jueves, 25 de septiembre de 2014

¿No puede "Podemos"?




Tras la irrupción de “Podemos” en la política española con un millón trescientos mil votos en las pasadas elecciones europeas y sus cinco europarlamentarios, comienzan a surgir los primeros problemas en la incipiente formación que todavía no podemos considerar partido político a la antigua usanza, sino una especie de revolución ciudadana que busca una forma específica de organizarse.

            Líder y cúpula (pequeño sanedrín) ya tienen, y todos ellos bailan alrededor del mediático y buen comunicador Pablo Iglesias; su plana mayor está formada por Monederos, Errejón, Carolina Bescansa y Luis Alegre que son, unos más y otros menos, los encargados de ir de oca en oca, de tele en tele, ofreciendo su programa máximo, realizando críticas a los políticos de la “casta”, solicitando debates con Pedro Sánchez del PSOE, respetando algo a Izquierda Unida, enalteciendo al diputado Garzón y olvidándose o menospreciando al PP.

            Su principal objetivo, como cualquier partido político, es hacerse con las riendas del poder absoluto y para conseguirlo saben muy bien que el “enemigo” a abatir no se encuentra en la derecha -eso vendrá después- sino en el espacio de la izquierda, sea ésta la socialdemocracia del PSOE o Izquierda Unida, llamada hace un par de años la izquierda real.

            “Podemos”, a través de su hábil avanzadilla, cuyos miembros ya he avanzado anteriormente, ha decidido no presentarse a las próximas elecciones municipales, aunque es probable que si lo haga a los comicios autonómicos; no descarta apoyar algunas plataformas cívicas en las municipales, caso de “Guanyem Barcelona” que lidera la activista social Ada Colau a la que no se le conoce ninguna relación con PSOE e IU y cuyo protagonismo en la “guerra” contra los desahucios ha sido altamente positiva.

            No ve con claridad apoyar otras plataformas que, bajo el paraguas de “Ganemos” parecen germinar en algunas grandes capitales, caso de Madrid, porque bajo ese nombre se encuentra Izquierda Unida o al vez la “Izquierda Abierta” que lidera Gaspar Llamazares al que consideran otro viejo político de la “casta”.

            Temen también, y hacen muy bien en temerlo, que al amparo de la buena acogida que ha tenido “Podemos”, los arribistas, mogollón que existe desde la izquierda a la derecha, aparezcan en sus deseadas y pulcras listas electorales.

            Todo es cuestión de esperar para saber si no quieren o no pueden presentarse por imposibilidad de abarcar tantos miles de municipios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada