lunes, 24 de noviembre de 2014

Tierra de rastrojos




No importa que no expliquen cómo van a conseguir hacer realidad su retahíla de difíciles propósitos; es lo mismo que engañen o digan la verdad; se han inventado tres o cuatro palabras como “casta”, “puertas giratorias”, “corazones viejos” y “proceso constituyente” y no hay quien los pare.

            Hay demasiados indignados, cabreados, corruptos, bancos, pobres, desigualdades, niños con pellizquillos en el estómago, nacionalidades, banderas, varas de medir, curas pedófilos y sectarismos para que una gran mayoría de la ciudadanía se agarre a un clavo ardiendo aunque pueda salir chamuscada.

            El riesgo de lo nuevo le puede a la seguridad de la miseria compartida, una incierta esperanza de que sea verdad lo que proclaman vence al rancio discurso del continuismo, lo joven gana a lo viejo, y “Podemos”, guste o no, sea criticado o bendecido, avanza en las encuestas arrollando la ancianidad de ideas.

            Cada vez queda menos tiempo para que parte de la ciudadanía introduzca su voluntad política en forma de candidatura en una urna, y ellos, el personal de “Podemos” avanza de norte a sur y de este a oeste; presiento que el ciudadano, digamos que normal, no va a votar a los que andan a la gresca por todo menos por él; con ello no afirmo que los de Pablo Iglesias lo vayan a hacer, pero y si suena la flauta de la casualidad.

            Lo cierto es que hoy me he desayunado con una encuesta de Sigma-2 -sus sondeos tienen un buen índice de eficacia- que afirma que “Podemos” se convertiría en la primera fuerza política si hoy se celebraran elecciones, seguida de PP, a mayor distancia PSOE, y tras ellos IU y UPyD serían formaciones caminando a la deriva.

            Presiento que no es la formación “Podemos”, puramente en sí, la causante de que este sondeo pueda convertirse en realidad, sino el atasco de las fuerzas políticas consolidadas y su chalaneo entre ellas mismas la que puede hacer que el cambio político en España sea total.

            Tampoco se trata de ir con una lupa detrás de Errejón para saber de su corruptela o enchufismo (pecata minuta desde los tiempos del franquismo) o de intentar elaborar un grueso dossier sobre ciertos dineros de origen iraní y/o venezolano que ayudaron en su día al grupo que se mueve alrededor de Pablo Iglesias; no, no es nada de eso, pudiera ser que el pueblo español haya entendido que el país se ha convertido en una tierra de rastrojos que hay que quemar para que una nueva semilla germine, aunque algunos que no tenemos nada que ver purguemos también nuestra omisión con la justicia y la dignidad que toda persona merece.



           

No hay comentarios:

Publicar un comentario