jueves, 27 de noviembre de 2014

Sobre corrupción




Si esperaba Rajoy, lógicamente, una confrontación en el debatillo que sobre corrupción se ha celebrado en el Congreso, pues para eso está la oposición: para oponerse a casi todo o a todo, lo del casi lo he colocado porque el PP, cuando era oposición, se alió con el PSOE para sacar la reforma constitucional del artículo 135 propuesta por Zapatero, pero ahora, cuando los hombres y mujeres de Pedro Sánchez han pasado a la bancada del cabreo volvieron a poner las cosas en su sitio, quiero decir, que votaron en contra de su propia reforma, o sea, la rehostia.

            Decía que esperaba Mariano una “peleílla” de poca monta, cuando he aquí que veinticuatro horas antes del debate el juez Ruz decide sacar a la luz unos papelillos de nada en la que escribe que la ministra, ya ex, Mato (mal apellido para quien fuese ministra de sanidad) se benefició por ignorancia de los desmadres “gürtelos” de su ex marido, en forma de jaguar-viajes-cumpleaños etc.; mira que la casualidad tan puñetera, dicen algunos y algunas señorías del PP, de dar a la luz pública semejante legado en vísperas del debate; exactamente comentan algunas de las señorías del PSOE sobre la juez Alaya que arma un revuelo de imputados en fechas importantes para el socialismo andaluz.

            Pero este desmadre lo arregló con sus cachazas Rajoy solicitando a Mato que dejase lo de Sanidad y, correcta y educadamente, felicitando al juez Ruz por su comportamiento.

            De manera que hablar sobre corrupción, después de dimitir a Mato por ignorar de donde procedía el famoso Jaguar, era cosa muy difícil en el debate. La yugular del Registrador se vio herida por todos y cada uno de los grupos parlamentarios, pero este gallego tiene aguante y, pom pom pom, de repente de ensañó con el bueno de Sánchez para echarle en cara que nada más veía corrupción de Despeñaperros para el Norte ya que no miraba hacia el Sur para ver a los “pocos” imputados que existían por el Califato de Susana, oh Susana.

            Cayo pidió la dimisión de MR, al tiempo que olvidaba este asuntillo de Tania, la compañera de Iglesias, con perdón, y la mordaza que IU de Andalucía tiene con respecto al silencio de los EREs y las “clases particulares” de formación en pro de de los parados.

            En fin, nadie habló de los Pujol, del embargo de la sede del partido de CiU, en esta tarde en que la lluvia se desliza por “la ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia”, sirva de ejemplo el curso de Errejón, uno de los cerebros de “Podemos”.

            En fin, mañana será otro día que éste ya pasó.


No hay comentarios:

Publicar un comentario