martes, 2 de septiembre de 2014

Ángels Barceló

Algunos y algunas sostienen que las personas comienzan a amar por el oído, pues ciertas voces propagan un éxtasis que termina por quedarse enganchado de aquellos o aquellas que pronuncian palabras de una manera imposible de imitar; los hay que afirman que es la palabra escrita la que produce el milagro de amar.
            De una manera u otra, la palabra, sea escrita o pronunciada, es con seguridad el primer vehículo que puede llevar a esa maravillosa locura que numerosos seres morirán sin haber experimentado.
            Hubo un tiempo en que un servidor se enamoró de Àngels Barceló, locutora de la Cadena SER; me importaba poco sus tendencias políticas o lo que decía, sino que me encantaba el cómo lo decía; al igual que uno de mis columnistas favoritos fue Jaime Campmany, no por sus ideas políticas sino por el cómo las escribía y su dominio del lenguaje.
            Hoy, sin embargo, Àngels ha pronunciado una palabra escrita en forma de mensaje por las redes sociales sobre el caso Jordi Pujol y su presunto saqueo del dinero público. Lo que ha escrito la locutora saliendo en defensa del que fuese Honorable, por cierto que se puede ser muy honorable si necesidad de titulación, es que le “parece inédita y sin precedente la saña con la que el gobierno del PP persigue a Pujol
            El hecho real es que todos los gobiernos que han existido en España desde la Transición hasta la actualidad, o sea PSOE, PP y UCD, han tenido un trato exquisito con el que posee más dinero de la cuenta en Andorra -no se sabe si por otros rinconcitos paradisíacos-, bien porque les hacía falta para formar una mayoría absoluta o bien porque entendían que era un hombre de esos que llaman de Estado, uf.
            No entiendo ni papa de los hilos afectivos que puedan unir a Jordi y Àngels, pero vamos, silenciar que el mismísimo Parlament de Catalunya ha aprobado hoy por unanimidad, o sea, incluidos los hijos políticos de Pujol, la comparecencia del heredero fantasma en Pleno o que desde “Podemos” al PP todos andan dándole caña a Jordi Pujol me parece no muy adecuado por la Barceló.
            Qué decir de lo que se habla en los lugares donde se entiende de política: los bares. Por cierto que mañana, si Dios quiere y el viejo Toledo aguanta, me pondré al día en ese “lugar donde el güisqui huele a amistad”, ya saben: El Gran Vía de la ciudad donde todo lo acoge y todo lo silencia, lugar donde voy a iniciar mis auténticas vacaciones.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada