jueves, 18 de septiembre de 2014

Sálvame: Jorge Javier




Pues yo no me creo que el guapera de Pedro Sánchez estuviese viendo el programa que dicen se llama “Sálvame” y que conduce un tal Jorge Javier, y ese “que dicen se llama” o el “tal Jorge” no lo he escrito en plan despectivo sino por la única razón de que jamás he visto dicho programa ni sabía que existía J.J.

            De las respectivas cadenas de televisión veo algún telediario y siempre rotando para pasar un buen rato, los buenos partidos de fútbol, o sea, cuando juega el Sevilla y cine, en especial los dramas que consiguen que alguna que otra lágrima se deslice por mis mejillas, caso de “Los puentes de Madison”.

            Y decía que no creo que el Secretario General del PSOE estuviese enganchado a “Sálvame” porque entonces apaga -nunca mejor dicho- y vámonos, pues sin tener nada contra el programa en cuestión creo que un señor que sueña con ser Presidente del Gobierno de España tiene, con la que está cayendo, otra “cosas” en las que entretenerse.

            También podía haber ocurrido que uno de sus asesores, el encargado de vigilar los programas de corazón de plastilina, llamara a Pedro para chivarle que el conductor de Ana Belén y otros personajes del mundo de la parafernalia había dicho en público para una millonada de seres inocentes que él ya no votaría jamás al PSOE por lo del asunto del toro “de la Vega” de Tordesillas, ese que lancean a campo abierto y que nada tiene que ver con las grandes matanzas de cochinos que hacen por los pueblos.

            Puestos a creer, pienso que todo ha sido un montaje entre ambos líderes, Jorge y Pedro, para montar un buen espectáculo del que todos los medios se han ocupado durante el día de hoy.

            Si embargo, lo que son las cosas, tampoco estoy seguro del párrafo anterior porque según Jorge, su amigo Pedro ha prometido no asistir jamás a una corrida de toros bravos con lo que se pierde aprender la forma de torear auténticos “miuras” de la política, caso del líder de “Podemos”, señor Iglesias.

            En resumen: no tengo claro nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario