viernes, 19 de diciembre de 2014

"Podemos": así no se puede




No creo que nadie normal se haya alegrado del atentado fallido que ha tenido lugar en Madrid cuando un hombre, según noticias no en su sano juicio, ha empotrado su coche en la sede central del Partido Popular de calle Genova cargado con un par de bombonas de butano y algún elemento con posibilidad de explosionar; el miedo desatado al principio ha quedado reducido a nada, y el personaje -un hombre parado- ha sido detenido.

            Todos los partidos han lamentado el suceso, pero como siempre ocurre ha aparecido un “verso” suelto de la política, perteneciente al colectivo “Podemos”, ya casta pura, para desmarcarse y ser noticia de la noticia, me estoy refiriendo a la eurodiputada Teresa Rodríguez, instalada ya a bombo y platillo, y miembro del partido de Pablo Iglesias.

            Como la moda se impone, Tere, posible candidata a presidir la Junta de Andalucía por la formación “Podemos” en las próximas elecciones autonómicas, ha lanzado un “misil” en forma de twitter sobre el tema en cuestión en el que se lee: “No hay que mirar las consecuencias sino las causas y los responsables de que la gente lleguen a este nivel de desesperación”, y aunque ha recibido mensajes de sus propios compañeros ella, Tere “la eurodiputada”, se ha mantenido en sus tesis en “Las mañanas de la Cuatro de Jesús Cintora” a pesar de que ya se sabía que el señor de las bombonas de butano andaba algo deteriorado psíquicamente.

            Tere es profesora de Enseñanzas Medias, y hasta ahora creo se dedicaba a enseñar a los jóvenes andaluces en la provincia gaditana, lugar este con el mayor índice de parados del territorio nacional; pues bien su afirmación en tierra de parados es pura dinamita, porque viene a decir lo que ya su compañero Monedero pronunció cuando afirmó “que hay que saber interpretar a ETA…”.

            Nos salva, por ahora, que este pueblo, me refiero al español en su conjunto, es pacífico y no va empotrando coches en las sedes de todos los partidos políticos con índices de corrupción y vara de mando, me refiero todos sin excepción y sálvese el que pueda.

            A Tere “la eurodiputada” la salva que las bombonas no han estallado y, por tanto, ningún trabajador o trabajadora -la hora era la indicada- ha saltado por los aires, o sea, que no ha existido más “consecuencia” que algún que otro desperfecto económico.

            No es paz y justicia lo que se desprende del corto, injusto, imbécil y cruel mensaje que Teresa Rodríguez ha vomitado en este día que podía haber sido terrorífico.

            Amigos de “Podemos”: así no se construye esa sonrisa que han cogido como slogan de su campaña, así no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario