jueves, 15 de mayo de 2014

Más bien poca cosa



            Si exceptuamos que según dicen los expertos es perjudicial para la salud introducir en el frigorífico los siguientes alimentos: tomates, patatas, pan, aguacates, café, miel, aceite de oliva, cebollas, albahaca, ajos, frutas tropicales y chocolate, poco más novedoso se puede añadir al día de hoy.

            Tendríamos que exceptuar la resaca de la hazaña sevillista de quedarse campeones de la Europa Liga y un pequeño anuncio, aún en fase de estudios más ambiciosos, de que se está inoculando en ratones un determinado producto que podría detener el alzheimer.

            Poco más, la campaña electoral europea, anodina como ninguna por muy importante que sea, puede llegar hoy, por ayer, al culmen del bostezo con el cara a cara entre Elena Valenciano y Arias Cañete y, por otro lado, las desacertadas tertulias de la Cuatro y la Sexta para intentar sacar del asesinato de la presidenta de la Diputación de León una motivación política que erosione a algún partido político de los clásicos, entre los tertulianos el señor Pablo Iglesias tiene una verborrea única para estos menesteres.

            Aburrido como nunca, espero, para colmo, ver y escuchar a Elena y Cañete debatir sobre cualquier cosa menos Europa a falta de una buena película y para descansar de la resaca de ayer y del ataque de nervios ante la tanda de penaltis en la que Beto, portero de mi querido Sevilla FC, demostró que es buenísimo o que tiene más potra que José Blanco, el ex ministro de Fomento que, a la chita callando, y con el número 10 en la lista socialista tiene asegurada las habichuelas de por vida y sin necesidad de presentarse a unas oposiciones donde se juzgue el mérito y la capacidad.

            En fin, que llegadas las últimas horas de este 15-M sin chicha y limonar y olvidado el primero que hubo, aquel que parecía que era el inicio de una nueva forma de ver a esta sociedad por la que transitamos y a la que nos acostumbramos achatando mariscos y chuletones, tengo que reconocer que esto de vivir es un rollazo estrepitoso salvo cuando pienso en ti, amor.


            

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada