miércoles, 23 de julio de 2014

¿Vuelve Magdalena?








          Vaya por delante que es una grata noticia que el Tribunal Supremo haya condenado a Jaume Matas y Carlos Fabra a la cárcel por trincar lo ajeno indebidamente; confiemos que no aparezcan indultos de por medio que ennegrezcan esta buena nueva.

            En otro orden de cosas, decir que doña Magdalena Álvarez, exconsejera de Economía de la Junta de Andalucía, exministra de Fomento durante el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y exvicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones del que tuvo que dimitir, según ella, por presiones de Rajoy, aunque se sabe que está imputada en el caso de los EREs fraudulentos de Andalucía y que éste ha podido ser el motivo de su salida del Banco citado, ha decidido volver a su primitivo trabajo y para ello, como inspectora de Finanzas del Estado ha solicitado volver a la AEAT (Agencia Estatal de Administración Tributaria) y especialmente a la Delegación Central de Grandes Contribuyentes, o sea, las grandes fortunas de este país.

            Me imagino que la noticia si se convierte en realidad, o sea, si le dan semejante puestecito, el canguelo puede apoderarse de esos contribuyentes que pueden ver en doña Magdalena un personaje justiciero y vengativo que va a observar con lupa todas y cada una de las entradas y salidas de tanto rico suelto por esos bancos del demonio pinchaúvas.

            No sé si el hecho de estar imputada le da derecho a volver a su trabajo, creo que sí porque la presunción de inocencia en todo lo referente a los eternos EREs andaluces la tiene asegurada como cualquier otro ciudadano o ciudadana, pero lo que no está claro es que el señor o señora encargad@ de dictaminar si doña Magdalena vea en ella a la persona más adecuada para llevar a cabo tal misión.

            Un servidor, que disfruta viendo a los poderosos poniéndose algo nerviosos, disfrutaría con la concesión de tal petición aunque veo harto difícil que sea concedida en su totalidad, o sea, que vuelva al curro en el puesto solicitado.

            Se ha creado una especie de expectación mesiánica que no creo tarde demasiado en ser resuelta.

            Quedamos a su espera.



           

No hay comentarios:

Publicar un comentario