jueves, 18 de diciembre de 2014

A lo claro




El fiscal Torres-Dulce ha dimitido de su cargo: me parece muy requetebién. El PSOE de Pedro Sánchez insinúa que el gobierno de la nación ha presionado para que sea así: pues llevarán razón. El Gobierno asegura que no ha presionado: también me lo creo. Lo que quiero decir por si no soy comprendido es que me da exactamente igual que dimita, que se quede o que haya sido presionado o no.

            Susana Díez dice que dejó pasar el tren para ser Secretaria General del PSOE, pues allá ella; pero Susana, oh Susana, afirma que no sabrá qué hacer si vuelve a pasar el tren de las primarias para poder llegar a ser Presidenta del Gobierno de España. A un servidor le importa un pimiento que se suba en el próximo tren o se quede en el andén con o sin maletas.

            Rajoy afirma que en este año que entra va a por todas, y los expertos afirman que ha dado orden a sus barones para que vayan predicando el “evangelio” de todo lo bueno que han hecho; llegado a este punto, y sabiendo que son una calamidad, me la trae “floja” lo que hagan pues no creo a ninguno de ellos, incluido su flamante y nuevo portavoz.

            Izquierda Unida y su nueva estrella Alberto Garzón andan lloriqueando para que los de “Podemos” le permitan ir en sus listas a las municipales; nada de esto me quita el sueño.

            Que los Pujol dan la sensación que son unos mangantes es una verdad como una catedral, al igual que también lo parecen, en mayor o menor medida, los gürtelos del PP, el personal que se arremolina alrededor de Tania, los elementos de los EREs andaluces, los profe -empresarios y sindicatos- de los cursos de formación, la vanguardia de CiU con su sede embargada y la tira de excrementos que pululan por este país; pero por nada de ellos y ellas me la voy a jugar.

            La Justicia es muy lenta, más todavía, pero no será un servidor el que apriete su acelerador pues nos quedaríamos sin chorizos de cantimpalo, de manera que me lo tomo con total parsimonia.

            Me quedan tres días de existencia y un rato más, y no voy andar ahora metiéndome a redentor; eso lo dejo para los humanistas solidarios que son numerosos y tienen su teoría poética.

            Un servidor, egoísta al máximo, tras dedicar toda una vida a ser algo quijote, me rebelo hoy contra mí mismo y me embarco en la búsqueda del amor; eso sí, sin descanso alguno.



No hay comentarios:

Publicar un comentario