lunes, 5 de mayo de 2014

La Sexta 3, Nitro...









          De aquellos tiempos de las grandes empresas cinematográficas y del dial de las enormes radios manuales hemos pasado a una caída libre del buen cine, salvo excepciones, y a unos aparatitos que sintonizan todas las emisoras del mundo mundial en un microdial de no más de dos centímetros de longitud y con memoria múltiple incorporada.

            Los pocos o muchos amantes del cine disfrutan de él en los aparatos de televisión y ya se acabó el hecho de que un miembro de la familia fuese a un cine a ver “Lo que el viento se llevó” con la firme promesa de contarla a la vuelta al resto de la familia, que ya era contar.

            En esta semana se inicia la campaña de las elecciones europeas y no ha tenido el gobierno otra ocurrencia que, a instancia de la Justicia, ejecutar la mala gestión del gobierno de Zapatero en la concesión de algunas cadenas televisivas de TDT y cerrar, a partir de mañana, que para algunos puede ser hoy, una serie de cadenas que emiten durante veinticuatro horas cine de todas las especies.

            Una de ellas, la Sexta 3, lo hace durante todo el día y junto con la Paramount Chanel, que permanece, tiene disipado el tedio de la ciudadanía y es un sustituto para aquellos y aquellas que no pueden gastarse unos pocos de euros en ir al cine para ver películas de estreno.

            En mi familia tengo votantes de distintos partidos y no comprenden que este cierre viene promovido por una fatal gestión administrativa de los tiempos de Zapatero y, además, es muy difícil explicarles que la decisión del gobierno actual no es aleatoria sino producto de una sentencia judicial, por lo que algunos de ellos se van a vengar no yendo a votar o votando a Elena Valenciano o a Pablo Iglesias, más aún si estos, a lo tonto, fuesen capaces de culpar al PP de robarles el cine de los pobres en un acto de demagogia.

            Ocurra lo que ocurra, cuando mañana desaparezcan del mapa estas emisoras algunas personas lo pasarán mal, algo a lo que ya está acostumbradas y que, por tanto, buscaran otras formas para no bostezar más de lo necesario, pero no me extrañaría que pasaran una posible factura electoral a quien corresponda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada