos, y la clase media, la que mide lo que gasta, se adelgaza cada vez más, habrá que convenir que esto de teclear y teclear se hace por pura vocación o por no asomarse al ojo patio y ver la ropa del vecindario tendida, visión no muy agradable por cierto.

            Pues eso, que se escribe por vocación y punto. Y no es que uno esté enviciado, o sí, vaya usted a saber, en esto del escribir sino que sirve de válvula de escape para expulsar los fantasmas que merodean alrededor de forma permanente.

            Si cae usted en la cuenta, habrá visto que aún no he escrito nada y llevo ya casi medio “copo” machacado; y es que hablar del Ébola hoy en España vuelve a tener mandanga, vamos que relatar lo del avión que ha sido intervenido en Barajas procedente de París, que nada tiene que ver con los misioneros, no es cosa baladí pues en él uno de los pasajeros, habitante de las naciones olvidadas por Dios y el Dinero, parece que venía con fiebre y fuertes dolores de cabeza ha hecho de nuevo saltar las alarmas y dar madera de guerra a ciertas tertulias; si a ello le añadimos que otra persona ha ingresado, procedente de aquella ambulancia normal que trasladó a Teresa, en el mismo Hospital por tener fiebre, tenemos servida una docena de copos con toda seguridad.

            Uf, y con la peste de las tarjetas de Rato, Blesa y todo el arco de la ya conocida “casta”, con inclusión de sindicatos e izquierdistas, podemos escribir la tira de verdades y barbaridades de todo tipo.

            Y sin embargo, me agradaría escribir del amor o del dolor de mi pie izquierdo que me ha impedido hoy pisar el suelo; si a ello le añado que el Gran Vía está cerrado por defunción de un familiar próximo de Antonio el propietario y amigo, el día se presenta terriblemente pesado; aunque apechugue con él.



miércoles, 15 de octubre de 2014

Más Mas



Para Artur Mas no existe ley que valga o precipicio que le asuste, pues puesto a jugársela es capaz de tirarse un farol de soberbia ante un póquer legal. Dicen que Rajoy y él marchan a una confrontación total, a un choque mortal, pero habrá que tener en cuenta que aunque ambos van por la misma autopista, Artur va en dirección contraria y Mariano lo hace en la permitida, así que si se produce el desastre el único culpable será el actual Presidente de la Generalitat que conduce saltándose todos los stop habidos y por haber.

            De manera que el próximo nueve de noviembre el señor Mas se ha sacado de la chistera una especie de consulta o referéndum, más o menos ilegal, ya veremos si existen recursos para que los ciudadanos catalanes respondan a una pregunta que todavía no sabemos la que es, pero con la que intenta salvar la cara, el estropicio causado en la sociedad catalana y española y el sillón de su Presidencia.

            Con una deuda de cerca de sesenta mil millones de euros e intervenida la sede de CiU, este señor va a colocar unas urnas de cajón y a reclutar unos veinte mil voluntarios, al tiempo que verá la forma de convencer a unos ocho mil funcionarios de Cataluña, para saber -dice el Honorable- qué piensan los catalanes sobre la independencia de ese territorio entrampado hasta los huesos al que zarandea con sentimientos y flamear de banderas.

            Todo está pensado para que España, por tanto Cataluña, haga el mayor de los ridículos democráticos ante Europa y el mundo occidental; no existirá censo electoral y tampoco interventores y apoderados de partidos políticos porque estos, con buen criterio, lo han dejado en la más completa soledad, pero a él parece no importarle y yo lo veo mirándose de perfil y de frente delante del espejo de la egolatría.

            Así que resulta que si el Estado a través de sus instituciones no frena este desaguisado, podría ocurrir que si el 9-N aparece un día soleado, Miquel, por poner un nombre, podría ir de caja en caja votando y votando sin control alguno cuantas veces estime oportuno, de tal manera que podría obtenerse una participación del 130%.

            Nadie se imagina cuanto ingenio hay que tener para no hacer nunca el ridículo”, dijo alguien; de lo que se deduce que, aunque ingenioso, Artur Mas no tiene la cantidad suficiente del mismo.

            ¡Que ridículo!

lunes, 13 de octubre de 2014

De Arcos, Andalucía, es Antonio Hernández




Conocí a Antonio Hernández cuando, hace más de veinte años, un nutrido grupo de escritores, reunido en Granada creó la Asociación de Críticos Literarios de Andalucía de la que fue elegido Presidente; se configuró la Junta Directiva de la que formé parte, y Antonio creyó oportuno nombrarme Vocal Adjunto a la Presidencia; en la actualidad ejerzo de soldado raso para lo que manden.

            Entre él y yo la empatía existe “porquesí”, la más importante de las razones como en cierta ocasión, en una noche memorable, me comentase Antonio Gala; pero tengo que reconocer que, además del gracejo innato que tiene este inmenso bético, su poesía me embaucó y meció para siempre desde que una mañana recibí un poemario de los suyos, Sagrada forma, con el que consiguió su primer Premio Nacional de la Crítica.

            Y ello porque su lectura, acción que he realizado en incontables ocasiones, me llevó a la contemplación de lo que a mí me hubiese gustado escribir y que lo vi creado en el citado poemario que, junto a “Don de la ebriedad” de Claudio Rodríguez, conforman las dos grandes catedrales de la poesía española de la segunda mitad del siglo XX.

            En estos días ha recibido por su último libro Nueva York después de muerto el Premio Nacional de Poesía que se suma a su segundo galardón de Premio Nacional de la Crítica por el mismo poemario; más reconocimiento parece que no cabe, si exceptuamos que es andaluz.

            Personalmente, la poesía tiene mucho de subjetividad, creo que su poética supura Andalucía por todos sus versos, no pandereta, sino filosofía, alma y ser de lo andaluz en la más recta interpretación del hecho universal de sentir Andalucía.

            Desde aquel “Alma Mater” de su poemario Indumentaria”: “No sé cómo nos las arreglamos/ los andaluces. Nuestro sino es perder/ para seguir vibrando./ Nuestra historia un alud de distinciones rotas./ Nuestra mercadería, /una versión inútil y poblada/ del silencio inmortal…”, hasta Habitación en Arcos: “Sólo tú, gran útero, gran cuna y sonajero,/ gran placenta de todos, permaneces;/ tú, gran rueda evocando, extrayendo del tiempo/ a lo desconocido…”, pasando por Sagrada forma: “Ahora… tomo la luz, los aires,/ el sol, la brisa, el mar de allí, como quien toma/ en un domingo claro que es orilla de un dios/ la eternidad de un día de la sagrada forma.”, toda su poética es un Cantar de Cantares a esta tierra que impregna todos nuestros poros.

            No voy a mencionar todos los premios concedidos a Antonio Hernández en su faceta de poeta, novelista, ensayista y articulista de opinión, tan sólo nombraré la novela Sangrefría con la que alcanzó el Premio Novela de Andalucía.



domingo, 12 de octubre de 2014

Cambiar el mundo




Existen tres teorías, según los expertos, para intentar cambiar el mundo: la primera de ellas es mediante la revolución (política), la segunda es colocando al lado de instituciones ancestrales, otras modernas de forma que los individuos de las primeras den el salto a las segundas (misionera), y la tercera es la que defiende que cambiando al hombre se puede transformar la sociedad (humanismo, quien lo desee puede colocar detrás de dicho concepto los adjetivos que estime oportuno).

            Se cuenta que un padre fue al internado donde estudiaba su hijo para recogerlo y saber de sus calificaciones. Resultó que al joven lo habían cateado en Geografía, y el padre se enfadó lo suyo; el chaval porfiaba lo de siempre, o sea: que él había estudiado lo y que el examen lo había hecho bien, pero que el profesor lo había “tomado con él”. El papá de la criatura estaba leyendo una revista y se encontró en una de sus páginas un mapamundi; harto del hijo, arrancó la página en cuestión y la rompió en más de cincuenta trozos, hecha la operación se la entregó al hijo y le dijo cuando hayas recompuesto el mapa del mundo me vuelves a hablar al tiempo que le entregó papel celo, y siguió con la lectura.

            No habían pasado más de cinco minutos cuando el hijo le entregó el mapamundi totalmente restaurado, el padre se sorprendió y comentó: “mañana volvemos al colegio para entrevistarnos con el profesor”.

Pasados otros cinco minutos, el hijo le dijo: “perdona papá, te he engañado, resulta que en el envés de la página había la imagen de un hombre y lo que he hecho es pegar la figura de él y, como resultado, el mapamundi se ha recompuesto”.

O sea, lo que quiere decir la anécdota es que si se consigue recomponer al hombre roto por distintas situaciones, éste puede cambiar y no quedarse en ese cambio sino llevarlo a sus círculos más próximos para que también puedan se capaces de transformarse.

Aunque algo utópica la historieta, no me parece imposible que mediante la captación de líderes, centro de pequeñas constelaciones humanas que giran alrededor de su personalidad, se pueda llegar a ir transformando una sociedad que, por egoísta y/o conformista, no nos gusta.

Todo es cuestión de creer que si a las personas se les dan los instrumentos necesarios, el principal el humanismo mediante la formación, la sociedad puede ir a mejor.


sábado, 11 de octubre de 2014

El rácano de Blesa



A veces los hechos insignificantes marcan a fuego la personalidad de un ser, caso de Miguel Blesa, Rodrigo Rato y un largo etcétera de todos y todas aquellos chupópteros y chupópteras que cabalgaron, bebieron, comieron, cazaron, viajaron, se cortaron el pelo, maquearon… con unas tarjetas opacas de las que se beneficiaron a nuestra costa y esperamos que paguen por el uso y abuso de ellas con algún tirón judicial y la devolución de la pasta.

            Toda la gama de la sociedad civil forma parte de esta cadena de sinvergüenzas, y así tenemos políticos del PP, PSOE e IU, sindicalistas de UGT y CCOO, representantes de la patronal y algún que otro fantasma ya jubilado y que ha aparecido cuando nada se sabía de él, caso de algún ex ministro de los tiempos de Felipe González.

            Unos más y otros menos, pero a excepción de tres beneficiados por la trincalina que no hicieron uso del chollo inventado, el resto, en mayor o menor medida, expropiaron los dineros de otros en chanchullos de todas las especies.

            Sin embargo, como decía al principio de este “copo”, existen actos que definen a una persona con tan sólo detenerse un poco a pensar, ejercicio éste que no se realiza con la prolijidad deseada; como va apareciendo en toda la prensa, sea impresa o digital, la ristra de productos que estos depredadores trincaron, del estudio de ella se pueden extraer certezas de cómo pueden ser la gentuza relacionada, y así tenemos a Rodrigo Rato que en una noche loca, o quizá no fuese con nocturnidad, dilapidó más de 3.000 euros opacos en bebidas alcohólicas, nada que ver con el gran muñidor Miguel Blesa que abonó con la dichosa tarjeta la cantidad de 0,25 céntimos de euro por una llamada telefónica desde una cabina.

            Por ese instante de racanería se le podrían atribuir los epítetos de mezquino, cicatero, miserable, tacaño, avaro, roña, usurero,  manicorto, apretado y ruin; por todo ello, no es de extrañar el caso del robo de las preferentes a tantos santos inocentes.


           

viernes, 10 de octubre de 2014

Las cosas del Barça




Cuando todo parece indicar que Artur Mas va a arrojar la toalla sobre el esperpéntico “derecho a decidir si Cataluña es un Estado independiente”, nos llega la Junta Directiva del Barça para decirnos que se apunta a semejante carro.

            Hay veces, más de diez o doce, que me escabullo a la hora de opinar entre una selva de “sí estoy de acuerdo, pero…” o “no estoy de acuerdo, pero…”, y así voy salvando algunos obstáculos que se pueden presentar sobre una opinión clara, concreta y concisa.

            No es este el caso que hoy nos ocupa, aunque ya sabemos que durante muchísimo tiempo se ha dicho o hemos afirmado que “el Barça es algo más que un club”, pero nunca se ha definido lo que tenía de más.

            Su Presidente señor Bartomeu, en nombre de la Junta Directiva, ha enviado una carta a los componentes políticos y sociales de la Mesa del Pacto en la que afirma que el Barça, institución catalana y catalanista, asume el proyecto soberanista e independentista de la Generalitat de Catalunya.

            Ignoro si dicha decisión le traerá beneficios a ese conjunto de magníficos jugadores que conforman uno de los mejores equipos de fútbol a nivel mundial -el segundo después del Sevilla F.C.-, pero de lo que cabe la menor duda es que cuando veamos jugar y hacer virguerías a Messi e Iniesta, que no son catalanes, tendremos la impresión de estar viendo al Manchester City o al Chelsee.

            ¿Es que todos los socios del Barça son independentisas? Si suponemos que sí, no tendría nada de extraño que veamos un ondear de banderas españolas de manos de los aficionados de otros equipos españoles, cuando los once diablos azulgranas salgan a cualquier campo de fútbol, y con ello se logrará un enrarecimiento político de lo que debe ser sencillamente fútbol y más fútbol.

            ¿Ha solicitado permiso el señor Bartomeu a las miles de peñas “catalinas” que existen en toda la geografía española en la que sus socios, andaluces por ejemplo, defienden el fútbol por encima de banderías políticas?

            Mal asunto y pésima decisión la tomada por el señor Bartomeu para escarnio de un buen amigo mío que, hasta hoy, ha defendido con uñas y dientes al Barça frente al todopoderoso equipo de don Florentino y que ahora, para más inri, tendrá que partirse la cara por tamaña decisión.



miércoles, 8 de octubre de 2014

Excalibur




Fue en 1960, durante el humilde viaje de bodas de la “pastora” y un servidor, cuando compramos nuestro primer perro, policía auténtico, al que “bauticé” con el nombre de Curro en honor de un alcalde fascista que hizo me pusiera de rodillas y jurar los Principios Fundamentales del Movimiento Nacional; buena parte del pueblo lo sabía, el Regidor desde luego, y yo disfrutaba cuando lo llamaba por la calle Mayor al grito de: “Curro, sinvergüenza”. Años más tarde, muerto Curro “el perro”, nos hicimos de un pekinés cruzado, chato y feo al que colocamos el nombre de Yanko; eran los tiempos en que el Betis tenía en su plantilla a un jugador de nombre Yanko Dauzik, y como soy sevillista hasta la muerte, con perdón, jugué un ratillo.

            Trece años nos duró una preciosa pekinesa enana que llamamos Bolita, famosa pero aventurera pues aunque quisimos en ocasiones cruzarla con los más selectos de su raza, la muy puñetera lo hacía con el primer vagabundo que aparecía a la vuelta de la esquina; ya ciega, la tuvimos que sacrificar en una clínica veterinaria, y lloramos.

            Pero nuestro gran y último perro fue Gersom, mi perro de las noches amarillas, un pastor alemán de pura cepa que murió bajo las ruedas de un camión en una noche aciaga y al que dediqué un “copo” el día 11 de diciembre de 1997, escrito que consta en un libro de selección de columnas de nombre “El Copo” y en la que, entre otras frases decía la que sigue: “No sé decir o expresar que se ha muerto mi alma esta mañana de diciembre un poco más que ayer. Respiro menos, suspiro más y lloro algo mientras tecleo esta columna de amistad…”. Y se acabaron los perros en casa.

            Con todo lo anterior intento decir que amo a los animales, especialmente a los perros y comprendo, en parte, al marido de la auxiliar de enfermería al que el maldito Ébola ha salpicado en un descuido, cuando ha solicitado a nivel mundial que no sacrifiquen a Excalibur, su perro, que ha convivido con Teresa durante la incubación del virus.

            A él, lo entiendo algo, pero al  resto de personas que, cientos o miles o cientos de miles se oponen al sacrificio de Excalibur, perro que como todos pegará sus buenos lametones y efectuará sus defecaciones, no los llegaré jamás a comprender porque la posibilidad, solamente la posibilidad de que el animal pueda transmitir la epidemia, hace necesaria dicho sacrificio aunque lo haya decretado la ministra Mato, que no, aunque Pérez Reverte haya salido con una de sus originales ocurrencias.

            Dispuesto quedo a recibir toda clase de mensajes.


martes, 7 de octubre de 2014

Carroñeros



Eso del “todos a una” cuando es necesario tranquilizar a la sociedad no se da en España; sin embargo, el “todos a por una”, caso de la Ministra de Sanidad, es una realidad en estos momentos de angustia. Y en verdad la señora Mato ya tenía que haberse ido a su casa desde el día que apareció aquel cochazo en su garaje y se quedó como si nada.

            Pero ahora, con la penúltima plaga sobrevenida, la del Ébola, no es cuestión de pedir que rueden cabezas, sino de buscar alguna solución si la hay y de intentar sembrar una cierta tranquilidad en la ciudadanía, y dejar hacer a los que deben saber algo, aunque sea poca cosa de esta nueva enfermedad o epidemia, me refiero al personal sanitario.

            El otro personal, el formado por políticos y periodistas que nos aturden en sus charangas partidistas por tertulias televisivas, el que debería informar de lo que ocurre si lo saben; en caso contrario, calladitos y a cobrar la nómina.

            Los veo y, para qué engañar, me asquean tela marinera comenzando por los presentadores sectarios y terminando por las cuadras de los llamados periodistas que se vender al mejor postor.

            Hacen de la muerte, política; son mercenarios que cobran y se recrean en culpar de todo a Mariano Rajoy; aves de rapiña que revolotean alrededor del Presidente de turno esperando entregar sus desperdicios a los amos de sus inteligencias; “ciegos y guías de ciegos” que desean conducir todo al campo que conocen, el de la mentira.

            Lo que fue bueno, ahora es repugnante; aquello de repatriar a dos españoles quemados por el Ébola y que fue casi aplaudido, ahora se convierte en una acción deleznable; me gustaría vomitarlos de mi boca, pero no me queda más remedio que aguantarlos.

            Ya sabemos que España no es una nación, pero la vergüenza de pertenecer a ella se hace más ostensible, aunque duela, y mucho, cuando uno mira un poco más allá de la tragedia que comienzan a vivir algunas personas -me refiero a los posibles afectados por el brote de Ébola- y se encuentra con unos tunantes y tunantas que desvirtúan la verdad por intereses políticos.

            Son auténticos carroñeros.