viernes, 4 de julio de 2014

Libertad de expresión



                Este “copo” debería titularse simplemente “Libertad”, pero he querido ser  prudente a la hora de dictar una determinada crítica al líder de Podemos, señor Pablo Iglesias.

            Desde siempre he mantenido que los adjetivos restan importancia al sustantivo, por ello lo importante para mi no es “libertad de expresión o de reunión o de huelga o de pensamiento, sino simplemente libertad”, pues ganada ésta, las demás se tienen por añadidura; pero en fin, como estamos refiriéndonos al pensamiento escrito en forma de crítica sigo manteniendo el título.

            Lo importante de la persona es serlo sin calificativos que merman y no añaden nada a la esencia del ser; al igual que una mujer es inigualable por el hecho de ejercer como tal y no porque sea rubia, alta, agradable, intelectual o tenga los ojos verdes; no son los atributos circunstanciales los que la definen sino el SER mujer, y ahí está todo dicho.

            Existe un dicho por los entresijos políticos en los que se afirma que un hombre cambia más fácilmente de mujer que de periódico, por ello argumenta el señor Iglesias que las personas son más de La Razón, El País, ABC, la SER o la COPE que de los partidos políticos; y no le falta algo de razón, pero no quiero pensar que al líder de Podemos le agrade que seamos todos y todas seres fotocopiados que pensemos lo mismo y portemos bajo la ilustre sobaquera la misma cabecera de prensa.

            Sostiene Iglesias que algunos medios de comunicación, no especifica cuáles de ellos, deben ser regulados ·por los poderes públicos”, lo que significa ni más ni menos que es amigo íntimo de la “censura” y a un servidor, que la he padecido en mis carnes, esto me produce un cierto escalofrío al sospechar que estamos ante alguien con capacidad para decidir lo que es bueno o malo, positivo o negativo, verdadero o falso, a la hora de hacerlo público; ese creerse por encima del bien y del mal, el autonombrarse juez y parte es el primer escalón hasta llegar a ser un posible dictador.

            Y eso ya lo hemos sufrido por estas tierras durante años. Cuidado amigo Pablo con lo que se dice, no sea que descubramos que todo es pura fachada.

Ojalá me equivoque, han sido tantas las veces.



No hay comentarios:

Publicar un comentario