lunes, 7 de julio de 2014

Di Stéfano



         Los que vimos jugar a Alfredo Di Stéfano también hemos contemplado a Pelé, Cruyff y Maradona, entre otros, incluidos Ronaldo Cristiano y Leo Messi, pero ninguno como “la saeta rubia”, apodo con el que se conocía al famoso pibe argentino nacido en Barracas y que ha sido sin duda el mejor jugador del mundo o, si ustedes lo desean para no entrar en inútiles polémicas, el más completo de todos.

            Menos de cancerbero, Di Stéfano jugaba espléndidamente en todos los puestos y corría el campo de norte a sur y de izquierda a derecha durante los noventa minutos.

            He tenido la suerte de conocer, algunos viven, a futbolistas que han jugado con él y contra él, casos de Pepillo y Payá, y me contaban que en el cuadrilátero, para Alfredo el terreno de juego era un ring, se transfiguraba en el jugador más peligroso para los rivales que se ha conocido en todos los tiempos porque no dejaba de increparlos una y otra vez.

            No poseía la verticalidad de Cruyff, la elegancia de Pelé, el malabarismo de Maradona, el músculo de Cristiano o el buen hacer de Messi, pero era poseedor de todas esas virtudes tal vez en un grado inferior y dos pulmones que le hacían invencible, desgarrador y con capacidad para dejar sin aire a sus marcadores.

            Fue el fútbol total y el máximo exponente del pundonor en un campo de fútbol. Jugó en su amado River Plate, pero una huelga de jugadores en Argentina le hizo pasar al fútbol colombiano donde rodó la bola en El Millonarios, equipo con el que llegó a España para hacer una gira por varias ciudades españolas, entre ellas en la ciudad de la Giralda, donde empató con el Sevilla FC, equipo que también poseía jugadores de la talla de Juanito Arza, pero fue en Madrid, en su encuentro con el Real, donde asentó su vuelo y su juego.

            Tal vez, lo ignoro, lleguemos o lleguen ustedes a ver grandes delanteras de fútbol, pero aquella formada por Kopa, Puskas, Di Stéfano, Rial y Gento muy difícil, por no decir imposible, que vuelva a repetirse.

            Se nos ha ido el mejor futbolista de todos los tiempos y además sin necesidad de jugar por diversos motivos ningún mundial.

            Descanse en paz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario