viernes, 31 de octubre de 2014

Día del Corrupto




Desde siempre, que yo recuerde, se han exaltado efemérides dedicándole un Día especial; de ellas, la que más ha cambiado de nombre aunque algunos pertenecen en el imaginario colectivo es el 12 de octubre que ha sido conocido como día de la Raza, de la Hispanidad, del Pilar, de la Guardia Civil… hasta que llego el ministro Bono y lo rebautizó como Día de la Fiesta Nacional, con lo que los amantes del arte de Cúchares se llevaron una gran alegría al confundir las churras con las merinas.

            Los que fuimos maestros de escuelas en los tiempos del franquismo estábamos obligados a escribir todos los días en la negra pizarra -en aquellos tiempos eran negras, hasta que llegaron las verdes actuales- una máxima que los alumnos estaban obligados a copiar en sus cuadernos, y que en el llamado “cuaderno de rotación” -cuaderno en el que cada día escribía un alumno y que era el que al señor Inspector le servía para observar la marcha del trabajo diario- se escribía con perfecta caligrafía y las consabidas grecas.

            Todavía circulan entre mis cuatro neuronas algunos días que el Régimen Franquista celebraba y que tenían que quedar recogidos en el consabido cuaderno; ejemplo de ellos podríamos citar “Día del estudiante caído” (9 de febrero en conmemoración de Matías Montero), “Día de la Fe” (Discurso Fundacional de la Falange) o “Día del Dolor” (Fusilamiento de J.A. Primo de Rivera), etc.; ahora tenemos dos seguidos: Día de todos los Santos y el de los Difuntos, aunque la Iglesia celebra muchísimos más que no voy a relacionar.

            La democracia que disfrutan algunos y padecen otros tienen también los suyos propios, de entre los que hay que resaltar el Día de la Constitución (6-D) que como caiga en sábado o domingo conforma con el Día de la Inmaculada (8-D) un puente festivo que viene de puta madre al turismo nacional. Las libertades nos han traído toda clase de efemérides a celebrar,  desde el “Día del orgullo gay” hasta “el de la Mujer trabajadora” que, junto al “Día del trabajo” o “1º de Mayo” va quedando  en nada por el número de parados que existen en la actualidad.

            Creo llegado el momento de crear “El día del corrupto”, como fiesta de precepto y todo para el perdón de los pecados y un firme propósito de la enmienda; es ya tan larga la ristra de chorizos que envuelve a España que el corrupto se ha ganado su día a pulso, lo que tengo en duda es si debe ser laica o religiosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada