sábado, 13 de diciembre de 2014

Auto-Metroscopia




Pues estaba un servidor dispuesto a emprender la cotidiana tarea de no aburrirme, cuando sonó el teléfono y una voz femenina solicitó, en nombre de Metroscopia, permiso para hacerme una entrevista sobre cuestiones políticas; qué bien -me dije-, pues era la primera vez que tal hecho me ocurría.

            A continuación la señorita me preguntó por la edad que soportaba el menda, y al enumerarla me contestó que lo sentía pero que el sondeo iba dirigido a personas de 18 a 50 años de edad; ya se pueden imaginar lo triste que me quedé pues la mía es superior en 10 tacos a la sumas de los otros raquíticos dígitos.

            Mi gozo, en un pozo; pero de pronto caí en la cuenta de que me había llamado viejo, anciano o provecto, por cierto que de los tres nombres me agrada más el de anciano por si, además, fuese venerable.

            Lo que hice fue, en vez de coger una rabieta, someterme yo mismo a una encuesta made “garciapérez” y comencé a preguntarme tonterías sobre política y el estado de la nación.

            Así que me cuestioné en primer lugar si iba a cambiar de voto con respecto al de las últimas elecciones generales, y me dije lo que siempre he escuchado, a saber: “más vale malo conocido que bueno por conocer”, y apunté la respuesta.

            A continuación me pregunté si estaba satisfecho con los partidos actuales, incluido “Podemos” por supuesto y, en mi fuero interno, asentí pues hay la pluralidad suficiente para que cada quisque se sitúe en el interrogante que desee: desde el impopular partido popular hasta el centro del círculo de “podemos”, pasando por la socialdemocracia asimétrica socialista, la centralidad de los de Pablo o lo amiguetes de Tania, sin olvidar que tenemos a los “compis” de los pistoleros, los amantes de ir solos por el mundo, los canarios, compromís, equo, ganemos, peneuvistas, pujolistas, junqueristas, falangistas y animalistas, entre otras muchas pandas que existen en nuestro territorio, ah!, se me olvidaban, los galleguistas y andalucistas.

            Sobre la vuelta a las pelas, hoy euros, no tengo nada seguro pues ya me he acostumbrado a que por un café abone 1 euro, y creo me sería difícil pagar 166 pesetas.

            Aparte de estas y otras cuestiones, realicé el gran interrogante: ¿quién cree que ganará las próximas elecciones? Pensé un rato largo porque la pregunta tiene mandanga, pero se encendió la luz de mi poco ingenio, y contesté: ellos, ellos ganarán.

            Y es que siempre ganan los mismos, o sea: ellos, aunque se vistan con distintos ropajes.

            Ea!

No hay comentarios:

Publicar un comentario