viernes, 29 de agosto de 2014

Pues eso



Pues eso, que mientras uno no sufre en sus carnes el zarpazo del hambre se habla del humanismo, solidaridad, justicia y demás actos que puedan solucionar la miseria, pero que ahí queda la cosa, en hablar y punto o en escribir y punto aparte.

            Pues eso es lo que hago yo, escribir y escribir, hablar y hablar pero de construir una revolución que ponga a la sociedad a punto de estallar, nada de nada.

            Pues eso, que los próximos a uno y uno mismo es lo que en realidad nos importa de verdad; el resto pues sí, que mira que pena, que no hay derecho a que unos atesoran euros y otros miserias; pero ahí queda la cosa, a saber: en el consabido blablablá.

            Pues eso, que exceptuando a algunas Teresas de Calcuta, religio@s o laic@s la sociedad anónima que conformamos se ha convertido en un basurero donde caben el encogimiento de hombros o el ese no es mi problema, aunque lo disfrazamos con sonoras palabras y un terrible silencio de hechos.

            Pues eso, que todos hablan, yo más que ninguno, de amor y saltamos de problema en problema con el trampolín del egoísmo sin pararnos en ningunos de ellos.

            Pues eso, que todos los partidos y colectivos políticos, sin excepción alguna, buscan y rebuscan la manera de engañarnos para acumula poder con el trasiego de votos, y nosotros, tú también, pequeño o pequeña incaut@ caes, a sabiendas, en la trampa del sectarismo.

            Pues eso que hoy, ya de madrugada, cuando los grillos asoman su negrura por las dunas y un chaval y su chavala juegan ser felices, los de siempre, los de siempre, los de siempre andan buscando la forma de hacer el mal sin que a nadie le importe un bledo.

            Pues eso, que esta noche haciendo un triste engaño a mí mismo me siento revolucionario pero en el fondo soy un mísero hombre que nada más piensa en sí mismo, me atrevería a decir que igual que usted, maldito o maldita lect@r.

            Pues eso, que a pesar de la hora y del cansancio acumulado, no he hecho hoy nada por nadie a excepción de los que están juntitos a mí; es por ello que reniego de mí mismo; saben por qué: pues por eso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario