sábado, 31 de mayo de 2014

¿Morir, resucitar o crear?



           Que todos tenemos que morir es una realidad incuestionable; que todos tenemos que resucitar es un dogma cuestionable en el que algunos creen, desde luego que no un servidor; que todos debemos crear debía ser un impulso natural al que todos estamos abocados.

            Creo que hasta ahí la gran mayoría de los posibles lectores podríamos estar de acuerdo en todo lo concerniente a nuestro mundo conocido y al ignoto por conocer, pero tratándose de política, que es a lo que voy en estos últimos días, la cosa sería discutible, pero que muy discutible.

            Y afirmo que es discutible porque la política es una de las actividades humanas mas discutidas, analizadas y pormenorizadas especialmente en estos últimos días. Una mayoría a favor de una fuerza emergente que no nombro para no darle más caché y la otra, que silencio, por no otorgar más caña que Alfonso Guerra a la derecha desde su visión de descamisado, cuando ya ven como vive el entonces llamado de forma despectiva “el canijo”.

            Pero lo mío se refiere a otro mundo, o sea a Andalucía: porque esta tierra donde vivo y parpadeo con su visión es un mundo aparte de otros conglomerados de ciudadanos.

            Por aquí, por el Sur, hubo un tiempo en que emergió una esperanza de pueblo singular bajo el paraguas de unas siglas netamente andaluzas, PA  y/o PSA, que introdujeron en el Congreso de los Diputados, allá por 1979, nada menos que cinco andaluces para ejercer como tales, a los cuales se unieron dos conversos, un servidor fue uno de aquellos que realizó el tránsito del poder a la nada para servir al Ideal Andaluz; pero aquello no sirvió de nada porque los mandamases de aquel proyecto que ilusionó en Andalucía más que un señor con coleta bien poblada  o una señora que vivió del cuento de ser socialista, eurodiputada y consejera del País Vasco, tomaron la quijada de Caín y se liaron a liquidarse entre ellos rompiendo la hermandad andaluza.

            Pasados los años, algunos andaluces bien intencionados quieren resucitar a un muerto que yace en las cunetas de su propio egoísmo partidista; otros, tal vez yo aunque no lo tengo claro, deseamos recoger los escombros de aquel fatal fratricidio y, desde tanta ilusión diseminada, crear una especie de monstruo de Frankenstein recogiendo trozos de aquí y de allí.

            Tengo totalmente seguro que Andalucía debe apostar por crear algo nuevo que consiga ilusionar a este pueblo que se debate en la vergüenza de ser la comunidad española con mayor índice de corrupción, paro y analfabetismo oficial.

            En esa ilusión de esperanza no tengáis la menor duda que os espero, y ello a pesar de los años que soporto con cierta ilusión

viernes, 30 de mayo de 2014

Los hermanos andaluces



           Nadie se sienta menospreciado por estas líneas, pero Andalucía es el mayor (tal vez el mejor) pueblo de los que conforman la nación española. Ocurre, sin embargo que nuestra dignidad se encuentra diluida justamente por su grandeza y, tal vez por ello, somos incapaces de demostrar al resto de los españoles que son ellos los que dependen de nosotros y no nosotros de una limosna más o menos institucionalizada.

            Somos igual en extensión que Portugal y mayor que el Benelux, o sea, que la unión de Bélgica, Holanda y Luxemburgo y, sin embargo, parecemos tan poca cosa que cabemos en las cabezas de Susana del PSOE, Moreno Bonilla del PP o Maíllo de IU; no hablemos ya de Ribera al que miles de andaluces han dado sus votos para introducir en Europa dos parlamentario europeos o Rosa  de UPyD, ese partido que no es pescado o carne pues recoge votos en cualquier caladero incluido el andaluz, el nuestro, el mío.

            Madrid es Madrid, y su comunidad esta formada por grandes pueblos que en su mayoría los habitantes de ellos proceden de Andalucía; y Cataluña es esencialmente Barcelona con más de un millón de andaluces, entre sus cuatros millones, que dejaron de serlo, más tres provincias pequeñas: Lérida, Gerona y Tarragona; para allá se fueron nuestros mejores hombres con su maleta de cartón, un hambre de mucho cuidado y unos enormes deseos de dejarse el pellejo en el trabajo; y tuvieron hijos y nietos y, en gran cantidad, perdieron sus señas de identidad por culpa de caciques andaluces y del vampirismo de los pueblos del norte.

            Nosotros, los andaluces tenemos ocho provincias pujantes que abarcan parte del litoral atlántico y mediterráneo, ocho provincias de montes, nieve, llanuras y un río grande, que no otra cosa significa Guadalquivir, que lame buena parte de la madre andaluza; poseemos desde el verde mar de los olivos de Jaén a los cítricos del valle del Guadalhorce pasando por los blancos algodonales de Sevilla, en nuestra ciudades se encuentran los más hermosos monumentos que un ser humano pueda gozar con la vista, pero tenemos, por ser como somos, una “guerra” establecida por la casta política que lleva a los andaluces de aquí y de allí a abominar los unos de los otros, a sevillanos de granadinos, a estos de malagueños, a cordobeses con un nuevo califato, y así todas las provincias a causa de una casta política aborrecible a no formar un pueblo unido frente, si frente, al resto de los que no tienen por esclavos.

            Pues claro que podríamos ser, pero nos lo impiden con sus triquiñuelas, trapicheos y devaneos provincianos.

            Si Andalucía fuese una y los andaluces ejercieran de andaluces otro gallo cantaría por España, pero no es así porque andamos cada uno en nuestra caseta de feria jaleándonos que somos los mejores.

            Desperdigamos nuestra grandeza en absurdas rivalidades que, en la mayoría de los casos, provienen de las limosnas que nos entrega la Junta de Andalucía de los mismos impuestos que nosotros pagamos.

            Antes que libre, procuremos que Andalucía sea una con capacidad de ponerse en pie frente a los que nos atropellan.

            Para esta misión, os espero.

jueves, 29 de mayo de 2014

¿Nosotros no podemos?



           Y mira que tenemos orgullo, pero no nos vale de nada porque estamos en la cola de Europa en paro, desempleo juvenil, educación, cultura y desgana por consolidar un proyecto político de nosotros para nosotros.

            A conjugar del verbo poder en su presente de indicativo, el verbo se rompe en la primera persona del plural y así nos sale un fiasco imposible de salvarnos de la penuria que padecemos los andaluces, observen si no: yo puedo, tú puedes, el puede, nosotros no podemos, vosotros podéis y ello pueden.

            No es maldad ni que uno la tenga tomada con la Presidenta de la Junta de Andalucía Susana Díaz, pero me causa asombro y estupor que pueda ser la persona elegida por los socialistas españoles para gobernar este país, y no porque no lo pueda hacer bien, hecho que está por ver, sino porque hasta lo que yo sé se balancea en el columpio de la comodidad sin haber hecho algo que valga la pena por Andalucía, y si ha innovado algo que se me diga y al instante me retracto; pero bueno todos sus compañeros están a una detrás de ella para ver si da el paso de intentar armar España y marchar junto a ella para vampirizar el ascenso.

            Los políticos andaluces del PP es rancho aparte; fíjense que para que su jefe de filas Juanma Moreno no ande por estos páramos como alma perdida lo han elegido, o van a elegir, Senador del Reino para que el buen hombre tenga un bocata oficial que llevarse a la boca y ha sacado el 40% de los votos en blanco; dicho de otra forma: ni los suyos lo quieren.

            Andalucía se ha convertido en un granero de votos a recoger por los partidos tradicionales y por los nuevos colectivos para beneficiarse de nuestra innata y asumida degradación de que todo sea por España y la Humanidad sin pensar que si nos unimos en torno al Ideal Andaluz podríamos ser capaces de comenzar a arreglar el mundo pero empezando por nosotros.

            Yo me siento cansado por viejo, y sin embargo me siento capacitado para reunirme con jóvenes y menos jóvenes para iniciar un proyecto con capacidad de animar a los andaluces a votar por nosotros mismos sin tener que estar sometidos al colonialismo de los que se sienten satisfechos con la Andalucía actual, la que espera los meses de julio y agosto, los tronos y los pasos, y las zambombas y peladillas para obtener unos contratos basuras y temporales.

            Una utopía?, pues sí;  pero por favor que no me la roben. Ofrezco lo poco que sé para vivir un último intento de aglutinar a los andaluces que se honren en querer ser salvadores de nuestra tierra.

            Os espero.

miércoles, 28 de mayo de 2014

Envolverme en el amor



           Pasada la metralla de las elecciones europeas y a la espera, prueba de fuego para el Presidente legítimo de España Mariano Rajoy, de la consulta soberanista catalana, me gustaría -hecho tal vez imposible- dedicarme a escribir de lo cotidiano, del día a día, de lo importante para mí y para numerosas personas de esta sociedad que me rodea.

            Cuando leo que Susana Díaz es la esperanza del PSOE y compruebo que ella, junto a IU, y sus padrinos Chaves y Griñán han conducido a que Andalucía tenga un paro del 36% y entre los jóvenes del 54%, me convulsiono de tal forma que, sin perder la fe en cualquier milagro posible, me dejo llevar por el triste espectáculo de saber a ciencia cierta que España no mide a los políticos por sus resultados sino por sus siglas; y llegado a este punto y a esta edad que atesoro pienso que lo único que debo hace es envolverme en el amor y hacer algo de bien en mis círculos más próximos, sin olvidar, claro es, realizar algún acto caritativo de pequeñas donaciones a aquellos que saben administrarlo, léase Caritas (por favor: no se me echen al cuello los de siempre), escribir mis cosas, algún poema e intentar inculcar la decencia a los míos.

            Y es lo que voy a hacer, hablar con mi vecino del piso de abajo que todos los días pasea a su mujer en un silla de ruedas, la lleva a la terraza del pequeño Gran Vía, se toman un par de refrescos y se van, pasadas dos horas a su casa; un día, tal vez hoy mismo, le diga a él si necesita ayuda para subir, bajar y meter en la cama a su esposa.

            O decirle a Pepillo, un hombre pobre, no un pobre hombre como tantos que pasean su opulencia a diestra y siniestra, que se asoma a la ventana del bar a la espera de que alguien le invite a una cerveza, cosa fácil que hago con frecuencia, o decirle a Pepillo, decía, cómo le va la vida, dónde duerme, cómo vive, o sea, hacerme uno con él.

            Preocuparme más por Rosi, mi compañera, que poco a poco va perdiendo la memoria, la noción del tiempo, del día, del mes; quererla, acariciarla, demostrarle mi cariño, ayudarla lo más posible.

            En fin de cuentas tengo que beberme el café que pido y pago a media tarde, porque si no lo hago Antonio lo retirará de la barra; quiero decir que yo estoy en este mundo para hacer aquello que tengo encomendado, y eso es lo que voy a hacer.

            Ya está bien de batallitas y de oír memeces.


martes, 27 de mayo de 2014

Los primeros coletazos



              La profanación que elementos extraños han realizado sobre el paquidermo del bipartidismo en las elecciones del pasado domingo ha tenido sus primeras consecuencias.

            La primera y más importante el anuncio de la marcha definitiva, se supone, de Alfredo Pérez Rubalcaba de la Secretaría General del PSOE de aquí a un par de meses, allá para cuando la canícula arrase como es su deber; aunque el casi eterno cargo público ha anunciado la convocatoria de un Congreso extraordinario, ya empiezan a oírse las primeras declaraciones en el sentido de dejémonos de cuentos y directamente a las primarias, dicho lo cual los contubernios y el afilar de navajas ha comenzado.

            Se busca joven preparado, con coleta incorporada y sólida preparación en el manejo de las redes sociales, con capacidad para decir lo que al personal le gusta oír aunque no se pueda lograr, arriesgado o arriesgada y con facilidad para decir a los demás políticos que son “caspa” que es lo que más les molesta, que no se lo tenga creído y que proponga la jubilación a los sesenta años, no pagar la deuda, finiquitar la Europa de los Estados aunque él se incorpore a la misma y obtenga los primeros beneficios económicos que repartirá entre los pobre como Dios o Chávez desearían.

            Ante tal búsqueda, otro socialista importante llamado Patxi López, Secretario General de los socialistas vascos y ex Lehendakari de Euskadi ha anunciado la celebración de otro Congreso (por congresos no será) en las tierras donde Bildu va conquistando hoy a través de votos para que alguien de las mismas características del anterior párrafo termine de cepillarse al PSE.

            Se anuncia la creación de otra formación política en Cataluña con la escisión de los socialistas que no están de acuerdo con su líder Pere Navarro a fin de acabar con lo que fue uno de los mayores graneros de votos del PSOE.

            Y por último, los socialistas creyentes oran a destajo para que la catequista de Triana, Susana, oh Susana, se haga con el mando del aparato y se disponga a la conquista de España en vista de lo bien que lo está haciendo en estos páramos donde la Virgen del Rocío congrega más cantidad de gente que la décima del Real Madrid. Y yo me pregunto: ¿qué esta haciendo Susana, la “presi”.

            Mientras tanto, los populares hacen triduos y novenas para que Rubalcaba, hombre de Estado, guste o no, recapacite y siga aunque sea con coleta.

lunes, 26 de mayo de 2014

Convulsión electoral








            Es dificilísimo hacer un análisis electoral de lo ocurrido ayer en España y Europa. Saber exactamente la causa de la abstención, igual más o menos, a la de hace cinco años tal vez sea más sencilla de realizar: el ciudadano nunca le ha dado a estos comicios la importancia que tienen, bien porque no se entera de la misma o simplemente porque pasan de ella, esta segunda postura vendría a significar un cierto euroescepticismo.

            El PP europeo ha ganado las elecciones y buscará con la socialdemocracia (PSOE en España) una gran coalición para gobernar Europa; es por ello que el bipartidismo en Europa no ha sido destruido aunque hayan surgido sorpresas de votantes que ha otorgado sus votos a la extrema derecha, caso de Francia especialmente, o a partidos contrarios a la Europa de los Estados, esencialmente en los países nórdicos e Inglaterra.

            El análisis, pues, habría que hacerlo sobre Europa, pero los españoles tan dado a creernos el ombligo del mundo colocamos los prismáticos al revés y nos fijamos en nuestro pequeño ombligo, España, nuestra Comunidad Autónoma, la ciudad en que vivimos, nuestro pueblo o el mismísimo barrio en el que pasamos nuestro tiempo.

            La noticia hoy es que una incipiente formación de extrema izquierda, Podemos, ha conseguido 5 escaños en el europarlamento con una corta existencia de cinco meses y con un líder, Pablo Iglesias, que ha sido capaz de aglutinar a más de un millón de votantes en torno a los indignados del 15-M y a los que han mantenido una lucha en la calle sabiéndose nutrir, se supone, de un electorado joven, urbano y universitario; en Madrid, por ejemplo, ha vencido a Izquierda Unida y se ha convertido en la tercera fuerza política.

            Con “Podemos”, suben UPyD, IU, Ciudadanos y un sinfín de ínfimas formaciones que han picados votos en los graneros de PP y PSOE. Los más agoreros afirman que el bipartidismo está herido de muerte; yo no lo creo, aunque está herido de verdad, pero no de muerte.

            Si extrapolamos estas elecciones a una posibles generales, en la provincia de Málaga, lugar donde paso el tiempo que me queda por vivir el resultado hubiese sido el siguiente: PSOE (4 escaños), PP (3 escaños), IU (1 escaño), UPyD (1 escaño) y Podemos (1 escaño); o sea, que aún en su peor momento, el bipartidismo sigue vivo, pero cojeando.







sábado, 24 de mayo de 2014

Nos piden, amor, que reflexionemos



        El Estado -que no sé muy bien lo que es, pero al que tengo cierto temor-, amor, nos pide que reflexionemos durante el día de hoy para mañana depositar o no un voto en las urnas.

            Si tú y yo nos ponemos a reflexionar perderemos una caricia, un beso, un momento de pasión, un día de nuestra vida; no hagamos el menor caso a esta maligna recomendación estatal.

Te he llamado por teléfono para vernos y amarnos furtivamente, y tú me sueltas que estás estudiando qué vas a hacer políticamente este domingo y yo me he quedado sorprendido de semejante estupidez.

Da lo mismo lo que votemos, pues los pobres seguirán siendo pobres y los ricos, más ricos; nosotros nada más nos tenemos a nosotros, el resto nos sobra; tú y yo conformamos el paraíso, ese lugar que nos quieren robar durante un par de días con una payasada más.

Te propongo, amor, que nos perdamos en nuestra inimitable selva de irreflexión, en ese lugar donde la noción del tiempo se pierde y la miseria da paso al gran milagro del amor.

Un milagro dicen que es algo sobrenatural, pero nosotros, amor, hemos llegado a saborear que desatar alocadamente los sentimientos es configurar un camino real para llegar a ser lo que dicen que somos, o sea, humanos, sí, pero en tensión a la divinidad, mas para llegar a rozar lo divino tenemos que olvidarnos de nuestras miserias, ya sabes, de este inmundo mundo y construir el nuestro aunque sea por unas horas.

Y no conozco otra forma de conseguirlo que sabiendo que te beso y sintiendo que me besas, dejando de ser yo e intentando contigo formar un nosotros que nada lo enturbie; me tienen aburrido, amor, con la martingala esa que votar es un derecho o un deber, no quiero más derechos y deberes pues contigo tengo lo necesario para conseguir la felicidad que nos merecemos.

Votemos por eso, amor, por la felicidad de pasar un tiempo que nos sepa a infinito. Ya sabes, te espero.



viernes, 23 de mayo de 2014

El "cole" del domingo



          El ciudadano normal anda preguntándose si votar o no el próximo domingo en la Elecciones Europeas, y en caso de votar si hacerlo en blanco o a una de las 41 formaciones políticas que concurren a dichos comicios.

            El personal político no pierde un segundo de su tiempo para convencer al posible elector de que acuda a hacerlo y, en algunas ocasiones, insinúa a lo claro o con cierto disimulo que deposite su confianza en aquella formación de la que él o ella forma parte.

            He recibido un simpático mensaje, me imagino que el mismo ha sido enviado a más personas, del señor Mancebo, concejal de Alhaurín de la Torre, ese maravilloso pueblo de la provincia de Málaga donde el Valle del Guadalhorce deposita sus últimos azahares, y miembro de Equo, la Primavera Verde, en la que me pide que el domingo acuda a las urnas para ejercer mi derecho, no me atrevo a decir deber, al voto; decía que era simpático el email porque el mismo se titula “el domingo hay cole”.

            Si bien al final apuesta, como es lógico, por su colectivo, también lo es que al principio propugna a quiénes no se debería votar, a saber: a los integrantes del bipartidismo reinante, o sea: al PP y PSOE; hecho que veo normal por ser, se rumorea, los causantes de la agonía que vive España, cosa que no veo muy clara tanto por uno como por el otro, pero no es hora de entrar a analizar la crisis que ha golpeado y sigue que te sigue golpeando al mundo occidental.

            Supongamos que sigo los consejos del señor Mancebo y me inclino por alguno de los dos partidos que comienzan a formatear un bipartidismo menor, me refiero a IU o UPyD; ignoro si alguno de ellos tendría la fuerza necesaria para cambiar los destinos de Europa, y por ende los de España.

            Si ignoro a estas cuatro formaciones, no sé por donde anda el Partido Andalucista y que paraguas lo cubre, no es al “cole” donde debo ir el domingo, sino a una Universidad -exceptúo la Complutense que rectorea el señor Carrillo por aquello de que ni a los muertos sabe tratar- para estudiar la ideología de las treinta siete formaciones que quedan por elegir y que van desde el Partido X -auténtica incógnita- hasta Falange Española, pasando por Ciudadanos, Equo, Podemos, Vox, la Red del juez Elpidio, Recortes Cero, Iniciativa Feminista, Partido Animalista contra el maltrato animal o, pongamos por caso, Puyalón de Cuchas.

            Desde luego que voy a votar este domingo, y lo haré por aquellos que han sido los auténticos héroes de estos comicios por haber recibido improperios, insultos, botellazos, amenazas y toda clase de “piropos” de los que se creen demócratas; ahora bien, ni por asomo se pueden imaginar a quién me refiero.

            De todas formas, agradezco al señor Mancebo su interés por mi voto.

jueves, 22 de mayo de 2014

Examen de conciencia



           Tenía un amigo que más o menos me decía que tengo un particular ADN que podía conmigo, y he dicho que “tenía un amigo” porque ya él dejó de tenerme a mí como tal; le escribo, pero no me contesta y lo vuelvo a hacer y su silencio sigue embargándome.

            No tengo constancia de haberle hecho mal alguno; la prueba es que él va como un cohete hacia la fama y un servidor lleva camino de meterse en un túnel sin posibilidad de salir de él, pero sigue siendo mi amigo y gracias a él, hoy, huyendo de las hostias del alcalde de Sestao, del escrache que en Cataluña unos pocos desaprensivos le han hecho al ministro Montoro, del décimo aniversario del matrimonio de los Príncipes de Asturias o de lo mal que lo está pasando el Consejero de Cultura de la Junta de Andalucía con las visitas de la Guardia Civil a instancia de la juez Alaya para retirar documentación relacionada con algunos Cursos de Formación, hoy, decía, he optado por realizar un pequeño examen de conciencia para analizar mi comportamiento con este mundo.

            Lo hago a fin de comprobar si es mi ADN el que me ha llevado a esta situación o por el contrario es mi forma de concebir la sociedad, de la que no tengo ningún interés en formar parte de ella, la que me está conduciendo a un aislamiento peligroso; bien pensado, sea cual sea el resultado, todo será gracias a ese ADN al que se refería mi amigo.

            Lo he dicho en varias ocasiones refiriéndome a una anécdota de un joven yanqui que asistiendo a una manifestación contra la pena de muerte al final se quedó solo alrededor de una prisión donde iban a gasear a un condenado a semejante crimen oficial; cuentan que se le acercó un policía y le dijo que se fuese a casa porque no iba a cambiar el mundo, a lo que el chaval le contestó que ya lo sabía, pero que él lo que pretendía era que el mundo no le cambiase a él.

            Y justamente eso es lo que me dice machaconamente mi ADN: “Pepe, procura que el mundo no te cambie”; y ese ha sido mi lema de toda la vida, por ello me fui de UCD, de la Vicepresidencia Nacional del Consejo de Educación, del Partido Andalucista, de la Iglesia Católica aunque me quedé con el mensaje de Jesús de Nazaret y de algunos lugares y puestos más; me fui yo por propia voluntad, pero nunca fui expulsado. Ahora sí, ahora he sido escarnecido, apartado, expulsado y arrojado al cubo de la basura de los hombres indeseables.

            Los autores de estos hechos no han sido los malvados políticos o los avaros banqueros, sino aquellos en los que deposité mi amistad; saben lo que les digo: pues que me siento muy a gusto con mi ADN y este pequeño examen de conciencia porque sigo deseando que el mundo no me cambie, aunque siga el martirio de forma continuada y cruel.

            Pero mi amigo, aunque yo no lo sea de él, sabe muy bien que algún día, por aquello de mi ADN, vomitaré nombres, apellidos de los causantes de este dolor que me embarga, porque sólo entonces saldré del túnel y acariciaré la luz de la verdad.


           

miércoles, 21 de mayo de 2014

El perdón de Cañete


Este “copo” lo escribo sin demasiada convicción, o sea, que no debería hacerlo. Y ello porque no creo que haya que tenido que dejar pasar tanto tiempo para que el candidato del PP a las Elecciones Europeas reconociera su “cañetazo” si en verdad se dio cuenta que había metido la pata hasta el corvejón al asegurar su superioridad intelectual sobre la candidata socialista Elena Valenciano.

            Ya decía Dumas en todas las cosas buscad a la mujer”, pero el muy zoquete se ha pasado esta cita por el arco del triunfo y ahora, empujado por Pedro Arriola y dos más, porque pesar, pesa, ha ido a la emisora Cope a cantar la gallina, cante en el que es un experto por sus conocimientos  en el mundo de la agricultura, gallineros, etc.

            Tengo un buen amigo alemán que me ha chivado que ha sido a instancias de la mismísima Ángela Merkel que también es mujer, aunque de derechas pero de armas tomar. El PSOE, que de coger un soplillo y encender candelas para que el error del contrario no se olvide, es un artista consumado ha hecho de la equivocación de Cañete el centro de la campaña electoral.

            Y Elena, que es más avispada que nadie, ha dicho que ella admite las disculpas de su adversario, pero que dijo lo que pensaba, o sea, que no se lo cree, y aunque lo creyera no iba a ir de mitin en mitin diciendo que el pobre hombre cometió una equivocación y pelillos a la mar.

            Ya lo dijo el duro de Bilardo, entrenador que fue del Sevilla: “al adversario ni agua, písalo, písalo”, cuando un jugador sevillista fue a socorrer a un jugador lesionado del equipo contrario; y así va Rubalcaba, dando el partido por perdido, pidiendo a los mandamases europeos que no nombren Comisario a don Miguel Arias, olvidando el buen hombre que los intereses de España deben prevalecer sobre las idioteces que todos, unos y otros, dicen en campaña aún reconociendo que la del ex Ministro de Agricultura se lleva la palma de oro.

            En fin, que el resultado electoral que, según sondeos, estaba chupado para los de Rajoy, al que por cierto igual lo tildan de “machista” que de “mariposón”, según convenga, depende ahora de que las mujeres se pongan en jarras y le den un revolcón al PP.

            Todo puede ser. Si lo sabré yo, eh Reme¡



martes, 20 de mayo de 2014

Jesús fue judío








         Tras la derrota del Real Madrid ante el Maccabi en la final de la Copa de Europa de baloncesto, la redes sociales vomitaron toda una serie de insultos e improperios antisemitas o antijudíos contra los jugadores del equipo vencedor equiparándose a aquellas famosas conspiraciones “judeomasónicas” inventadas por el dictador Franco y que conformaron, en algunos estratos de la sociedad franquista, odio eterno a los judíos.

            Dejando aparte la fobia deportiva, pasable en algunos aspectos, estos energúmenos que nada tienen que ver con el franquismo son unos auténticos analfabetos en materia religiosa, materia que hoy se estudia poco y se vive menos por lo que no vendría nada mal al sistema educativo un estudio de las Religiones que sería tanto como hacerlo sobre las Culturas.

            Jesús fue un judío, un rabí en toda la extensión de la palabra aunque no muy bien visto por la clase dominante del estado teocrático de Israel al que, en muchísimas ocasiones, criticó hasta ser condenado a muerte por blasfemo por el mismísimo Sanedrín, y murió judío. Al igual que hoy, existen cristianos católicos que critican a la cúspide de su propia Iglesia.

            Se afirma que Europa es la beneficiada de una cultura judeocristiana, y justamente lo es y debemos sentirnos orgullosos de ellos, un servidor al menos lo está.

            Los cristianos, al igual que los musulmanes, descendemos del mismo árbol geneanlógico y, por si no lo saben esos energúmenos, tenemos el mismo Dios, aquél que adoró Moisés en la llamada zarza ardiendo, bella metáfora como todo el Antiguo Testamento, y que se conoce con el nombre de Jehová o Yahvé en el que Jesús creyó y en el que los cristianos católicos deben creer si presumen de serlo.

            De tal forma es así, que si algunos de esos depredadores de las redes sociales son creyentes practicantes dicen “palabra de Dios” en las eucaristías que la Iglesia católica celebra a diario cuando se lee un texto del Antiguo Testamento.

            Ocurre que los judíos siguen esperando el Mesías, mientras que para los cristianos dicho Mesías fue, según San Pablo, el nacido en Belén; desde ese instante mantenemos ciertas diferencias, pero en lo esencial somos igualitos.

            Pero es que no se enteran: mejor que en vez de ser investigados por el Ministerio de Interior reciban unas buenas clases de catequesis, ¡so zoquetes!


lunes, 19 de mayo de 2014

¡Ay: Convento de la Trinidad!









           En la llamada Calzada de la Trinidad de Málaga, la ciudad que todo lo acoge y todo lo silencia, se encuentra el Convento que lleva ese nombre, Trinidad, que huele a nuez cascada por el paso del tiempo; dicho edificio fue el antiguo Convento de San Onofre de los Padres Trinitarios que en el siglo XVI originó el controvertido Barrio de la Trinidad, en cuyo interior se encuentran (?) elementos renacentistas y mudéjares. En su interior destaca su Claustro, obra arquitectónica sin par, de tal forma que su conjunto en aquellos tiempos de UCD, 1980, fue declarado Patrimonio Histórico de España. Hoy, a causas de circunstancias autonómicas es propiedad de la Junta de Andalucía, hecho que podría ocurrir con la Mezquita de Córdoba, Dios no lo “premita”, porque el Convento, esa joya ante la que todas las autoridades -sean municipales, autonómicas o estatales- se ha convertido en una pura ruina y nido de ratas, maleantes y del encogimiento de hombros de las autoridades citadas para vergüenza de Málaga y sus habitantes, los malagueños.

            Hace tiempo, allá por 1995, el PP comenzó a decir y vociferar que podría servir como Museo Arqueológico, a lo que el PSOE se opuso argumentando que dicho Museo debería ubicarse en el lugar que en Málaga se conoce por el Palacio de la Aduana, antiguo Gobierno Civil sin que todavía el PP de Wert haya conseguido ni lo uno o lo otro.

            Un día de 2006, la entonces Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres, anunció que el Convento de la Trinidad se convertiría en el Parque de los Cuentos, y jamás tal nombre se convirtió en mayor realidad porque aquello fue uno de los mayores cuentos de la historia contemporánea española y andaluza.

            Y ahí tienen ustedes al actual Consejero de Cultura, mi amigo, cree un servidor, Luciano Alonso, el que dicen que ha pedido mi cabeza con Presidente de la Asociación Colegial de Escritores de Andalucía, hecho que no creo aunque se la han servido en bandeja, sin saber qué hacer con el famoso Convento que tiende a desaparecer cascote a cascote y teja a teja mientras los malagueños piensan a quién votar en estas elecciones europeas.

            Digo yo, y lo mantengo ante la jefa de todos, la Merkel, que como se enteren de este expolio nos expulsan de la zona euro por más que Cañete o Elena se empecinen en decir que somos europeos.

            Por Málaga y su Convento de la Trinidad, demos un par de collejas a Susana, Wert y Luciano; se lo merecen.


domingo, 18 de mayo de 2014

De domingo a domingo



           Este fin de semana hemos disfrutado de un buen espectáculo futbolístico, la hazaña del Atlético de “Simeone” alzándose con el campeonato de la Liga española en el mismísimo estadio del Barça y del aplauso de cerca de cien mil catalinos a los campeones, buen detalle para aprender por numerosos ciudadanos que en tarde del sábado se convirtieron en colchoneros por ver perder al Barça. Tal vez, esos mismos forofos el próximo sábado vuelvan a ser “merengues” y las cosas se instalen en su lugar correspondiente.

            Dicho lo anterior, tan sólo nos faltan seis días mal contados para saber quien se alza victorioso en estas anodinas elecciones europeas; según los sondeos existen tres elementos fijos en ellas, a saber: una alta abstención, la consolidación del bipartidismo y el triunfo del PP, bien por la mínima o con una cierta holgura.

            En estos comicios se puede argumentar poco en contra de la Ley Electoral, a lo más la aplicación de la Ley D´Hondt a los resultados; y reitero lo anterior porque en estas elecciones valen todos los votos al ser España en su conjunto el único distrito electoral existente, de ahí que los partidos nacionalistas, por ejemplo CiU y PNV, vayan en coalición para alcanzar 2 o 3 escaños y que Izquierda Unida pueda, casi con absoluta seguridad, obtener más europarlamentarios que aquellos que en elecciones generales o autonómicas se benefician de que los distritos electorales sean provinciales.

            En el supuesto de que los sondeos conduzcan a la realidad, el PP se hará con el triunfo a pesar de los recortes y tijeretazos que se han producido durante su mandato, bien porque algo apunta a un cierto rebrote macroeconómico, bien porque el electorado de derechas sea más fiel a sus representantes que los situados a su izquierda

            Si en estas circunstancias el ejército de Mariano Rajoy consigue la victoria es de suponer que la vuelva a repetir en las próximas elecciones generales, de manera que quien de verdad se la juega es el PSOE de Rubalcaba.

            Lógicamente estamos hablando desde suposiciones, porque al final cada elector tiene la posibilidad echar por tierra las previsiones que nos presentan los medios de comunicación.

            En fin, poco tiempo queda para saberlo.

viernes, 16 de mayo de 2014

Rojo y azul o azul y rojo



          Nada más atisbar por el rabillo del ojo a los dos “contendientes” me di cuenta que había gato encerrado en el debate que habían pactado PP-PSOE o PSOE-PP.

            Ver a Cañete con una corbata rojo chillón y a Elena con una blusa azul celeste me sorprendió al principio, pero con el paso del tiempo establecido para “guantearse” caí en la cuenta que hasta ese intercambio de colores obedecía a un cariñoso ajuste de cuentas de chicha y nabo.

            Sin que se me tilde de machista, reconozco que Valenciano estuvo más suelta que Miguel aunque a éste se le reconozca una formación superior a la idólatra de su particular santísima trinidad, ya saben: Jesucristo, el Che y Felipe González.

            Como la demagogia suena muy bien en los oídos, no se me caen los anillos al afirmar que me agradó más, en todos los sentidos, la vestida de azul que el tembloroso gordinflón encorbatado de rojo; lo que no quiere decir que un servidor lleve razón, pues últimamente está ocurriéndome que aquellos que veía con buenos ojos me han echado el llamado “mal de ojo” y ando con la vista y la vida estropeadas.

            Con las pocas personas que he intentado hablar del casamiento de PP y PSOE, el grupillo del chato del mediodía, ninguna de ellas había sintonizado TVE-1 para saber de las promesas de los dos principales partidos políticos de España y, por ello, llegué a la conclusión de haber hecho el panoli en la noche de autos.

            A la mayoría de la ciudadanía le gusta la “caña”, y como no formo parte de la selecta minoría quedé defraudado del chato escarceo que el rojo y la azul o viceversa, pues tanto monta y monta tanto un posible intercambio de colorines.

            Una muy delicada insinuación a unos viajes a Suiza y una educada alusión a la vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones fue todo el cruce intimidatorio que se cruzaron los colores rojo y azul.

            Así pues, no será un servidor el que pronuncie las “palabros” Gürtel o EREs para no manchar la pulcritud de esas dos limpias almas a las que sólo faltó se estamparan un par de besos.

jueves, 15 de mayo de 2014

Más bien poca cosa



            Si exceptuamos que según dicen los expertos es perjudicial para la salud introducir en el frigorífico los siguientes alimentos: tomates, patatas, pan, aguacates, café, miel, aceite de oliva, cebollas, albahaca, ajos, frutas tropicales y chocolate, poco más novedoso se puede añadir al día de hoy.

            Tendríamos que exceptuar la resaca de la hazaña sevillista de quedarse campeones de la Europa Liga y un pequeño anuncio, aún en fase de estudios más ambiciosos, de que se está inoculando en ratones un determinado producto que podría detener el alzheimer.

            Poco más, la campaña electoral europea, anodina como ninguna por muy importante que sea, puede llegar hoy, por ayer, al culmen del bostezo con el cara a cara entre Elena Valenciano y Arias Cañete y, por otro lado, las desacertadas tertulias de la Cuatro y la Sexta para intentar sacar del asesinato de la presidenta de la Diputación de León una motivación política que erosione a algún partido político de los clásicos, entre los tertulianos el señor Pablo Iglesias tiene una verborrea única para estos menesteres.

            Aburrido como nunca, espero, para colmo, ver y escuchar a Elena y Cañete debatir sobre cualquier cosa menos Europa a falta de una buena película y para descansar de la resaca de ayer y del ataque de nervios ante la tanda de penaltis en la que Beto, portero de mi querido Sevilla FC, demostró que es buenísimo o que tiene más potra que José Blanco, el ex ministro de Fomento que, a la chita callando, y con el número 10 en la lista socialista tiene asegurada las habichuelas de por vida y sin necesidad de presentarse a unas oposiciones donde se juzgue el mérito y la capacidad.

            En fin, que llegadas las últimas horas de este 15-M sin chicha y limonar y olvidado el primero que hubo, aquel que parecía que era el inicio de una nueva forma de ver a esta sociedad por la que transitamos y a la que nos acostumbramos achatando mariscos y chuletones, tengo que reconocer que esto de vivir es un rollazo estrepitoso salvo cuando pienso en ti, amor.


            

miércoles, 14 de mayo de 2014

Autoconfesión








         Cuando miro atrás, aunque no muy lejos en el tiempo, y contemplo lo ocurrido conmigo en la trastienda de la literatura, no llego a creerme del todo la cantidad de sucesos que han ocurrido en ese pequeño lapsus de tiempo con mi persona.

            Palabra de honor que intento olvidarlo todo y seguir mi camino como si no hubiese pasado nada, pero hay días, sea por lo que sea, tal vez por una ofuscación mental, que reverdece de nuevo lo que siempre he considerado una traición -tal vez no lo sea- por unas personas en la que deposité toda mi confianza; procuro olvidarlo, pero como quedan rastros, seguimientos, periódicos, fotos, etc., vuelven de nuevo los fantasmas del recuerdo y lo paso mal.

            Ocurre además que aunque escribo del tema en determinadas ocasiones, pero silencio nombres y hechos, la bilis se va acumulando y la tengo que aplacar con determinadas pócimas que no van bien para mi salud y, quiéralo o no, me estoy matando poco a poco mientras algunos de ellos, con frialdad absoluta, los veo entre palacetes de poder, mientras yo me encadeno en mazmorras tenebrosas.

            Así que “destrozado y cautivo el ejército rojo, las tropas nacionales van consiguiendo sus objetivos”, a saber: figurar y, para más inri, con excelsas vitolas de humanismo y solidaridad. Y yo, aunque no lo deseo, me hundo, tal vez por mi pajolera forma de ser, en el club de los poetas muertos por mi culpa, por mi gran culpa.

            No es que me duela el triunfo de los otros, amparados y cubiertos por la leprosería del poder; no es eso, es que no sé cómo fui engañando, vapuleado, escarnecido y tiroteado por aquellos en los que creí.

            Lo problemático de todo ello es que no me siento culpable de nada, o sea, que mi soberbia ha debido ser tan atroz para con todos ellos que tengo muy bien merecido este castigo que purgo aunque a veces, hoy por ejemplo, vuelque mi pecado entre palabras que la inmensa mayoría no entenderá jamás.

            De manera que ruego perdonen este “copo” de hoy, pero no es malo realizar en ocasiones una autoconfesión de las propias maldades.

martes, 13 de mayo de 2014

El asesinato



          Todo parece indicar que la Presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, ha sido asesinada por la madre de Triana Martínez a causa de unas desavenencias entre ambas por asuntos laborales que trajo consigo el despido de la hija del ente supramunicipal.

            Nada está probado judicialmente, por lo que todo nos lleva a movernos en puras hipótesis hasta que la Justicia dicte sentencia; en el supuesto que el primer párrafo de este “copo” sea cierto es innegable la sangre fría y la premeditación para llevar a cabo tan vil acción; y no estamos hablando de escraches y desahucios, pues la familia de Triana, y ella misma, parecen gozar de una situación vital cómoda y mucho menos de irreconciliables enemigos, pues todos los protagonistas de tan luctuoso hecho se mueven en la órbita del PP.

            Y siendo este caso de trágicas consecuencias, también lo es que a través de las redes sociales se hayan vertido toda clase de escalofriantes mensajes de aprobación del acto, de lógico ante la que está cayendo o de demagógicas declaraciones de algunos políticos, entre ellos “el que todo lo puede” Pablo Iglesias que ha declarado que no le parece bien que se paralice la campaña ante este hecho y no porque alguna persona, o muchas, hayan sido desahuciadas de sus hogares; pues nada, amigo, a seguir con su campaña para entrar en el sistema que tanto critica; y todo ello sin nombrar a los de Sortru-Bildu que siguen a lo suyo como si esto no fuera con ellos, hecho que en realidad es así.

            Una edil del PSOE ha tenido que dimitir a instancias de la organización del partido, por darle sentido lógico y político al asesinato de la Presidenta de la Diputación leonesa.

            Pues la verdad es que no tengo casi nada más que decir ya que me estoy moviendo en un terreno cenagoso de conjeturas previas a la demostración, por parte de las autoridades policiales y jurídicas, de quién ha sido el asesino o asesina y que se haga justicia, de la que Jean de la Bruyére afirmaba: “Una cualidad de la justicia es hacerla pronto y sin dilaciones; hacerla esperar es injusticia

lunes, 12 de mayo de 2014

Vara, Rubalcaba y Felipe









            La política, es archisabido, consiste en conseguir la merma de votos del contrario mediante críticas procedentes o haciendo ver al electorado que no todo lo que reluce en el adversario es oro de 21 quilates, sino un simple baño dorado.

            Como buen químico, aunque no haya ejercido la profesión en demasía, el Secretario General del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba había preparado una excelente pócima para hacer ver a su posible electorado disidente que el de la acera de enfrente, Cayo Lara, no es tan progresista o revolucionario como aparenta.

A tal fin, el planteamiento de la moción de censura al Presidente de la Junta de Extremadura señor Monago del PP, en plena campaña electoral europea, por parte de su antecesor en el cargo, señor Vara, estaba perfectamente planificado por Rubalcaba para dejar a IU en entredicho delante de sus votantes y, especialmente, de los que posiblemente voten a Izquierda Unida procedentes del PSOE; es decir: demostrar que los diputados extremeños de IU prefieren que sea la derecha la que gobierne en lugar de una coalición de izquierdas, caso de Andalucía.

Sus razones habrá tenido Felipe González para presentarse en la Sexta y ante Ana Pastor, excelente bisturí entrevistando, haber comentado que en casos de auténtica necesidad nacional sería conveniente conformar un gran acuerdo entre los partidos mayoritarios, aunque realmente en la entrevista no se ha mojado a favor de que ello pueda suceder en esta España de nuestros amores y desvaríos.

Pero lo que sí ha conseguido el viejo zorro de Bellavista, aunque ya se sabía que la moción de censura no iba a prosperar, es dejar en ridículo al señor Vara y en pañales a su “amigo” Rubalcaba, y que durante el día de hoy, por ayer, todo dios hablara del posible/imposible pacto entre PP y PSOE y, claro es, de la parada de Willy Caballero ante un chupinazo de Adrián, que hubiese hecho campeón de la Liga BBVA al Atlético Madrid.

En fin que el señor Vara ha hecho algo el ridículo, la operación Rubalcaba ha pasado a mejor historia y no tendría nada de extraño que el excéntrico señor Monago se hiciese con una posible mayoría absoluta en las próximas elecciones autonómicas a pesar de los recortes.