viernes, 21 de noviembre de 2014

Pablo Iglesias se raja




Ya saben, me supongo, que Telecinco emite en la noche de los sábados “Un Tiempo Nuevo”, un nuevo programa de análisis de la actualidad y en el que se entrevista a un personaje político; por su plató han pasado Montoro, Ministro de Hacienda, Pedro Sánchez, Secretario General del PSOE, Albert Rivera,  líder de Ciudadanos y Monagos, Presidente de la Comunidad de Extremadura, éste último dio la cara en un momento complicado de su vida política.

            Pues bien para este sábado estaba programada y cerrada una entrevista al líder de “Podemos”, Pablo Iglesias, que dado lo mediático del personaje había despertado una cierta expectación.

            El tema esta cerrado desde hacía un par de meses y se había acordado que el político sería entrevistado en el plató por los periodistas Luis Herrero  y Pepa Bueno, hasta ahí la “cosa” marchaba bien, pero he aquí que en Telecinco recibieron una llamada desde “Podemos” en la que se comunicaba que la entrevista se realizaría desde la sede del propio partido, mediante plasma, y que nada más se admitiría una sola pregunta que ellos proponían y que sería pronunciada por Susana Barneda,
           
La pregunta en sí venía a ser algo parecido a “¿cómo va la elaboración del programa de Podemos?”, tema al que respondería Pablo sin admitir pregunta alguna por parte de los periodistas anteriormente citados; también comentaron con Mediaset que dicha postura no había sido tomada por Iglesias, sino por el comité o círculo central del “Podemos”; ante esta “bajada de pantalones” de Pablo Iglesias, Telecinco se negó a la propuesta.

Hace poco Pablo Iglesias sostuvo en La Sexta, lugar donde se mueve con cierto cariño, una entrevista con Ana Pastor en la que, en determinados momentos, se sintió incómodo y algo desnudo de ideas ante las preguntas, especialmente las referidas a temas de economía; ya anteriormente fue entrevistado en La Cuatro por Jesús Cintora, lugar y entrevistador donde todo es amor del bueno a su persona y se mueve como pez en el agua; puede ser que de la “charla” que mantuvo con Ana P. saliese como gato escaldado que del agua fría huye y haya pensado que a él no lo trincan más en pelotas, menos aún con el caso Errejón fresquito.

Sea por lo que sea, lo cierto es que Pablo Iglesias no es tan fiero como lo pintan, tan demócrata como dicen que es sus aduladores y que “más vale malo conocido que bueno por conocer”.

¡Ay Jesús…!


No hay comentarios:

Publicar un comentario