viernes, 24 de octubre de 2014

Igualdad sin límites



Estimo que este ejercicio de llegar a la igualdad de géneros hasta límites insospechados está llegando a una ridiculez extrema; sé que la anterior afirmación puede llevarme a un buen tirón de orejas por parte de alguien perteneciente al antiguo llamado género débil, ya remontada tal barbaridad por el Diccionario de la Real Academia Española, aunque aún queda por poner en su debido lugar al neutro, que también existe.

            A falta de otras tareas más efectivas, el Consejo Audiovisual de la Comunidad de Andalucía, un órgano de extracción parlamentaria y que goza de un presupuesto de 4,5 millones de euros que no es moco de pavo, se ha dedicado durante un cierto tiempo a estudiar las cuotas de los dos primeros géneros en las noticias de la tele andaluza, y ha llegado a varias conclusiones que se las habrán hecho llegar al los parlamentarios y me imagino que al equipo de gobierno de Susana, oh Susana.

            En el informe se recoge que de cada cien personajes deportivos que se enrollan con nosotros y vosotras en dichas cuestiones, tan sólo dos de ellas son mujeres por lo que se propone que se estire el género femenino y se acorte el masculino para llegar a una relación más proporcional.

            En lo concerniente a entrevistas relacionadas con el sector económico, los hombre ocupan un total del 71% de la parrilla por un 297% de ellas; por todo ello se insta a las autoridades que a la hora de atragantarnos la comida o la cena vaya igualándose la proporción de ambos géneros, aunque se sigue haciendo mutis por el neutro del que nadie habla.

            Sobre el sector político no existe mención alguna tal vez porque ella, Susana, oh Susana, acapara la tira del minutero mientras que Juanma o Bonilla o Moreno, tres nombres del “líder” andaluz del PP pues sus militantes no se han puesto de acuerdo en cómo se debe llamar para ser conocido, alcanza un lugar obsoleto de presencia mística tal vez, ya decía, por la difuminación sensorial de su nombre y apellidos.

            Cuando los euros se los gastan en estas memeces, con perdón, en la copla, ay la copla, barren las mujeres de lo que me alegro tela marinera, mientras que el neutro va avanzando paulatinamente.

            Bueno, y qué, me pregunto; pues nada, escribo lo anterior para tenerles informados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario