sábado, 12 de julio de 2014

Izquierda Unida y Falange Auténtica



         Creo haber comentado que no me parece mala la idea de que los alcaldes sean elegidos directamente o que puedan ir a una segunda vuelta los dos candidatos más votados si es que ninguno de ellos alcanzase la mayoría absoluta.

            Tal vez, en eso seguro que lleva razón la oposición, dicha medida o cambio de ley electoral se debía de haber realizado con mayor anticipación y no a la bulla porque se ve que el “toro” puede embestir de mala manera; pero aunque tarde, es sin duda una decisión democrática que nos igualaría a la República Francesa y a otras más que eligen a sus representantes de idéntica forma.

            A pesar de ello, este posible cambio electoral puede acabar con la reconciliación de las dos España que, hasta hoy, mediante múltiples y variados pactos municipales han conseguido la aproximación fáctica de enemigos irreconciliables, las famosísimas mociones de censura y el transfuguismo de determinados ediles cambiando del día a la noche su espectro político.

            Sirva como ejemplo único, no superado creo en toda la historia municipalista, este que les relato a continuación y que tuvo lugar en Ardales, un bello pueblecito de la provincia de Málaga en las elecciones municipales celebradas en 2007 y que muy bien podrían definir esos llamados pactos contranaturales.

            Era Alcalde de Ardales el socialista Salvador Pendón al tiempo que ejercía la Presidencia de la Diputación malacitana, cuando se convocaron las elecciones antes citada en las que el señor Pendón volvía a encabezar la lista de candidatos por el PSOE; también concurrían a lo comicios el Partido Popular, Izquierda Unida y Falange Auténtica.

            Ya se sabe que en las pequeñas localidades se vota bastante más a la persona que a las siglas de los partidos políticos, pues el vecindario sabe de que pie cojea cada ciudadano; en fin, para no darle más vueltas al asunto, escrutadas las urnas el resultado fue el siguiente: PSOE obtuvo cinco concejales, IU cuatro ediles, Falange Auténtica sorprendió con dos representantes y el PP no obtuvo ninguno.

            Por lo tanto Salvador Pendón se quedó a un concejal de la mayoría absoluta y he aquí que, para sorpresa de moros y cristianos, se realizó un pacto entre IU y Falange, otorgando esta última sus dos votos a la formación comunista que se hizo con la Alcaldía y en ella persiste todavía gracias a la media verónica de color azul mahón.

            Por una parte, ya decía, me alegré pues al menos en Ardales unos abrieron el puño y otros bajaron la palma de la mano,  y se dieron un estrechón de dátiles olvidando viejas rencillas; pero vamos, no me digan que esto es lógico y lo que demanda el pueblo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario