miércoles, 2 de abril de 2014

Ya ganó las europeas el PP



La afirmación del título de este “copo”, por arriesgado, me puede traer más de una posterior crítica feroz, pero la vida es arriesgar y, además, a un servidor le encanta, aunque por eso me han partido la cara en más de una ocasión.

            Dice el refrán: “Marzo ventoso, abril lluvioso, hacen a mayo florido y hermoso”, y desde luego que no se conoce un mes de San José más feo que el presente, un abril más lluvioso que este que se ha iniciado y, por tanto, se podría colegir que mayo, mes de las elecciones europeas, podría ser un esplendor de alegría primaveral.

            Lo anterior, lo del título de la columna, lo afirmo porque los datos conocidos hoy con una bajada de 16.620 parados menos y 84.000 afiliados más a la Seguridad Social es una buena noticia, si somos normales, para el conjunto de la ciudadanía y, especialmente, para la política económica del ejército del Registrador de la Propiedad señor Mariano Rajoy.

            Ya sé que el trabajo es precario, pero que se lo pregunten a los que lo han conseguido y veremos lo que dicen por más que ciertas cadenas de televisión sigan intentando hacer ver que es una pequeñez, pero menos da una piedra; si a esto le añadimos que en siete u ocho días va a publicarse la Encuesta de Población Activa (EPA) y, con toda seguridad, va a reconocer un cambio de tendencia la “cosa” se le va a poner chachi a la derecha; y para más inri piensen que por aquello de la Semana de Pasión con sus paseos de tronos y pasos y una posible avalancha de turistas en busca del algodón endulzado y del limón cascarúo, de tallas e imágenes y de un poco bronceado si el clima se porta sin ciclogénesis explosivas de por medio, den por seguro que los datos laborales y económicos de mayo serán mejores que los conocidos en el día de hoy.

            De tal forma se presenta la potra del PP que, remedando a Alfonso Guerra, aunque Rajoy pusiera a la cabra de la Legión como número uno de la lista a las europeas, la victoria la tiene conseguida.

            Todo es cuestión de esperar, y si me equivocase en el vaticinio aquí está el menda dispuesto a recibir toda clase disparates.


2 comentarios:

  1. Maestro, no me des disgustos... ¡Por esta vez espero que te equivoques! Y habría que saber de cuantas horas mensuales, y de cuanto tiempo, son los contratos de esos nuevos "no parados", que aquí por maquillar números todo vale... Besos.

    ResponderEliminar
  2. Es tan sólo una profecía. Tranquilidad.
    Besos.

    ResponderEliminar