lunes, 28 de julio de 2014

¡Gibraltar andaluz!



           Diego Cañamero, líder del Sindicato Andaluz de Trabajadores, ha anunciado para finales de agosto una marcha sobre Gibraltar para ocupar el Peñón y bautizarlo de andaluz; no creo que los británicos lo permitan, y además tengo la sensación que la misma Benemérita lo impedirá para no tener un fiasco de mucho cuidado con los que tiran a dar.

            De momento, y que yo sepa de fuentes bien informadas, se están gestando banderines de enganche por bares y tabernas para marchar sobre Gibraltar al tiempo que buena parte del personal está desempolvando los “detente” del Sagrado Corazón de Jesús y engrasando los viejos mosquetones para demostrar su españolidad.

            Y es que todo está cambiando de forma insospechada, ahora son los jornaleros andaluces y no los nietos de los antiguos miembros de la División Azul los auténticos patriotas que vuelven a reverdecer aquellas antiguas canciones que, cuando pequeño, me enseñaban los profesores de aquella asignatura de nombre Formación del Espíritu Nacional y que decía, más o menos: “Ya tocan, arrebato/ por el Peñón de Gibraltar/ Por la extranjera voz/ tras el engaño vil/ por la prisión atroz/ y la bandera hostil/ ya tocan, arrebato/ por el Peñón de Gibraltar”.

            Antiguamente, todavía quedan estertores, las izquierdas marchaban a punta de pala contra las bases de Morón y Rota; con el paso del tiempo, especialmente cuando aquello del referéndum de deshojar la margarita para entrar o no en la OTAN, casi toda la izquierda, que fue quien propuso la pregunta a través de Felipe, se arrugó, votó sí, y en los pueblos mencionados el sí fue por absoluta mayoría de sus ciudadanos que se jugaban, guste o no, buena parte de la manduca diaria; ahora ha quedado una minoría nostálgica que aún marcha sobre las bases yanquis.

            Pero lo del SAT, la auténtica estirpe jornalera que pasea sus banderas andaluzas entre olivos y fincas del poderoso ejército español, ha levantado la moral de los que daban por perdido el Peñón de Gibraltar.

            Me falta por saber si el eterno alcalde de Marinaleda, señor Sánchez Gordillo, se sumará al órdago patriótico.

            ¡Viva Españaaaaaaaa!

No hay comentarios:

Publicar un comentario