domingo, 18 de mayo de 2014

De domingo a domingo



           Este fin de semana hemos disfrutado de un buen espectáculo futbolístico, la hazaña del Atlético de “Simeone” alzándose con el campeonato de la Liga española en el mismísimo estadio del Barça y del aplauso de cerca de cien mil catalinos a los campeones, buen detalle para aprender por numerosos ciudadanos que en tarde del sábado se convirtieron en colchoneros por ver perder al Barça. Tal vez, esos mismos forofos el próximo sábado vuelvan a ser “merengues” y las cosas se instalen en su lugar correspondiente.

            Dicho lo anterior, tan sólo nos faltan seis días mal contados para saber quien se alza victorioso en estas anodinas elecciones europeas; según los sondeos existen tres elementos fijos en ellas, a saber: una alta abstención, la consolidación del bipartidismo y el triunfo del PP, bien por la mínima o con una cierta holgura.

            En estos comicios se puede argumentar poco en contra de la Ley Electoral, a lo más la aplicación de la Ley D´Hondt a los resultados; y reitero lo anterior porque en estas elecciones valen todos los votos al ser España en su conjunto el único distrito electoral existente, de ahí que los partidos nacionalistas, por ejemplo CiU y PNV, vayan en coalición para alcanzar 2 o 3 escaños y que Izquierda Unida pueda, casi con absoluta seguridad, obtener más europarlamentarios que aquellos que en elecciones generales o autonómicas se benefician de que los distritos electorales sean provinciales.

            En el supuesto de que los sondeos conduzcan a la realidad, el PP se hará con el triunfo a pesar de los recortes y tijeretazos que se han producido durante su mandato, bien porque algo apunta a un cierto rebrote macroeconómico, bien porque el electorado de derechas sea más fiel a sus representantes que los situados a su izquierda

            Si en estas circunstancias el ejército de Mariano Rajoy consigue la victoria es de suponer que la vuelva a repetir en las próximas elecciones generales, de manera que quien de verdad se la juega es el PSOE de Rubalcaba.

            Lógicamente estamos hablando desde suposiciones, porque al final cada elector tiene la posibilidad echar por tierra las previsiones que nos presentan los medios de comunicación.

            En fin, poco tiempo queda para saberlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada