lunes, 3 de noviembre de 2014

A la espera


A la espera del sondeo y cocinado del Centro de Investigaciones Sociológicas, hablemos de otras cosas.

            A la espera de lo que acontezca el próximo día 9 de noviembre sobre esa consulta camuflada que se desea hacer en Cataluña para saber de su nivel de independencia, pensemos en otras realidades.

            A la espera de saber como terminan los piropos del PSOE de Pedro Sánchez y de Izquierda Unida de Cayo Lara a líder de “Podemos”, señor Pablo Iglesias, vivamos otras uniones.

            A la espera de comprender como se puede gobernar la Diputación de León y un ayuntamiento de esa provincia por alguien que está en el trullo, comprendamos que todo es posible.

            A la espera de cuantos serán finalmente los imputados en Andalucía por el caso de los EREs fraudulentos y la bicoca de los Cursos de Formación, brindemos por los pillos de este mundo.

            A la espera de que el señor Urkullu, presidente de Euskadi, termine por construir el imperio formado por el País Vasco, Navarra, el Condado de Treviño y buena parte del Sur de Francia, conformémonos con regar los geranios esparcidos por nuestras macetas.

            A la espera de que en las próximas elecciones municipales sacudan y bien al actual alcalde de Sevilla, señor Zoido, por prohibir jugar al dominó en las terrazas de los bares, silenciemos el regusto que otorga el ahorcamiento de un seis doble.

            A la espera de que los pobres posean la Tierra y los ricos se queden a tres velas aunque sea por una breve temporada, confiemos en los milagros.

            A la espera que el golfo del señor Granados pase unos pocos-muchos años en la cárcel de Estremera que mandó construir, hagamos cruces para que devuelva lo trincado y caiga en la cuenta que la libertad es el bien máximo de la persona.

            A la espera de todo lo anterior y de lo que falta por llegar, te canto, oh amor, mi soleá preferida: “Vete con tu Dios a misa/ que yo me quedo en la calle/ acariciando tu brisa”


           

No hay comentarios:

Publicar un comentario