jueves, 5 de junio de 2014

"El último franquista"



Eduardo Zorrilla, miembro del Partido Comunista de Andalucía y portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, ha lanzado una dardo  envenenado en   forma de twitter contra Francisco de la Torre Prados, alcalde de esta ciudad de mar y monte en el que se lee: “Tras la abdicación del Rey, el alcalde de Málaga se convierte en el último vestigio del franquismo; no abdica porque no encuentra heredero”, dardo que puede revolverse contra el remitente a poco que se investigue algo en la vida del edil de Málaga.

Y que conste que tengo a Eduardo como una excelente persona, pero de vez en cuando los cables se cruzan y dan como resultado un excremento de este calado si no se lee al menos dos veces lo escrito, hecho que creo le ha ocurrido al amigo Zorrilla.

Es cierto que De la Torre tuvo frilteo con el llamado Movimiento Nacional y que llegó a ser Presidente de la Diputación malacitana, por cierto el más joven de España y que su trayectoria como tal pasó a los anales de nuestra intrahistoria, pero no lo es menos que el aparato más duro del franquismo lo puso de patitas en la calle por su aperturismo y que los “últimos del franquismo colocaron en su lugar a Pancho Cabeza, nominación discutida por los luctuosos sucesos del 4-D en 1977 en la provincia de Málaga.

Pero recordar eso ahora y no decir que fue fundador del Partido Social-demócrata de Andalucía de Francisco Fernández Ordóñez, que por cierto tuvo también devaneos con el franquismo pero que fue Ministro de Hacienda (creador del la Reforma Fiscal) y de Justicia (autor de la primera Ley del Divorcio) con UCD y de Asuntos Exteriores con el PSOE, es un olvido imperdonable.

De la Torre fue presidente provincial de UCD durante las dos legislaturas que el milagro de Adolfo Suárez, también tardofranquista, alumbró a España, y consejero de Hacienda en la Junta Preautonómica andaluza, allá por los tiempos de don Plácido Fernández Viagas.

Apartado de la política cuatro años, en 1986 fue candidato por Málaga por el Partido Reformista Democrático que fundara Miquel Roca, al que por cierto, y tan sólo a título de curiosidad se presentó Florentino Pérez, ya saben: el de la décima.

Tras el fracaso que supuso dicho proyecto se retiró de la política hasta que en 1995 Celia Villalobos lo invitó a formar parte de su candidatura municipal con el número 2; en 1999, “la dama roja del PP” obtuvo mayoría absoluta, y fue entonces cuando Aznar la llamó para que se hiciese con el Ministerio del “espinazo”, dejando a De la Torre como Alcalde de la Plaza Mayor de la Gran Avenida de la Costa del sol.

En las legislaturas municipales de 2003, 2007 y 2011 Paco de la Torre ha obtenido tres mayorías absolutas y amenaza, ya septuagenario, con presentarse en 2015; yo al menos -que no soy del PP, aunque me considero su amigo, no sé por su parte- se lo he pedido en esos mensajes que nos enviamos recíprocamente por navidades y onomásticas.

¿Será esa la causa por la que Eduardo Zorrilla ha publicado semejante twitter?

Pongamos a cada uno en su justo sitio, pues seguir manteniendo el franquismo de De la Torre raya en el surrealismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada