lunes, 6 de octubre de 2014

Venturas y desventuras de un escritor y poeta (De UCD, PSA y Grupo Mixto)



Volví a repetir como Diputado Nacional por la circunscripción de Málaga en la legislatura 1979-82, legislatura que iniciaba el desarrollo legislativo de la Constitución.

            En el año 1979 tienen lugar las primeras elecciones municipales democráticas; en Andalucía se produce un extraño fenómeno electoral, los ciudadanos andaluces que ya habían elegido a cinco diputados nacionales del PSA (Sevilla (2), Cádiz (2) y Málaga (1)-, apuestan fuertemente por el Andalucismo y éste vence en las provincias de Granada y Huelva, empata en concejales en Sevilla (cuna del socialismo “felipista”) y alcanza representación en todas las grandes capitales andaluzas; en una de ellas, un desconocido Pedro Pacheco consigue la alcaldía jerezana.

            Sin embargo, en un extraño pacto  con el PSOE, éste consigue las alcaldías de Granada y Huelva a cambio de la de Sevilla donde el andalucista Luis Uruñuela se hace con la alcaldía.

            En el Congreso de los Diputados, los cinco miembros del PSA con CiU otorgan sus votos a Adolfo Suárez, y con ellos consigue obtener mayoría absoluta. Alfonso Guerra, al que no se le puede discutir su clara visión de la política, vuelve la cara a Andalucía y ve que su enemigo a “exterminar” es el Andalucismo, la UCD -piensa él, y piensa bien- se destrozará “familiarmente” ella misma con un par de empujones desde la oposición.

            De manera que gira su batería de cañones hacia los andalucistas para acabar “políticamente” con aquellos sueños idealistas de alcanzar un Poder Andaluz. Y lo consigue de forma inmediata y eterna con motivo del referéndum que otorgará a Andalucía la posibilidad de que ésta alcance la ansiada Autonomía por la vía rápida, la del artículo 151 de la Constitución, vía a la que se opone UCD con aquel triste slogan publicitario de “Andaluz, éste no es tu referéndum: vota no

            Los votantes del SÍ alcanzan mayoría absoluta en todas las provincias andaluzas a excepción de Almería, por lo que el acceso a la Autonomía plena en igualdad con Cataluña y País Vasco quedará paralizado lo que provocará una crisis en el seno de UCD que hará que dos de sus diputados, Manuel Clavero Arévalo y quien escribe estas líneas, abandonen sus filas para pasar al llamado Grupo Mixto, grupo parlamentario en el que se encontraban Blas Piñar, Juan María Bandrés, Fernando Sagaseta, Hipólito Gómez de las Roces, etc., y que era un “cuerpo” extraño de muy distintas sensibilidades, digno de una tesis doctoral.

(continuará)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada