jueves, 3 de julio de 2014

¿Contraofensiva del PP?



          En las primeras elecciones municipales de la democracia, año 1979, en la capital del Reino el centrista José Luis Álvarez empató en número de concejales con el socialista Enrique Tierno Galván, 25 concejales cada uno aunque el primero obtuvo más votos; fue Ramón Tamames (PCE) con 9 ediles el que otorgó la Alcaldía al viejo profesor con un pacto de izquierdas, pacto que lógicamente se extendió por toda España dejando a UCD con un pequeño puñados de alcaldías donde obtuvo mayoría absoluta.
Desde entonces, salvo raras excepciones, la derecha, en este caso el PP, está obligado a conseguir esas mayorías absolutas si quiere gobernar las localidades donde se presenta.

            El deterioro del bipartidismo, más acusado en las filas socialistas por la irrupción de Podemos y el aumento de votos de Izquierda Unida, hace prever que los “populares” puedan perder buena parte de algunas grandes capitales que en la actualidad gobierna en solitario, como podrían ser, entre otras, Madrid, Valencia, Sevilla, Málaga, Granada, Alicante, Murcia, La Coruña, etc.

            Siendo importante conseguir el poder del gobierno central y el de las comunidades autónomas, no lo es menos que el local, el más cercano a la ciudadanía, otorga, podríamos afirmar, el auténtico poder del pueblo y el que quita y pone Presidentes de Gobiernos centrales y de Comunidades Autónomas.

            Aunque la casta sea centro de ataque de “Podemos” e “Izquierda Unida”, a nadie se le escapa que ante la posibilidad de conseguir pisar moquetas de poder, tanto Cayo Lara como Pablo Iglesias no dudarían un instante en unirse al PSOE para hacerse con el gobierno de determinadas ciudades en el caso de que el PP obtuviese mayorías simples.

            Ante esa posibilidad, Rajoy ha anunciado un posible cambio de la ley electoral municipal por la que el Alcalde sería el candidato que obtuviese más votos, o bien que en una segunda vuelta pudiera votarse entre el primero y el segundo de los candidatos en número de votos.

            Mimbres, o sea, mayoría absoluta, tiene para aprobar una Ley Orgánica en ese sentido; ante el anuncio efectuado el resto de partidos se ha puesto, y es lógico, algo nervioso, pero él, Rajoy, tiene la llave para convertir en realidad lo que para algunos es una necesidad.

            El debate está servido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario